BauFaustino/CURACIONES Y HECHOS NOTABLES EN LA VIDA DEL PADRE FAUSTINO

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

EXPANSIÓN DEL INSTITUTO BAJO LOS DOS ULTIMOS GENERALATOS (De 1925 a 1953)
Tema anterior

BauFaustino/CURACIONES Y HECHOS NOTABLES EN LA VIDA DEL PADRE FAUSTINO
Índice

GRACIAS Y FAVORES POSTERIORES A LA MUERTE DEL PADRE.
Siguiente tema


CURACIONES Y HECHOS NOTABLES EN LA VIDA DEL PADRE FAUSTINO

Quedaría desdibujada la figura del P. Míguez si escamoteáramos el relato de lo que constituyó su característica en la opinión de las gentes: las curaciones de enfermos y los hechos con ellos relacionados.

Recojamos un hacecillo de casos, sin indagar demasiado sus fuentes históricas ni atrevernos a calificarlos de milagros, psicológicos o simplemente medicinales, respetando la misma variedad de opiniones que se formaron en torno al Padre durante su vida.

1.Iban los PP. Escolapios de Sanlúcar de Barrameda durante los veranos a una finca llamada La Jara. El guarda de campo tenía una hija paralítica que contaba unos siete años. Los Padres mismos le aconsejaron que la presentara al P. Míguez. La llamó éste para que fuera hacia él y contestóle la niña que no podía, que no sabía andar. “Levántate y ven, que ya puedes” –le dijo el Padre. Y la niña, obedeciendo, se levantó de su silla de ruedas y echó a andar por primera vez. Estaban presentes muchos Padres, entre ellos el P. Abia y el P. Camallonga.
2.La Srta. Carmela Florido Saenz, de Chipiona, tenía a su madre enferma, diabética y con un forúnculo maligno. El médico estaba a punto de intervenirla; pero se aplazó la intervención quirúrgica al recibir una carta del P. Faustino en la que decía: “Nada de operación, que antes de 15 días estará curada”. Así se hizo y así fue, con el consiguiente asombro del médico.
3.Sor Consuelo Miranda cuenta de sí misma que encontrándose en una ocasión con una grande opresión a la cintura, el Padre al verla se adelantó a preguntarle lo que le pasaba. Explicó por ella él contestó simplemente: Eso se llama “culebra”. Asustóse la Hermana, al oír mentar la bicha. Pero el Padre, sin darle importancia, le hizo tomar cinco globulitos; y la opresión desapareció inmediatamente.
4.De parte de los médicos se le presenta una joven con una afección a los ojos. El Padre le dice: “No te apures, no hay que sacarte el ojo; lo que tienes que arrancarte es una muela; la segunda superior del lado derecho”. Efectivamente se arregló la boca y sanó también de los ojos.
5.Doce años llevaba sufriendo de agudas cefalalgias Gabriel Bautista Sánchez, de 28 años de edad. La fama del P. Faustino le lleva a él y le receta un medicamento, diciéndole: Tómalo, como te aconsejo, y no volverán ya más esos dolores”. Cincuenta años han pasado desde aquella escena y Gabriel, a sus 78 años, no ha vuelto a tener ni asomas de antigua y pertinaz dolencia.
6.En presencia del P. Manuel Pinilla un matrimonio acude al P. Míguez en demanda de remedio para el marido enfermo. El Padre se vuelve hacia el P. Pinilla y le dice: “Quien corre peligro es la señora”. Efectivamente, a pesar de parecer que gozaba de excelente salud, falleció ella a los dos meses.
7.Otro matrimonio se le presentó también en Getafe. Ella va apuradísima, porque le han indicado que tiene que operarse urgentemente del vientre y quiere antes el consejo del Padre. Le aconseja allí mismo que tome los globulillos que le proporciona. Se resuelve entre flatulencias la hinchazón que la aconsejaba, y desaparece al instante el malestar y el peligro, volviendo normal a su casa.
8.En Getafe asimismo un buen hombre que padecía fuertes dolores de estómago, se le presenta demandando remedio .Vaya a casa le dice el Padre – y rompa el botijo. El paciente no hace caso del extraño consejo, pero poco después vuelve al Padre. Este le insiste en lo mismo y que no lo tome a broma. Efectivamente, roto el botijo, se ve que tenía un sapo que inficionaba el agua.
9.En Daimiel, Fecunda Ayuga, criada de D. Filberto Maján tenía en la lengua un bulto de tamaño grande, entre morado y negro. El médico se lo quemaba con ácido crómico, con grandes dolores de la pobre paciente. El Arcipreste D. Tiburcio Ruiz la manda presentarse al P. Faustino presente allí a la sazón. Este le dice: Dentro de ocho días no tendrá Vd. ya nada. Irá disminuyendo día tras día, sin más que lavarse el vientre diariamente con agua fría. Y así se cumplió sin quedar rastro de la dolencia.
10.Hubo intentos maliciosos de hacer caer al Padre en compromisos y responsabilidades serias o en bromas de mal gusto.
Llevaron a la portería del Colegio una enferma incurable. Suplicaron sus padres llamasen al P. Faustino para que la viese pero inexplicablemente el Padre se negó en absoluto a bajar. Retiráronse de la portería en inmediatamente dio un colapso a la enferma y murió. Sus padres certificaron que el Fraile de Getafe no le había recetado nada ni siquiera la había visto. Cundió el rumor de un médico mal intencionado le había graduado un veneno para que muriese la desahuciada después de tratada por el Padre, y poder acusarle de causante de su deceso.
11.Menos trágico y con desenlace cómico fue el caso del matrimonio que se simula enfermo y presenta como síntoma y para análisis un frasquito con orines de caballo indicando ser muestra de la orina de la mujer. El Padre mira al trasluz y se limita a decir: Perdonen señores; Vs. se han equivocado; el veterinario vive en la plaza; yo no me dedico a los habitantes del parque zoológico.
12.Cuéntase también que en el período de más intensas hostilidades y denuncias, se presentó en Getafe un matrimonio con una hija pequeña , pidiendo audiencia para la enfermita . El Padre se negó rotundamente a bajar .Preguntado después por las razones de su rara negativa dijo ser que iban armados de navaja y solo buscaban promover un escándalo.
13.En cuanto a profecías y penetración de cosas ocultas, se guardan recuerdos curiosas.
El actual Obispo de Badajoz, siendo de Orihuela, era confesor extraordinario de las Pastoras en Monóvar. El p. Míguez le conoció allí y solía decir de él a las Religiosas: D. José Alcaraz es de madera de Obispos. Y las Pastoras le recordaron la predicción del Padre.
14.Sor Matilde García, en Getafe, le encargó con gran encarecimiento que no pidiera nada a su madre, que residía allí mismo. No siguió el consejo la religiosa. Hizo a su madre la cariñosa petición y con gran disgusto de la Hija tuvo aquélla que denegársela. Sin tiempo ni ocasión de haberse podido enterar de la escena, el Padre apenas vio a Sor Matilde le adivinó lo sucedido y le dijo: Ves, ahora tienes una doble pena: la de la desobediencia y la de la denegación.
15.A la señorita Presentación Ceballos regaló el Padre en su primera entrevista en Sanlúcar un escudo de la Congregación, con la recomendación de que lo conservara por si se hacía Pastora Calasancia. En la segunda entrevista le descubrió todo su interior combate, y le aseguró que sí entraría en las Pastoras. Hoy es la Superiora del Colegio de Monforte.
16.La Madre Julia Requena contó así al Arcipreste de Daimiel “Daba una vez la Comunión y pasó a recibirla una niña de extraordinario cando e inocencia. El Padre se detuvo unos momentos, hasta que yo que estaba cerca, me fijara en la niña. Luego de la Misa me mandó que la llamara y le preguntó si gustaría de comulgar diariamente. La niña embelesada, contesto que sí. Pide, pues, -le dijo – permiso a tu confesor y hazlo así. Y a las monjas encargó que facilitasen a la niña diariamente tan santo deseo.
17.Por el mismo conducto del Arcipreste de Daimiel se supo que todas las noches al acostarse, rezaba el Padre un De profundis por las almas del Purgatorio. En una ocasión le fue dado experimentar la presencia de dos almas de Pastoras fallecidas, que no se ausentaron hasta que acabó el Salmo y les dio la bendición.
18.La Madre Gemma Martínez iba un día triste y pensativa por el Claustro de su Colegio. Se cruza con el Padre; lee éste todo su interior y le pregunta: ¿Hija, qué te pasa? Anda al confesonario, que ya voy yo. Y el Padre le adivina sus penas y la consuela hasta llenarla de indescriptible alegría.
19.Madre Fernanda Rodríguez cuenta ella que en Beas de Segura en 1920 estaba ya tres meses en cama aquejada de una dolorosa y pertinaz ciática. Decide pedir al Padre el remedio escribiéndole a Getafe. Antes de haber entregado la carta para que la echen al correo, ya cede por completo el dolor, y a los dos días está enteramente curada.
20.Pasea el Padre por el patio de recreo de su querido Colegio de las Pastoras de Sanlúcar en 1918, cuando su residencia habitual era ya Getafe. Un grupito de pequeñuelas le rodea sonriente. El Padre Faustino se fija en una de ellas, Adelita García del Barrio y le dice: “Tú eres de las elegidas”. La niña no tenía entonces no había tenido naturalmente vocación religiosa. Hoy es la Superiora del Colegio de Orense y ella la que recuerda y afirma la predicción.

Notas