BauFaustino/EXPANSIÓN DEL INSTITUTO BAJO LOS DOS ULTIMOS GENERALATOS (De 1925 a 1953)

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

ANCIANIDAD Y MUERTE DICHOSA DEL P. MÍGUEZ. (1925)
Tema anterior

BauFaustino/EXPANSIÓN DEL INSTITUTO BAJO LOS DOS ULTIMOS GENERALATOS (De 1925 a 1953)
Índice

CURACIONES Y HECHOS NOTABLES EN LA VIDA DEL PADRE FAUSTINO
Siguiente tema


EXPANSIÓN DEL INSTITUTO BAJO LOS DOS ULTIMOS GENERALATOS (De 1925 a 1953)

La Congregación de Hijas de la Divina Pastora tiene en la actualidad (1953) sesenta y ocho años de existencia, cuenta con 27 casas, 400 religiosas profesas, 50 novicias y unas 6.000 alumnas.

Desde sus 68 años de vida los 15 primeros fueron los años heroicos de la fundación en que el P. Míguez y la M. Ángeles compartieron como cofundadores las alegrías y las zozobras de la difícil puesta en marcha. Desde el 1900 a 1907 M. Ángeles gobierna como Superiora General elegida en Capítulo y asesorada por su Consejo de Moderadoras. Es ya un superiorato autónomo y el Padre asume el delicado papel de alto consiliario, de numen tutelar, sin ingerirse en el gobierno interno que está en manos de la Superiora y su Consejo. M. Ángeles gobierna en total 22 años, 15 del siglo pasado y 7 del actual.

Fundó las tres casas más antiguas del Instituto: Sanlúcar, Chipiona y Getafe.

Madre Julia Requena de Jesús gobernó, como dijimos, 16 años, de 1907 a 1923, y fundó 6 casas. A su muerte, dos años antes del fallecimiento del Padre Fundador, fue elegida la M. Natividad Vázquez de Jesús, primera superiora local de Santiago de Chile.

El mandato de M. Natividad fue fecundo en fundaciones y en acontecimientos, abrazando 18 años, desde 1923 a 1941. Fundó en 1928 el Colegio de Madrid, indispensable para la amplitud del Instituto, para su difusión por toda la Península, para el contacto con los progresos pedagógicos, para aproximación a los centros de vitalidad nacional.

Antes en Belalcázar, al norte de la provincia de Córdoba, había surgido nueva fundación, cuyos preparativos alcanzan los tiempos de M. Julia y que se realiza en 1923 bajo la M. Natividad.

Era natural que la misma M. Natividad Vázquez, introductora del Instituto en América, se preocupara de su difusión por aquel continente, y ella efectivamente mientras va de Santiago de Chile al Capítulo de España, inicia la fundación de Buenos Aires en el Asilo de niñas de Nuestra Señora de los Desamparados. (1924).

Poco después, en 1928, logra otra nueva casa, la de San Vicente, y son ya dos los establecimientos de las Pastoras en la populosa capital de la República Argentina; un benéfico Asilo y un suntuoso Colegio.

El año 1929 es feliz allende y aquende el Atlántico. Allá, no lejos de la desembocadura del Río de la Plata surge el Colegio “San Miguel” en Coronel Vidal. Y acá en Galicia, cerca de la cuna del Fundador, el Colegio de Orense.

La pujanza americana triunfa de nuevo con otra fundación, la del Colegio “Justa Silvia Mayora” en Lobería, año 1935. Y por último, en plena guerra española, en 1938, se realiza la trascendente obra de instalar un Noviciado Calasancio en el ya floreciente Colegio “San Miguel” de Coronel Vidal.

El acontecimiento trágico que llena los últimos tiempos del Generalato de M. Natividad Vázquez es el estallido de la persecución religiosa en España por reacción inconsecuente contra al Alzamiento Nacional.

Todos los Colegios del Instituto en España a excepción de Sanlúcar y Monforte de Lemos, quedaron bajo la garra marxista y supieron de los horrores de incautaciones, utilización para servicio de guerra, cárceles, o simplemente alojamientos de evacuados o soldadesca. Los peligros, miedos, trabajos, hambres, y sufrimientos de las Religiosas que cayeron en zona roja, solamente Dios los conoce. Lo más terrible, aunque también lo más glorioso para el Instituto es que también lo uno de sus miembros pagó tributo de sangre. En la casa de Martos (Jaén) el desenfreno y la crueldad de la miliciana llegó a extremos inconcebibles, y después de horrorosos y humillantes tormentos fue asesinada en el cementerio de las Casillas el 13 de enero de 1937 la M. Victoria Valverde de Jesús, Superiora del Colegio. Sangre de martirio es púrpura que adorna desde entonces el manto glorioso de la Congregación, que puede presentarse ante el Cordero Inmaculado con vestidura blanca de virginales inocencias recamada de granates y rubíes, salpicadura de sangre martirial.

Al fin de la gran tragedia la casa de Monforte proliferó en la fundación de Pontevedra, (Galicia), fundación todavía de la M. Vázquez, con la cual ascienden a nueve las nuevas casas erigidas en los 18 años de su gobierno.

En 1941 el Capítulo General designó para Superiora General a la actual M. Gema Martínez de Jesús, que siguiendo la trayectoria de sus tres antecesoras puesto todos sus entusiasmos al servicio de la propagación del Instituto. Recibió tras la guerra un montón de ruinas, un osario de cadáveres, y tuvo que realizar el milagro de su resurrección a la actividad y a la vida. La reconstrucción Nacional de Regiones Devastadas le ayudó eficazmente a la reedificación del hermoso Colegio de Madrid. Todos los demás tuvieron que ir levantándose de sus ruinas por su propio esfuerzo. El fomento de vocaciones recibió con ella vigoroso impulso. Sanlúcar de Barrameda vio acrecentarse su importancia de Casa – Madre del Instituto, porque a su alrededor y a esfuerzos de M. Gema, las Hijas de la Divina Pastora se fueron encargando del Asilo Nacional para huérfanos de Marinos en el trozo divido del “Picacho”, de la administración del Seminario Menor de la Arquidiócesis en lo que fue Colegio de PP. Escolapios, y de la Santa Casa de Ejercicios. Cuatro Comunidades de Pastoras convierten, por tanto, la ciudad sanluqueña en pensil de la Congregación, premio merecido a su cualidad de cuna del Instituto y palenque de triunfos y de amarguras del P. Míguez.

La fundación de Sevilla en 1945 es capullo de realidades y de esperanzas halagadoras.

La de Jerez de la Frontera en el mismo año consagra la provincia gaditana para solera de la Congregación, como lo es la rica y populosa ciudad jerezana de la fama triunfante de Andalucía.

Estrechando vínculos con la Escuela Pía, en 1946, formó Comunidad para la administración del Colegio escolapio de Getafe; y en 1948 hizo lo mismo para la Casa Central de Estudios de los juniores de Albelda de Iregua (Logroño).

En 1950 entra en provincia nueva con la erección de la casa de Almazán (Soria), y finalmente en 1951 siguiendo la ruta de Monóvar se realiza la fundación en la capital de Alicante.

Nueve fundaciones en total, agregadas a las 13 que recibiera del Instituto, son buena aportación en los 12 años que lleva de Gobierno la Madre Gemma. Conjunto de 27 casas en dos tercios de siglo, es expansión que mirará complacido desde el cielo el Fundador P. Faustino Míguez.

Y esta es otra de las actividades de la Madre Gemma: la devoción filial al Padre Fundador.

Sus restos venerados no debían quedar en panteón del cementerio de Getafe, aun cuando allí estuvieran entre sus hermanos. Era natural que pasara n al dominio de sus Hijas. Y después de obtenidos todos los permisos, se hizo en 1950 la traslación oficial y solemne desde el cementerio hasta la Capilla del Colegio de las Pastoras en el mismo Getafe. Fue una jornada verdaderamente gloriosa, la del 12 de noviembre de dicho año.

Con el Notario Eclesiástico, M. I. Sr. D. Hipólito Vachiano García Delgado por el Excmo. Prelado Diocesano, iban el honorable Clero, todas las Autoridades locales, altas jerarquías religiosas de las Escuelas Pías de Castilla, el Delegado General de las Escuelas Pías de España , la Madre Gemma con su Consejo de pleno y gran número de Superioras locales y Religiosas de la Congregación, con ingente multitud de admiradores y devotos del recordado Padre Faustino.

Al abrir el ataúd y ver las vestiduras enteras y el cuerpo suficientemente conservado para poderse reconocer, una impresión inenarrable puso en los labios de todos este grito: Él es, el Padre. Y lloraron los ojos de muchos, porque el corazón de todos revivía la emoción del Padre inolvidable. Se trasladaron los restos al nuevo ataúd de zinc, revestido de caoba, sin el más pequeño desprendimiento de aquel cuerpo que se conservó entero. Y fue depositado provisionalmente en sitio conveniente de la Sacristía. El P. Delegado General José Olea Montes pronunció elocuente discurso recordando las virtudes y benemerencias del hermano y compañero de hábito, y fundador de las Pastoras Calasancias.

No tardaron en terminar de construir el sitio destinado de la Capilla y allí se depositaron finalmente con todo cariño y decoro, en forma que permite ver el cadáver revestido de los sacerdotales ornamentos; pero sin la menor transgresión de los Decretos de Urbano VIII, referentes al culto público y eclesiástico, terminantemente prohibido para con aquellos que no han sido elevados todavía por la Iglesia al honor de los altares.

Para acelerar, si a Dios place, el día venturoso en que la Madre Iglesia se digne incluir al P. Faustino Míguez en el catálogo de los Beatos y de los Santos Fundadores, la Superiora General M. Gemma activó todo lo posible los difíciles trámites, y el 31 de enero de 1953 se pudo celebrar el acto importantísimo de la Apertura del Proceso de Beatificación del P. Faustino.

Prensa y radio divulgaron la noticia y en las puertas de todas las Iglesias de Madrid apareció el “Edicto” iniciador de todas estas tareas. Comenzaba así:

“Nos, el Dr. Leopoldo Eijo y Garay, por la gracia de Dios y de la Santa Sede Apostólica, Patriarca de las Indias Occidentales, Obispo de Madrid – Alcalá, etc. etc… Hacemos saber: Que a instancia del P. Juan Otal de San Antonio, Sacerdote Escolapio, Vicepostulador en nombre y por mandato del Postulador General de la Orden de las Escuelas Pías , se sigue en esta Curia Eclesiástica de Madrid la causa de Beatificación y Canonización del Siervo de Dios R.P. Faustino Míguez de la Encarnación, Sacerdote de la Orden de las Pías, habiendo Nos nombrado para instruir el oportuno Proceso Diocesano el Tribunal Delegado , constituido por el Ilmo. Sr. Dr. D. Moisés García Torres, Provisor y Teniente vicario General de esta diócesis de Madrid, como Juez Delegado y Presidente, y los Ilmos. Sers. D. Julio García García y D. Lorenzo Niño Azcona, Jueces Sinodales, como Jueces adjuntos; el M. I. Sr. D. Doroteo Martín Berzal, Promotor de la Fe, y el M.I. Sr. D. Enrique Valcárcel Alfayate, como sustituto; y los M. Ilts. Sres. D. Hipólito Vachiano García, Notario, y D. Juan Fernández Rodríguez, como Notario adjunto; y D. Virgilio Tapias, Cursor”

Continua el Edicto con las normas reglamentarias en estos casos pidiendo los escritos etc. conforme a lo mandado por la Santa Iglesia y haciendo alusión al canon 2023 del vigente Código del Derecho Canónico.

Y termina con las siguientes palabras: Exhortamos a todos a que elevemos sus plegarias al Señor, pidan que se cumpla su santa Voluntad en este asunto de tanta importancia y trascendencia para su mayor gloria y exaltación de nuestra Madre la Iglesia.

El periódico “A.B.C.” anunciaba la apertura del Proceso con esta gacetilla: “Mañana sábado a la una de la tarde, en la Capilla del Palacio Episcopal y bajo la presidencia del Patriarca Obispo Dr. Eijo Garay, se celebrara la sesión de apertura del Proceso de Beatificación del P. Faustino Míguez, Escolapio, Fundador del Pío Instituto Calasancio de las Hijas de la Divina Pastora”.

Y la Revista “Peralta de la Sal” comentaba después de terminado el acto: “Bajo la presidencia del Sr.Obispo de Madrid, y con asistencia del Rmo. P. Vicente Tomek, Prepósito General de las Religiosas Hijas de la Divina Pastora, y de otra jerarquía Calasancias, se tuvo en la Capilla del Palacio Episcopal la solemne sesión de apertura.

La Prensa y Radio han pregonado con este motivo las virtudes del insigne escolapio y la prodigiosa difusión por España y América de la benemérita Congregación de Hijas de la Divina Pastora por él fundada, como nueva y frondosa rama del árbol plantado por el Santo Pedagogo de Peralta de la Sal en el jardín de la Iglesia”.

La Santa Iglesia es la que ahora tiene la palabra y no debemos adelantarnos a prevenir sus juicios.

Añadamos que también a impulsos de la actual General M. Gemma se han escrito estas líneas y buscado estos datos para esclarecer con toda lealtad y propagar con todo entusiasmo la vida del P. Míguez.

Notas