DelAlamoBiografia/CAPITULO VI: TRASLADO AL INTERNADO DE GETAFE (1861-68)

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

CAPITULO V: ESTANCIA POR SEGUNDA VEZ EN EL COLEGIO DE SAN FERNANDO
Tema anterior

DelAlamoBiografia/CAPITULO VI: TRASLADO AL INTERNADO DE GETAFE (1861-68)
Índice

CAPITULO VII: FUNDACION DEL COLEGIO DE CELANOVA (1867-1868)
Siguiente tema


CAPITULO VI: TRASLADO AL INTERNADO DE GETAFE (1861-68)

(Treinta a treinta y ocho años del P. Míguez)

El Colegio de Getafe tuvo orígenes muy modestos a finales de 1736, como simple y minúsculo “hospicio o residencia”, para descanso y solaz de los religiosos de Madrid. Pero en el transcurso del tiempo llegó a adquirir un despliegue y preponderancia singulares, como Internado de altos vuelos y de los más prestigiosos de toda España.

A la llegada de nuestro Padre, disfrutaba de una etapa brillante de expansión y euforia, albergando a unos 150 internos y tres clases de enseñanza primaria para los niños de la población, bajo la tutela del P. Rector.

En las primeras estipulaciones del Municipio con nuestros PP. se determinaba que el pueblo pagaría 600 escudos para la manutención de seis religiosos; dos para la enseñanza de la Gramática Latina y tres para las primeras Letras, más un Hermano Op. Pero todas aquellas previsiones se habían superado con creces, aun para los más optimistas[Notas 1].

En 1857 se promulgó el famoso plan”. MOYANO “De enseñanza, que tanta repercusión alcanzó en el desarrollo de la educación e instrucción de la población española y por ende en la estructuración y auge de nuestros Colegios.

El SEMINARIO DE INTERNOS de Getafe a donde fue destinado nuestro Padre se hallaba dividido en tres secciones, para su gobierno y disciplina. Al frente del Internado figuraba un P. como DIRECTOR GENERAL responsable, pero cada una de las secciones tenía a su frente a otro, como director ayudante o secundario.

Este fue el destino y misión del joven Míguez en el transcurso de los siete años de su permanencia en esta población.

En el año 1865 fue reconocido nuestro Colegio como Centro Oficial de 2° enseñanza, agregado o asociado al Instituto San Isidro de Madrid. Los profesores de este establecimiento docente acudían regularmente, en los tiempos oportunos, al Colegio de Getafe para presidir y calificar los exámenes de nuestros alumnos. En una de estas ocasiones tuvo lugar una discusión filológica con el eminente Profesor de Latín, D. Raimundo de Miguel, autor conocidísimo de una GRAMATICA Y DICCIONARIO latinos. En ella quedó muy alto el prestigio del profesor escolapio, y patente la inteligencia y profundidad de conocimientos de la lengua del Lacio, del P. Míguez, llegando a demostrarle que no había traducido correctamente algunas de las expresiones del “HOMO APOSTOLICUS”, de S. Alfonso Ma de Ligorio, vertido por aquel al español. Y es que el P. Faustino cualquier materia que tocaba o se veía obligado a enseñar, lo aprendía concienzudamente y con toda profundidad, llegando a las últimas consecuencias. Era la conclusión lógica de su carácter o de su entrega en conciencia al cumplimiento de una tarea o destino que consideraba emanada del mismo Dios.

Es fama que el famoso catedrático quedó muy admirado de los conocimientos del joven profesor y tanto de él como de otros eminentes escolapios de S. Antón, para la elaboración del DICCIONARIO ETIMOLOGICO LATINO-ESPAÑOL, que tanta difusión y predicamento alcanzó en nuestra Patria hasta nuestros días.

Contra lo que algunos han escrito sin fundamento serio [Notas 2] nuestro P. Faustino regentó siempre, desde su llegada al Colegio de Getafe, clases y asignaturas de 2° enseñanza y fue sucesivamente ocupando las prefecturas del Internado hasta alcanzar la Dirección General del Seminario en el bienio 1866-68.

Las asignaturas que enseñó a los niños de docencia se pueden perfectamente determinar por el siguiente esquema que tomamos del Libro de Matrículas del Colegio, que se conserva hasta el momento presente en el Archivo de la Casa[Notas 3].

Curso 1861-62. Tercer año de 2° enseñanza.

1° Clase: Ejercicios de análisis y traducción latina y castellana y rudimentos de Lengua Griega.

2° Clase: Nociones de historia Universal y particular de España.

3° Clase: Aritmética y Algebra, hasta ecuaciones de 2° grado inclusive.

El curso 1862-63 regentó las mismas signaturas consignadas anteriormente.

CURSO 1863-64: Pasó entonces a 4° año de 2° enseñanza y tuvo encomendadas las siguientes materias:

1° Clase: Retórica y Poética (traducción de Autores clásicos, latinos y castellanos, composición).

2° Clase: griego (2° curso, traducción en griego, latín y castellano).

3° Clase: Elementos de Trigonometría rectilínea y Geometría.

En el curso 66-67 tuvo a su cargo las siguientes asignaturas, además de la Dirección del Internado: Psicología y Lógica, Física y Química.

Por fin el curso 67-68, último de su estancia en Getafe en esta primera época, regentó las cátedras de Física y Química e Historia Natural, que fueron desde entonces sus asignaturas preferidas.

Este breve esquema de su quehacer diario nos demuestra palmariamente la formación extensa y sólida que alcanzó durante los años decisivos de su juventud. En lenguas, dominaba: el latín, griego y francés y posteriormente (como nos consta por su mismo testimonio) el inglés y el italiano.

En Letras: Gramática, composición, Poética, Geografía, Historia, Lógica y Psicología.

En Ciencias Puras: Matemáticas, Geometría Algebra y Trigonometría.

En ciencias aplicadas: Física y Química y las CIENCIAS NATURALES.

Con este bagaje de conocimientos adquiridos con tesón y profundidad, no tiene nada de particular que fuese reputado por todos como un profesor de primerísima talla, una personalidad sin fisura ni declives, tanto en la ciencia como en la piedad.

A esta primera estancia en Getafe refiere el P. Cerdeiriña el ofrecimiento de una MITRA, que él declinó deferentemente. El hecho es indubitable y lo consigna él personalmente con estas palabras:

“Me ha ofrecido el Obispado y ventajosísimas proposiciones, que muy pocos hubieran rechazado, y que yo siempre postergué al amor de mi santo hábito”[Notas 4].

No deja de ser sorprendente que se le hiciera un ofrecimiento tan honroso, cuando apenas contaba treinta y cinco años de edad y su figura y su fama no habían rebasado los límites de un humilde colegio provinciano. Quede, sin embargo, constancia del hecho indubitable, que abona el crédito de virtud y ciencia que aureolaba ya la persona de nuestro Padre. ¿Quién fue el oferente?; ¿Para qué obispado? Son interrogantes difíciles de contestar porque el interesado dejó siempre en la penumbra todo lo que se refería a su persona, por temperamento y por espíritu de humildad, vivida en la práctica y no solo en teoría.

Durante estos siete años de permanencia de nuestro P. Faustino en Getafe ocurrieron los siguientes lances y sucesos de la vida del Colegio, en los que indiscutiblemente intervino más o menos con su presencia, iniciativa o cooperación. Pasamos por alto los percances sin trascendencia, aunque se refieran a nuestro biografiado.[Notas 5]

El día 29 de septiembre de 1861, a los pocos días de la llegada de nuestro P. Faustino, fue trasladado el Juniorado que residía en Getafe a Alcalá de Henares, y en su lugar llegaron 35 novicios desde su anterior residencia de S. Fernando. El 27 de julio del 62 se promulgó un decreto de Roma con el nombramiento de Visitador de los Colegios de la Escuelas Pías de España a favor del Sr. Cardenal de Toledo. El Secretario de su Emcia., D. Pablo Yurre, hizo la visita en su nombre al Colegio de Getafe, quedando en ella “altamente complacido”, según la referencia oficial. Es de suponer que al tratar personalmente por este motivo con el P. Míguez quedara dicho Señor Yurre mejor impresionado que dos años antes, cuando, por motivo de las licencias de confesar, tuvo que lanzarle casi una requisitoria anatematizante.

El acontecimiento más importante del año 1864, fue el nombramiento para Vicario General de España del famoso y renombrado latinista Rmo. P. Ramón del Valle, Rector del Colegio de S. Antón de Madrid y de quien es fama que tuvo entre sus discípulos no menos de 50 ministros de los distintos Gobiernos de España.[Notas 6]

Un acontecimiento triste que azotó a la Capital de España fue la invasión del cólera morbo, en octubre de 1865, del que hubo solamente en nuestro Colegio de S. Fernando doce víctimas, entre ellas el P. Provincial, Francisco Peña de la Natividad y el exprovincial, Inocente Palacios. También en Getafe se cebó la fatal calamidad, pero sin producir víctimas mortales.

En el año 1865 (5 de diciembre) se determinó concluir la torre de la iglesia y se propuso a la Comunidad la votación de un presupuesto, que entonces se elevó a 125.000 reales. En el Acta que se incluyó en la bola de la cruz que corona la torre, encerrada en un tubo de plomo, iba consignado el nombre del P. Faustino, como uno de los Directores del Internado.

En este mismo año se iniciaron las gestiones para adquirir en Londres, del famoso relojero D. José Luis L. Losada, el magnífico reloj que durante más de un siglo ha controlado con sus campanas el quehacer diario del Colegio y de la población getafiense. Llegó a España en el vapor” ZURBARAN”, y desembarcad en Alicante y transportado después por ferrocarril hasta la estación de Getafe. ES hermano de taller del famoso de la Puerta del Sol y del Colegio de S. Antón de Madrid; tiene tres hermosas campanas fundidas en Sigüenza y llegó a nuestro Colegio el 15 de enero de 1867.

El 10 de noviembre de este mismo año tomó la Comunidad el acuerdo de contribuir con una limosna de sus mil reales para las necesidades perentorias del Sumo Pontífice, Pio IX, que se hallaba implicado en la defensa de los Estados Pontificios. Nos apreciaba sinceramente como lo demostró en múltiples ocasiones por haber sido discípulo nuestro del Colegio de Volterra (Italia).

No queremos, sin embargo, soslayar un hecho que para nosotros es de capital importancia en el orden espiritual y que tuvo lugar durante estos últimos años de permanencia de nuestro Padre en el que siempre consideró su querido Colegio.

Nos referimos a la madurez espiritual que había alcanzado en el trabajo apostólico de su ministerio y que tenía que repercutir tan favorablemente en su vida de perfección y ansias de santidad. Se trata de la famosa Consagración llamada ESCLAVITUD MARIANA y Acto Perfecto de Caridad, en favor de las benditas almas del Purgatorio. Nos es grato reproducirlo para solaz y admiración de nuestros lectores y como un claro exponente de su ardiente DEVOCION a Ntra. Señora y su dedicación especial a las almas desamparadas en el lugar de Expiación, que ocuparon siempre en su corazón un lugar de predilección, fielmente correspondido por parte de ellas.

“ Para mayor honra y Gloria de Dios, uno en Esencia y Trino en Personas; para alguna imitación de mi dulce Redentor Jesucristo y para muestra de mi cordial esclavitud a la Madre de Misericordia, María Santísima, Madre amorosa de todas las almas del Purgatorio : Yo, el P. Faustino Míguez de la Encarnación, pretendo ser redentor de aquellas pobres almas encarceladas por deudas de pena a la divina justicia y por falta de obras satisfactorias, y en aquel modo que puedo, lícitamente y sin pecado alguno, libre y espontáneamente, hago voto de redimir aquella alma o almas que quiere o quisiere la misma V. Madre, renunciando yo y haciendo donación de mis obras satisfactorias, propias o participadas, tanto en vida como en muerte: por tanto hago y confirmo este voto sin obligación a pecado”.
Y en caso de no tener yo bastantes obras satisfactorias, para pagar las deudas de aquella alma o almas, escogidas por la misma Madre de la Misericordia y para satisfacer las mías por mis pecados, que detesto de todo corazón, con firme propósito de nunca más pecar, me obligo y quiero pagar en la cárcel del purgatorio con penas, todo lo que me faltare de obras satisfactorias. Y lo declaro y confirmo citando por testigos a todos los vivientes de las tres Iglesias, triunfante penitente y militante.
En Getafe a 8 de febrero de 1866
FAUSTINO MÍGUEZ DE LA ENCARNACION
(Rubricado)

Notas

  1. En las estipulaciones del Municipio con nuestros Padres se determina que se pagará 600 escudos para la manutwnción de seis religiossos; dos para la enseñanza de la gramática Latina y tres para las primeras letras. Cf. Revista Calasancia . P. Juan José Peña, pág. 567, T. VII.
  2. El P. Calasanz Bau, sin que podamos sospechar de dónde haya podido extraer la noticia, dice textualmete:. “Seis años en el Colegio de Getafe, en primera enseñanza. “ “Historia de las E.P. en Cuba 185. La Habana 1957.
  3. Cf. Libro de Matrículas del Colegio de Getafe, N° 1 . Da principio en el año 1832 hasta 1882.
  4. Cf. El P. Faustino Míguez de las E.P. P. José Cerdeiriña, pág. 33. Madrid 2ª Edición, 1970. Cf. Carta del P.Míguez al Rvmo. Mauro Ricci , autógrafo en latín, que dice: “Estne criminosum me munera mea funcum fuisse tenaciter per 40 annos et ita me gesisse ut mihi aucupatus sim gratiam et benevolentiam multorum optimatum civilique et ecclesiastica dignitate fulgentium easque mihi, vet epscopalem offerentiumet pingues collocationes quas pauci reiccisent egoque semper eas habitute posthabui. 8 de febreroo de 1891”. Arch Gen. Regesta Provinciarum Carp. núm 63. Roma.
  5. Estas anotaciones oficiales están consignadas por el P. Secretario en el Libro de acuerdos de la Comunidad (1.815-1880): 1º lectura de una circular de nuestro Rvdmo P. Provincial pidiendo un empréstito para solventar las deudad procedentes de la imprenta, contraídas durante el provincialato anterior. (No aistió elP. Mozos ni el P. Faustino, este renuncó a su voto.) (13 de septiembre de 1865, fol.113). 2º Se cita su nombre como uno de los directores de los Colegiales internos, inscrito en el Acta que se incluyó en el interior de la bola de la cruz que corona la torre de la Iglesia, encerrada en un tubo de plomo (3 de noviembre de 1886, fol.116). 3º Por último, se consigna la reseña de su salida con estas palabras: “Tamboén certifico la marcha en agosto de nuestro P. Faustino a Celanova, ocupando su plaza de Director el P. José Antonio García de la Sta Cruz” (22 de noviembre de 1868, fol.117).
  6. Nació el Rmo. P. Ramón del Valle en Villanueva (Burgos). Valle de Mena. Estudió interno en el colegio de San Fernando de Madrid, y a los 19 años ingresó en las E.P., y terminados sus estudios de formación fue adscrito al Colegio de San Antón, de donde no salió en el resto de su vida. Descolló en el estudio y eseñanza de griego y Latín y fue nombrado por el Gobierno miembro de la academia Greco-Latina y Juez para la provisión de cátedras de Literatura latina en nuestras universidades. Llegó a dominar la lengua latina con tanta soltura y elegancia, que, a juicio de uno de sus académicos de la Real de la Lengua, “era digo de comunicarse con Cicerón en su lengua patria si tornase a la vida.” Fue rector de San Antón, Maestro de Juniores, Provincial y Vicario General de España. Escribó algunos trataditos de retórica y poética y varias Gramáticas Elementales de Español, muy acreditadas. Religioso perfectísimo y Escolapio íntegro y humildísimo, nos ha dejado más que algunos pequeños trabajos, como las notas etimológicas y sentencias que acompañan al tomo I de la Colección de Autores Selectos y la colección de Temas para la versión hispano –Latina, que se halla al final del mismo tomo. Murió en el Colegio de S. Antón de Madrid el 20 de marzo de 1891, dejando un recuerdo imborrable en cuentos le conocieron y admiraron.