DelAlamoBiografia/CAPITULO XVII: NOVEDADES DE LOS AÑOS 1990 – 91

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

CAPITULO XVI: PRIMERA ETAPA DE LA ESTANCIA DEFINITIVA EN GETAFE
Tema anterior

DelAlamoBiografia/CAPITULO XVII: NOVEDADES DE LOS AÑOS 1990 – 91
Índice

CAPITULO XVIII: EXPANSION DEL INSTITUTO: FUNDACION DE CHIPONA (1893 – 96)
Siguiente tema


CAPITULO XVII: NOVEDADES DE LOS AÑOS 1990 – 91

Aún a costa de hacernos reiterativos, creemos interesante, especialmente para sus Hijas, conocer estos primeros años de actuación y desenvolvimiento de la Obra. Es aquí, en estas primeras andaduras donde más claramente se patentizan las dificultades que tuvieron que sufrir las religiosas, los trabajos y fatigas del Padre para consolidar la Institución de Hijas de la Divina Pastora, que como en diversas ocasiones indica, tuvo “muchos y muy taimados y poderosos enemigos” en darla al traste y hacerla desaparecer, si no hubiera tenido la garantía de ser una INSPIRACION DE DIOS, y contara, por tanto, con sus bendiciones y ayudas especiales[Notas 1].

En la primera carta que conservamos de nuestro Padre del año 1890 (día 14) hay una frase final que parece no tiene trascendencia pero que creo encierra una importancia muy notable, respecto del famoso problema, que trataremos en otro lugar, sobre la Enfermedad del Rey. En ella intervino, sin género ninguno de duda, nuestro Padre Faustino. Es ésta “¿Con qué también la infanta recibe trancazos? NO ES EXTRAÑO, QUE TAMBIEN LO TIENE EL REY”. Es interesante igualmente subrayar estas palabras: “Guarden absoluto sigilo o secreto sobre la medicina de la Diabetes, que algo os ha de valer”. En las cartas siguientes dictamina normas muy severas sobre una falta cometida por una de las religiosas primeras, llamada Antonia García Marín, según la relación del M. Ángeles en la consignación de los nombres de las cinco primeras que tomaron el hábito. Sin embargo, en otras partes la llama la señora de Arcos y hasta este momento ignoro la razón. Parece que se permitió aconsejar a una postulante, sor Sacramento, que no hiciera caso de las ordenanzas o consejos del Padre Fundador. Empieza, por tanto, a resentirse la influencia de su ausencia con algunos brotes de disconformidad. No tendría nada de particular fueran exageradas por parte de M. Ángeles, que hace de Superiora, por ordenación del Padre y en su nombre, ya que eran todas igualmente novicias. Manda el Padre que sea relevada de sus oficios (parece ser que tenía el cuidado de las novicias) y que haga los descargos de su conciencia en carta cerrada.

En el mes de marzo, como en el año anterior, escribe a las niñas que hacen los Ejercicios espirituales unas hermosas cartas, que rezuman piedad de muchos quilates, amor y celo por la salvación de las almas, conocimiento del corazón humano y ansias inmensas de verdadera felicidad para las discípulas de la DIVINA PASTORA. Son cinco o seis cartas que podrían figurar sin desdoro en una antología de los más bellos pensamientos y sentimientos para jóvenes que quieren aprovechar unos días de retiro o ejercicios espirituales en el espíritu más genuino de San Ignacio de Loyola. En meses sucesivos transcribe en algunas de las cartas un elenco de sentencias, de las muchas que ha ido recopilando en sus lecturas y se las envía para que las mediten y le sirvan de aliento, dirección y reflexión.

Sigue interesado en la vuelta de Mary Lambert, que marchó a Inglaterra, después de haber convivido con las religiosas durante algunos años. No pierde la esperanza de volver y quizá para pedir el hábito de religiosa: Pero las dificultades son muy notables. Más cerca tiene a su sustituta Mary Guardner, que está a punto de decidirse a ingresar y experimentar la vida religiosa. Pide a todas que se tomen interés por ella y menudeen las oraciones en favor de ambas.

Ha sido nombrado nuevo arzobispo de Sevilla el ilustrísimo Sanz y Forés, y las religiosas le preguntaban si deben ir a saludarle a la capital. El padre responde: “Creo que le gustará tanto al señor arzobispo que estéis cumpliendo con vuestro deber, mucho más que vayáis a verlo. Cuando vaya a esa entonces sí”[Notas 2]. Pide insistentemente que traten con mucha amabilidad y cariño a la señorita Guardner, para que no se desanime, se abandone y desespere ante la dificultad de no saber expresarse en español[Notas 3].

Y a una dificultad de la interesada sobre la oración, responde: “El que siempre está trabajando por Dios, está siempre en la oración, y tal vez una sola jaculatoria le sirva más que muchas horas de oración”[Notas 4].

Habla también de la fiesta de la Beatificación de nuestro hermano beato Pompilio María Pirrotti, que en todos los colegios de los escolapios tuvo notable repercusión, con actos y homenajes de religiosos y fieles que duraron tres días. Intenta comprar una serie de objetos de culto: cruces, ciriales, faroles, custodia, cálices, etc., todo lo ha podido adquirir por 1.500 pesetas en favor de su querido colegio de Sanlúcar.

Por todo se preocupa y desea estar al tanto de cuanto pueda interesar a la buena marcha del colegio y al buen nombre de la Corporación. Pide unión de corazón y de ideales y entonces, a pesar de todas las persecuciones serán invencibles. “Cuesta mucho romper un cordón de seda, bien torcido y formando un solo cuerpo; y poco, el hacerlo hilo por hilo”[Notas 5].

Parece que presagia la tormenta y no sabe si podrá ir a los exámenes, como en los años anteriores, porque el Provincial anterior (Santiago Zatón) no quiere dar ninguna licencia y el nuevo (había sido elegido ya el P. Marcelino Ortiz) Dios sabe cuándo tomará posesión; regularmente pasados los exámenes; quién sabe si dará licencia y si yo se la pediré siquiera”[Notas 6].

En la carta (del 10 de junio) concreta más y se desahoga del drama que se está incubando. “Escribí al P Provincial sobre mi ida a esa, basándola en mi salud, que también se hallaba un poco torcida. Va por dos meses, si no pasa, que apenas duermo, tosiendo toda la noche y echando a veces sangre por la boca, como me sucedió aquí mismo en el año 65. Nada me ha contestado, ni espero que me conteste, hasta que entre el nuevo, que ha de tardar todavía y veremos entonces con que sale. El anterior tiene un gran rimero de cartas sin contestar para que lo haga el entrante, y mientras tanto ¡joróbate, prójimo!, ¿estás enterada? Pues ya ves que no queda por mí. Si me contestase podría estar en esa el martes a las 12. Y así las cosas, Dios sabe si iré y cuando. Por tanto, no me molestes más con esa cantinela. Cuando Dios así lo dispone y permite, mejor sabe que nosotros el por qué. ¡Bendito sea Dios! Y nos bendiga a todos ahora y siempre”.[Notas 7]

La herida empieza a sangrar y estamos llegando al período más álgido en las reacciones que se van gestando dentro de la psicología del padre. Ha levantado para Gloria de Dios, y los hechos lo demuestran, una Obra que bendicen todos los que la conocen. En Sanlúcar están patentes los bienes inmensos los bienes que proporciona a toda la población. El Padre ha adquirido un prestigio popular inigualable. Son innumerables las personas que han encontrado en su consejo y medicinas alivio a sus dolencias… Esta Obra se ha levantado con todas las garantías de prudencia y permisos por parte de todos los Superiores; está en marcha. Hay ya un plantel de jóvenes que se han comprometido, arrancándose de los lazos sagrados de la familia, dejando intereses legítimos; la Institución estaba en su cuna y podía ser juguete de las primeras inexperiencias; había además personas interesadas en hacer fracasar aquel intento… Y de todo aquello había un hombre RESPONSABLE ante Dios y ante los hombres. Ese RESPONSABLE con todos los permisos legítimos a su favor y bajo la dirección y patronazgo del cardenal de Sevilla era el padre FAUSTINO MÍGUEZ; con fama de santo y sabio religioso Había sufrido el atropello indiscriminado de una OBEDIENCIA Y SEPARACION de su Obra, de una manera violenta y sin justificación patente a sus ojos y al de sus hijas y admiradores.

Indudablemente esta fu la prueba más amarga y desgarradora que tuvo que soportar durante su vida. Pero recibió el golpe con resignación y mansedumbre. Considera que es una estrategia del enemigo que quiere dar al traste con la Obra, valiéndose de los hombres. El confía, sin embargo, como el varón justo “in spe contra spem”. Y así se manifestará claramente que es Obra de Dios”. Él había puesto los fundamentos de una EMPRESA BUENA, BENÉFICA Y ALATAMENTE SOCIAL con todas las garantías exigibles como proveniente de Dios. No parece que en estas circunstancias obraran los superiores con delicadeza y guiados solamente por la Gloria de Dios y bien de las almas. Interese bastardos, envidias disimuladas, celotipias poco cristianas se conjuraron para malograr una empresa AUTENTICAMENTE APOSTOLICA. Ya lo había previsto en lontananza el Siervo de Dios., cuando había pedido rogado a los Superiores, como él mismo lo testimonia, que le negaran el permiso para ponerse al frente de la Obra, que parecía proveniente de Dios, pero las incomprensiones y maledicencias podían disipar, como pompas de jabón en el aire…

Ahora había inclinado su cabeza…, había obedecido y se había trasladado a su nuevo destino Getafe; se había en cierta manera, desentendido de la Obra; ¿Por qué esa saña e incomprensión inconcebible? ¿No se le permite que, ni siquiera durante el tiempo de vacaciones que otros pasan en sus casas con sus familiares, él pueda acercarse a Sanlúcar para descansar y seguir de cerca el desenvolvimiento de la Obra, a la Obra a la que está ligado por compromisos de la jerarquía eclesiástica? ¿No es esto realmente absurdo e inexplicable en sana razón? . Pues ahora se le constriñe a que deje la DIRECCION DE LA INSTITUCION, a que no vaya a Sanlúcar, en una palabra a que queden a la queden a la intemperie aquellas jóvenes que habían comprometido sus vidas con obligaciones sagradas… Toda esta última etapa de su indiscriminado destierro constituye una Prueba de primera magnitud de su espíritu de FE. LA SUMISION Y ACEPTACION DE LA VOLUNTAD DE DIOS, manifestada por la obediencia a sus Superiores, presentan al Padre Faustino como un dechado de HOMBRE que vive de la PROVIDENCIA. Anta la injusticia y el dolor doblega su cabeza, acatando los designios inescrutables de Dios y besando su amorosa Mano. Pero no por eso deja el corazón de sangrar al comprobar el triunfo de la mentira y la injusticia, de la envidia y arbitrariedad, entre los que tenían que mostrarse, por sus cargos y obligaciones, los Defensores del Deber y de La Caridad, de manera especial en favor de los que han vinculado sus vidas por ligamentos sagrados de hermandad y perfección en el amor[Notas 8].

Hace una alusión al testamento del duque de Montpensier, que interesa a las religiosas de Sanlúcar, porque ha dejado la mayor parte de su herencia para que se distribuyera entre los establecimientos de Enseñanza en Francia, Bolonia, Sanlúcar y Sevilla. Dice que algunos establecimientos se han prometido ya de cinco a seis mil duros. Responden los primeros ecos a las llamadas hechas por medio de las cartas y hojas volantes. Se presentan varias aspirantes y por medio de los señores de Ridruejo, en Madrid, van examinando cada uno de los casos, para resolver en consecuencia. También reforzó este sistema, mediante un anuncio que apareció durante tres días en el periódico de Madrid”. La Correspondencia”, que resultó muy elevado de precio para los exiguos resultados prácticos. Es de admirar cómo en su dinamismo y celo llega a adelantarse a los más modernos medios de difusión y propaganda, que hoy usamos como las últimas adquisiciones de la Información. ¡Y sin embargo nos encontramos en 1890!

En una carta del mes de octubre habla del padre Oliva e insinúa a Sor Ángeles que si el señor arzobispo quiere cambiar de DIRECTOR podría nombrar al padre OLIVA. En otra del mismo mes hace referencia a la estancia de don Manuel Bedmar, que ha venido a saludarle a Getafe. Sus palabras por lo que pueden esclarecer otros puntos, son las siguientes: El 15, a las dos y media, vino a verme don M. Bedmar con una prima hermana de su señora, que traía una pretendiente. M. Bedmar creo os saludará antes que recibáis ésta. Ayer 16 (oct) fui a Madrid , y apenas entré en casa de don Julián llegó don M. Bedmar a buscarme en magnífico carruaje para que fuese a ver a una tía política, hermana de su suegra y de doña Lola, la abuela de María Angulo, viuda del ministro Berenguer[Notas 9]. En la carta del día 24 del mismo mes repite su pensamiento sobre el nombramiento del padre Oliva para DIRECTOR de la INSTITUCIÓN, y recalca : “Me llama la atención que tanto te sorprenda lo que te digo de nombrar Director al padre Oliva, caso que el señor arzobispo quiera cambiar“. Después insinúa unas razones espaciosas para encelarla, continúa: “… pues nada más fácil que el día menos pensado os encontréis con eso. Y llegado que sea ese día, ya no puedo daros ningún consejo, ni escribiros para nada, nada, nada. ¿Dime si ahora es mejor y que luego te lamentes? Ese fue mi objeto. Tómalo por donde quieras”.

Da consejos en varias cartas sobre la forma en que deben comportarse en el caso de que lleguen los familiares de Mery Guadner, la joven inglesa que ingresó religiosa con el nombre de Sacramento y que ahora se halla en crisis y sus familiares pretender venir a buscarla.

A finales de noviembre de este año una epidemia de viruela obligó a mandar a todos los colegiales a su casa. El padre Míguez tuvo que aposentar a dos colegiales en su misma habitación y con sus cuidados y medicinas hizo que, aunque habían sido los últimos en caer, fueran los primeros en sanar. Por este motivo ya no había clases en el colegio hasta pasadas las vacaciones de navidad, que este año se adelantaron extraordinariamente por esta razón varias semanas.

Al fin, al terminar el año y porque ha notado que surgen algunas diferencias entre las religiosas, que no creo que fueran muchas ni muy graves, escribe dos oficios, a mi modo de ver simulados, sólo para estimularlas en el cumplimiento del deber y evitar aquellos brotes de disensiones entre ellas, de una severidad muy notable en donde después de hacerles ver que hace ya seis años que fue nombrado Director de la Institución por el señor cardenal y está dispuesto a renunciar, recalca estas palabras: “He resuelto enviar copias de este documento y en breve plazo mi renuncia del cargo de Director de esa Institución que tantos sacrificios, disgustos y persecuciones me ha causado, al excelentísimo señor Arzobispo de esa diócesis para que le provea en otro que tenga más acierto y sea más afortunado.”

OTROS SUCESOS MAS NOTABLES DURANTE 1891 (SESENTA AÑOS DEL PADRE)

El desenvolvimiento del colegio y su quehacer educativo y atención a la instrucción en sus diversas facetas nos lo puede patentizar de una manera muy notable y esclarecedora el artículo del Sr. Romero, que insertó el “MOVIMIENTO CATOLICO” y después nuestra”. REVISTA CALASANCIA”. . Estas referencias manifiestan palmariamente el grado de madurez que había adquirido la Institución, como órgano pedagógico, y la labor educativa que hacían las religiosas, con el impacto correspondiente, en el aprecio y estima de la población en el corto espacio de cuatro años de existencia. El padre, a distancia, cosechaba ahora los frutos de sus sembraduras de orden, disciplina, exigencia y santidad de vida en el apostolado, que había impreso en su obra, desde los principios de la fundación.

UN ELOGIO MUY SIGNIFICATIVO

“Atentamente invitado por la M. Superiora y Comunidad que tiene a su cargo este centro de educación elemental y superior para asistir a los exámenes semestrales, cuyos ejercicios dieron principio el día 16 de los corrientes, terminado el 24 con el acto solemne de la distribución de premios, al penetrar en este colegio, reputado como magnífico establecimiento de cultura moral e intelectual, donde se va impregnando con sólida permanencia en el tierno corazón de las alumnas el temor de Dios, principio de la más perfecta sabiduría, mi primera impresión púsome satisfactoriamente de manifiesto que “cuando se vive conforme a las leyes divinas y se ejercita la piedad todo acude con prosperidad. Y Dios mira por ello”. Verdad evidentísima cuyos radiantes destellos me lo justifican de la manera más obvia y elocuente y a éste propósito lícito me será, contando con la indulgencia de la Congregación, exponer con brevedad los datos que lo comprueban.

Un virtuoso sacerdote, el Rvdo. P. Faustino Míguez, cuyo nombre inspira a cuantas personas lo invocan en esta ciudad respetuosa veneración y de cuyas modestia y suficiencia, pluma más autorizada que la mía, pluma del doctor Pizarro y Jiménez, médico eminente, catedrático de Higiene de la Escuela de Medicina de Sevilla, en el prólogo de un trabajo de aquel hijo ilustre de San José de Calasanz, dice estas palabras: “Entre los sacerdotes de las Escuelas Pías que se desvelan por el aprovechamiento de sus alumnos se encuentra el autor de la presente obra, tan modesto como entendido en las ramas físico – química de las Ciencias - Naturales, las que cultiva con lucimiento notable, pero con tan escasas pretensiones que, a no ser obedeciendo a instancias de personas de altas prendas, cuyas indicaciones eran para él preceptos, nunca se hubiera atrevido a emprender y mucho menos a publicar el resultado de sus concienzudos trabajos, sobre la composición y cualidades de las aguas públicas de Sanlúcar de Barrameda. Dados estos indicios en justo tributo al mérito que enaltece al P. Faustino, nos place ahora consignar que, a esa incansable solicitud en pro de la enseñanza, débese la fundación de este nuevo plantel de religiosas que, bajo la advocación de Hijas de la Divina Pastora, fue canónicamente constituido, previos los requisitos legales sancionados por la autoridad del eminentísimo prelado, entonces de esta diócesis, Fray Ceferino González, siendo a la vez por el Ordinario investido de amplias facultades el P. Faustino para el orden y dirección de este colegio, el cual empezó a funcionar en el mes de abril de 1886 (sic) con dos niñas, hijas de don Julián Ruidrejo, en la casa número 27 de la calle del Carril[Notas 10].

En septiembre de 1887, siendo ya insuficiente este local, para contener el excesivo número de niñas que de todas las clases de la sociedad ocupaban sus aulas retribuidas y gratuitas, la Congregación vióse en la imprescindible necesidad de trasladarse a la calle de la Bolsa, número 7, en cuya casa, disponed de más cómodo y amplio alojamiento, fueron admitidas las primeras colegialas internas, señoritas Rosario Delgado Ñudi, Carmen de la serna, ambas de las Cabezas, y otras dos de Chipiona.

Fue en creciente prosperidad, y, mostrándose la Providencia propicia a dispensar sus favores a obra de tan saludables frutos, en julio de 1888, merced a insignes bienhechores, que tantos dones se han dignado otorgar a la Congregación, matrimonio de nobles y levantados sentimientos, cuyos nombres tendría mucho gusto en revelar, si no temiera romper el loable silencio que imprime a sus piadosas obras, se compró la casa de extensa área de la calle de González Hontoria, número 4 , situada en un punto céntrico, uno de los mejores de la población, en la cual, sin omitir gastos, se llevaron las reformas exigidas por una bien entendida instalación, proveyéndose el establecimiento de todo lo que demandaba la importancia que había logrado adquirir en tan poco tiempo, y en tal disposición he tenido el placer de encontrar este admirable colegio, de cuyo plan de estudios transcribo el programa empleado en la enseñanza que actualmente reciben 310 niñas, 74 de pago y 236 gratuitas preciosos datos para las personas de profunda fe, que rinden ferviente culto a las verdades divinas.

El programa está dividido en seis grupos que comprenden:

1. ° Lectura, escritura, doctrina cristiana, que continúan repasando en todos los demás, costura, labores, gramática castellana y aritmética elemental.

2. ° Ampliación de lo anterior, religión y moral, historia sagrada, geografía e historia de España.

3. ° Repaso del anterior, nociones de geometría, y geometría aplicada a labores y cortes de prendas, nociones de dibujo gráfico, labores propiamente dichas, economía e higiene doméstica, urbanidad.

4. ° Repaso de lo anterior, nociones de Historia Universal, ídem de Física y Química, ídem de Historia Natural, ídem de Fisiología humana.

5. ° Repaso del precedente, nociones de Física terrestre y de Química aplicada a las necesidades domésticas, elementos de Retórica y Poética y de Psicología, Lógica y ética.

6. ° Clases de adorno: solfeo, piano, inglés y francés. Y en justo obsequio a las niñas que se han distinguido en estos exámenes, haría aquí mención del nombre de ellas… si el espacio lo permitiera, limitándome a decir que han obtenido 39 notas de sobresaliente y 16 notables en el primer grupo; 16 y 12 respectivamente, en el segundo y cinco sobresalientes en el tercero.

Conocidos estos antecedentes, que demuestran la razón de donde deriva el estado próspero que ha alcanzado el colegio, manifestaré que sin duda por la fama alcanzada en esas nobilísimas y arduas tareas de la enseñanza cristiana, sin la cual la mujer se privaría de sus mejores encantos, que son la hermosura del alma y la santidad de costumbres. La Congregación ha merecido una honrosa distinción, días antes de los exámenes.

Me refiero a la visita de S. A. R. la serenísima señora infanta, doña María Luisa Fernanda, duquesa de Montpensier, acompañada de la excelentísima señora marquesa de la Corte y la excelentísima señora Doña Teresa Elio, atraída, como digo, por el buen concepto formado de la enseñanza cristiana y científica que difunde este colegio, con el cual se veía dulcemente alimentado el candoroso espíritu de las niñas, fijando la norma de su conducta con la garantía de transmitir y difundir su benéfico influjo en la vida futura, sea cual fuere la suerte que Dios tenga decretada a cada una en los arcanos de sus inescrutables designios. En este sentido, la presencia de esta ilustre princesa en el colegio, del cual salió sumamente satisfecha, ha sido un verdadero triunfo para la Congragación, conquistada en cristiana lid en el campo de las letras.

Como a este laudable fin propende la Congregación con su celosa perseverancia, ampliando los conocimientos científicos, dotados con el ramo del adorno en todas aquellas niñas que, por su posición social, están llamadas a figurar en esfera más culta, siendo éste plan de enseñanza el que coincide con mis ideas, doy al reverendo padre Faustino Míguez, a la superiora sor Ángeles de Jesús y a la Comunidad mis más cumplidas y sinceras y expresivas felicitaciones, recayendo también con igual encarecimiento en todas las personas que han favorecido y continúan favoreciendo la buena obra que representa el colegio de la Divina Pastora.

Sanlúcar de Barrameda, diciembre de 1889. Francisco Romero“[Notas 11]

Notas

  1. El día 30 de septiembre de 1888 llegó, procedente de Sanlúcar, con obediencia para este Colegio, el P. Faustino Míguez . Así lo consigna escuetamente en el Libro III de Secretaría el P. Saturnino del Pilar,Pro-Secretario ( Folio 31).
  2. Carta a M. Ángeles, del 14- I-1890
  3. No acabamos de ver conclaridad histórica la identificaciòn de las presuntas pretendientas que tomaron el hábito en la primera vestición. Anteriormente hemos reseñado la referencia qe nos transmite M. ängeles en su cuadrno de Recuerdos. Por otra parte la M. Natividad Vásquez nos señala otra relación no coincidente con la anterior, en una circular que transmitió a todas las Religiosas de la Congregación en el año 1935, al conmemorar el cincuentenario dela Fundación, donde dice textualmente que fueron 4 las primeras jóvenes que tomaron el hábito. Y cita sus nombres: Sor ängeles González de León, de Sevilla; ängeles González Lozano, de Jerez; Francisca Paula Mreno, de Posadas, y Matilde Calderón de Sevilla. La divergencia, como puede compulsarse, es muy notable. ¿Quién tiene está en la verdad?. M. Natividad fue de las primeras ingresadas de la calle de San Jorge y llegó también a ocupar los principales puestos en la Obra. Sin embargo nos inclinamos por la versión de M. Ángeles, que fue protagonista y estuvo presente en la ceremonia. Pero nos extraña una disparidad tan singular en un acontecimiento de importancia para la Institución, y de nuevo tenemos que lamentar la desaparición de la Primera carpeta de Documentos de la Congregacion, del Archivo Episcopal de Sevilla, donde tendría que estar la constancia de todas estas ceremonias y sus actuantes, al mismo tiempoque nos ahorraría estas incertidumbres y titubeos.
  4. Carta a Sor Sacramento (Mary Guardner),marzo 1890
  5. Carta a M. Ángeles, mayo de 1890.
  6. Carta del s. de Dios a M. Ángeles, 10 –VI-1890
  7. Con plena razón, que justifica nuestros asertos indica M. Natividad Vázquez , en la Circular antes mencionada (25-III-1935 ) “Cuando menos se esperaba, Dios Nuestro Sr. sometió a la Congregación a una nueva prueba permitiendo que nuestro venerable Fundador fuese trasladado por sus superiores al colegio que tienen los PP Escolapios en Getafe, dejando esta Obra en sus comienzos sin la DIRECCIÓN Y APOYO de tan Santo Fundador y cuando más necesitaba de su consejo y dirección.” Sin duda, podría haberse tramitado su destino a Sevilla, cuyo colegio llevaba ya funcionando tres años, si no parecía prudente su presencia en Sanlúcar por la hostilidad de los médicos.Pero no cabe duda que la hostilidad principal provenía de los de dentro, que no veían con buenos ojos la actuación del Padre fuera de los muros de su Colegio.
  8. Carta del P. Míguez a m. Ángeles, del 17de octubre de 1890.
  9. Beranger y Ruiz de Apodaca (José María), marino insigne que nació en Cádiz y murió en Madrid (1824-1907) Intervino en la Revolución septembrina (1868), con el destronamiento de Isabel II, y en el correr de los años llegó a ser Ministro de Marina hasta diez veces, entre ellos éste de 1890.
  10. Ya conocemos con mayor precisión todos los avatares del comienzo de la Institución y, por lo tanto, nos abstenemos de refutar las imprecisiones e inexactitudes de que adolece al artículo laudatorio.
  11. Por ser la primera vez que aparece en un órgano de publicidad de nuestra Corporación (Revista Calasancia) y por provenir de una pluma (P: Carlos Lasalde) que en otros tiempos es de tradición, se opuso al comportamiento del Padre en la utilización de los dineros provenientes de los fármacos que él había inventado, ponemos esta introducción elogiosa que hace del Padre y de su Obra: “alabente los extraños . así dice y es verdad y porque lo es procuramos irnos a la mano en muchas cosas relativas a nuesta corporación. Si nosotros refirieramo shonrosos hechos que nos pertenecen, o tributáramos a nuestros hombres notables las alabanzas que se merecen, seguramente los empequeñeceríamos, porque las palabras del que alaba a los suyos siempre se han tenido con razón por poco dignas de crédito, lo que a continuación copiamos del movimiento católico”, debido a una pluma extraña, podíamos haberlo dicho hace mucho tiempo, sin embargo lo hemos callado hasta que una pluma desinteresada ha venido a sacarlo del olvido. Conste ante todo nuestro agradecimiento. (Cf. Revista calasancia, número 26, segundo año, pág.195.)