DelAlamoBiografia/CAPITULO XXX: EL GENERALATO DE M. JULIA REQUENA

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

CAPITULO XXIX: CURACIONES SORPRENDENTES Y EFECTOS MARAVILLOSOS DE SUS ESPECIFICOS
Tema anterior

DelAlamoBiografia/CAPITULO XXX: EL GENERALATO DE M. JULIA REQUENA
Índice

CAPITULO XXXI: MUERTE DE LA RVDMA. M. JULIA REQUENA Y CISMA PROMOVIDO A SU MUERTE. AÑOS 1923 A 1924
Siguiente tema


CAPITULO XXX: EL GENERALATO DE M. JULIA REQUENA

AÑOS 1907 A 1923

Una vez que se hubieron calmado algún tanto las pasiones, después de la deposición de M. Ángeles y la Expulsión de M. Antonia, por desobediencia formal al mandato de la Obediencia de sus legítimos Superiores, entró la Congregación en un período de Paz y Tranquilidad que inmediatamente se tradujo en expansión del INSTITUTO con la fundación de diversos Colegios. Se fundó primeramente en Aspe (Alicante) que tuvo una vida efímera y hubo de cerrarse en 1917—18. Vivieron en casa alquilada que no ofrecía garantía de acomodamiento para Colegio. Hubo una clase de párvulas y otra de mayores de pago, pero muy módico (1,50 por cada niña, que no lograba cubrir los mínimos gastos de las religiosas) y otra enteramente gratuita[Notas 1]. Hay otros intentos de fundación en Alcázar de San Juan, en Murcia o Cartagena, en Cáceres, Cieza y otras poblaciones, pero sólo cuajaron las de Daimiel (1911), Beas de Segura (1917), Martos (1917), Monforte (1915), Belalcázar (Córdoba). ¿Cuántos, sin embargo, fueron los sacrificios de todas clases que hubo de imponerse el Padre para que la Obra siguiera adelante, a pesar de los pesares y las contrariedades sugeridas por el enemigo, unas veces de la gente extraña, pero cuántas de sus mismas Hijas? Son innumerables los lamentos que exhala el Siervo de Dios ante la incomprensión, la perfidia y el desagradecimiento de algunas almas, precisamente las qué más habían experimentado su bondad y su trabajo para proporcionarles Colegios dignos y adecuados a la labor educativa a ellas encomendadas. A levantar y sostener el Laboratorio, establecido en Getafe, con la Residencia de las Hermanas y Capilla, hubo de acudir el S. de Dios con cantidades que no bajaron 385.000 pesetas[Notas 2]. Con no menos de 130.000 contribuyó a levantar el nuevo Colegio en Chipiona, y la finca del Picacho, con las adaptaciones y nuevo complejo de Clases y Capilla subió hasta muy cerca de los cuatro millones. ¿Cómo pudo un hombre solo, sin recursos de otra índole que sus específicos, emprender una Obra que asombraría a los más arriesgados y emprendedores? Sólo puede explicarlo la fuerza del amor a Dios y al Prójimo, apoyado en una Fe que remueve las montañas, como había prometido el Señor para todos los que en Él se apoyan y viven su vida divina[Notas 3].

M. Julia trabaja y alienta al Padre en todas estas empresas con un entusiasmo e ilusión de alma muy selecta, y entregada a su vocación en cuerpo y espíritu. Es una colaboradora, fiel a los proyectos del Padre a quién acude en busca de orientaciones para resolver todos los problemas que se presentan con una correspondencia bastante frecuente. Se aproximaran a 400 las cartas originales del Padre dirigidas a M. Julia. ¡Qué lástima no se hayan conservado las de esta religiosa, pues hoy día nos servirían de consuelo y de índice clarísimo de su alta espiritualidad![Notas 4]

No se duerme el Padre ni la Rvda. M. Superiora General, y ya en el año 1907 se dirige al Procurador General de nuestra Orden en Roma para que le oriente en la tramitación para obtener la Aprobación de las Constituciones. Desempeña ese cargo entonces el Rvdo. P. José Calasanz Homs, del que se conserva una carta original del 29 de octubre de 1907[Notas 5].

Otra carta de la que queremos hacer mención es la que le dirigió al P. Domingo Baña, hombre íntegro en costumbres y observancia de las Reglas, maestro de Novicios varios años y Superior del Colegio de Monforte, que estimaba a nuestro Padre como hermano y paisano. Siempre lo tuvo en gran concepto de santidad, proponiéndole a los novicios como modelo de observancia y vida de unión con el Señor, y diciendo de él “Que era las Reglas Vivientes”. El 31 de diciembre de 1914 le escribe la carta que se conserva, y después de felicitarle por su onomástica, le dice: “Por aquí me preguntan con frecuencia cuando vienen las Religiosas, cuándo empiezan las obras, etc., y yo les doy cuerda para que sigan esperando. La gente las desea, y si hubiera más entusiasmo para todo, no les faltaría para una cosa que tanto les conviene… Por coincidir con la hora de clase, apenas pude saludarlas cuando estuvieron aquí, pero salieron ganando, porque el P. Francisco conoce mejor que yo la población de Monforte. El día 8 de abril de 1918 escribía a M. Julia estas letras el Padre: “Ayer estuvo en ésta (Getafe) don Emiliano, el Alcalde de Monforte, con pretensiones que trae para su distrito… Dijo que si querías lo de San Vicente que van a dejar las Hermanitas de los Pobres que están para concluir su casa nueva, la podéis contar por vuestra sin costaros una peseta”. Sin embargo, desde 1915 están ya las Religiosas en Monforte[Notas 6].

Y prosigue la Cronista entre otras comunicaciones intrascendentes: “El 22 de del mismo mes llegó Nuestro M. R. P. Fundador Faustino Míguez, dando una agradable sorpresa a la Comunidad, que no le esperaba”. “El 24 de octubre se hizo la inauguración de la Casa con grande solemnidad, pues la bendijo el Sr. Obispo de Lugo y le acompañaban varios sacerdotes y el clero de Monforte; acudió inmensidad de gente con mucho entusiasmo. Este mismo día fueron invitados a comer en Casa el Sr. Obispo con los RR.PP. Escolapios, nuestro Fundador y el Sr. Alcalde. En la tarde comenzó un hermosísimo Triduo a Ntra. Amantísima Madre la Divina Pastora y fueron los oradores el Sr. Obispo, el Sr. Magistral de Orense y el P. Ángel Seisdedos (Escolapio); todos elogiaron las virtudes de nuestro R.P. Fundador”[Notas 7].

Pero nos interesa señalar una noticia que nos transmite la Crónica de Monforte. (¡Menos mal que en ella no se notan las anomalías que hemos indicado en otras. Aquí parece que hubiera manos interesadas en ocultar las huellas importunas!). “A últimos de octubre marcharon a Celanova, nuestra Rvda. M. General (M. Julia) M. Natividad, el R. Padre, y el P. Elio Rodríguez, donde pasaron unos días con la familia del R. Padre y visitaron la casa donde nació y vivió por espacio de algunos años hasta que entró Escolapio. Regresaron después los mismos con dos sobrinas del R. Padre que quedaron internas en el Colegio”. “A principios de noviembre asistieron algunas niñas más y marchó nuestro R. Padre a Getafe y el 19 la Rvdma. M. General con la M. Natividad”[Notas 8].

Pasaron unos días de mucho consuelo y de satisfacción íntima aquellas dos almas tan compenetradas (P. Míguez y M. Julia), recorriendo y visitando los lugares natales del Siervo de Dios. Como ya era muy anciano, quería ir la Madre recopilando y tomando nota de las noticias que él tan celosamente había ocultado, sobre su familia, casa y parientes. Con santa insistencia le obligó a hacer este viaje que él no deseaba y a que posara ante un fotógrafo de Monforte, dejando para la posteridad el recuerdo de su figura en la fotografía más conocida que poseemos, cuando ya frisaba en los ochenta y cuatro años de edad. Una de sus sobrinas recordaba todavía que durante los días que permaneció en su casa natal decía la Sta. Misa en una capillita que se halla cerca de su casa a la vera del camino que conduce a Celanova, por la que su familia sentía gran veneración[Notas 9]. Pero aunque sea adelantar sucesos, no queremos desperdiciar la ocasión que nos brinda la Crónica del Colegio de Monforte para dejar consignadas algunas noticias que esclarecerán los acontecimientos que tuvieron lugar en años posteriores. “Año 1917. Abril. En este tiempo empezaron las obras de las clases nuevas en los claustros del Patio con motivo del aumento de niñas, a fin de dejar local para hacer la Capilla. Esta obra fue dirigida por la M. Superiora Sor Margarita Artime de Jesús. “El día 16 de julio se inauguró la Capilla con gran solemnidad; hubo Misa cantada predicó el P. Ángel Seisdedos y asistió muchísima gente. Al año siguiente la asistencia de niñas al Colegio se había incrementado y fueron ya examinadas 153 niñas de diversos cursos y 30 de clases de adorno.”

Año 1921, diciembre 31. En este día tuvimos retiro Espiritual y se leyeron en la Capilla, antes de terminar la Función, las últimas disposiciones de nuestro R. P. Fundador, Faustino Míguez, Escolapio, que han quedado depositadas en el Archivo del Colegio ( Gracias a esta providencia hemos podido encontrar los interesantes documentos referente al conato de cisma de 1924).

Año 1923, 20 de junio. “A las diez de la mañana, en el tren correo de Madrid, llegó, procedente de Getafe, nuestra Rvdma. M. General, Sor Julia de Jesús, acompañada de nuestra Rvda. M., Sor Margarita de Jesús”.[Notas 10]

24 de agosto. Salió para Getafe, llamada por Ntro. Rvdmo. P. Fundador, por hallarse algo delicada (¿se podrá referir a la R. M. General Julia?) la Superiora Sor Margarita de Jesús, acompañada de Sor Gema de Jesús y Sor Trinidad de Jesús.

Septiembre. Día 25. “Regresaron felizmente de Getafe la M. Margarita de Jesús (Superiora) y Sor Gema de Jesús…

Octubre 28 (domingo). Inesperadamente y hallándose la Comunidad comiendo se recibió un telegrama urgente, en el cual decía que la Rvdma. M. General Sor Julia de Jesús se hallaba gravísima. Todas nos alarmamos y la M. Superiora Sor Margarita de Jesús puso inmediatamente otro telefonema con contestación pagada para que le dijeran enseguida lo que ocurría, pues la urgencia del Aviso daba lugar a sospechar una desgracia. A las tres menos cuarto hubo contestación de Sanlúcar al telefonema puesto aquí a la una, en el cual nos daban la tristísima noticia de que nuestra buenísima y virtuosa M. General había fallecido a las dos de la madrugada del presente domingo ; la tribulación y angustia que en las religiosas y alumnas esto causó no es posible imaginarse. Con toda precipitación y sin demora, según estaban en Casa, salieron para la estación con intención de tomar el tren que salía para Madrid a las tres, la M. Margarita y la alumna interna Julia Granados, sobrina carnal de la Rvdma. M. General (q.e.p.d.) con objeto de asistir al entierro y tener la dicha grandísima de verla por última vez, lo que nos es fácil por la distancia tan grande que hay desde Sanlúcar de Barrameda que es donde expiró. Fue nuestra inolvidable Madre modelo de todas las virtudes, sobresaliendo sobre todo por su exquisita prudencia, una dulzura sin igual y ardiente caridad con todas sus Hijas, que lamentan y lloran la pérdida de una Madre tan querida, elevando al cielo sus ardientes súplicas por el descanso de su alma. Tuvo el cargo de Superiora General dieciséis años, siendo en todos los puntos de las Constituciones ejemplar y fiel modelo de perfecta religiosa. Dios nuestro Buen Padre la tendrá en el Cielo, como sus Hijas sin duda lo creen, en prenda a su gran virtud y por los sufrimientos y desvelos que tuvo que pasar en esta vida por el cargo tan pesado que por tantos años y con tanto acierto supo desempeñar[Notas 11].

Noviembre 15. Regresó de Getafe la M. Superiora Sor Margarita de Jesús con la alumna interna Julia Granados, sobrina de la Rvdma. M. General, Sor Julia de Jesús (q.e.p.d.) después de haber estado dieciocho días allí por orden de Ntro. Rvdmo. P. Fundador.

Año 1924. Enero. Marchó a Madrid la Superiora Sor Margarita Artime de Jesús con la postulante Hna. María Salesa.

Febrero 14. Se recibieron algunas circulares del Consejo General nombrando Vic. General a la Rvda. M. Concepción, Superiora de la Casa de Getafe, y Superiora de esta Casa a la Rvda. M. Gema, en la vacante por renuncia de la M. Margarita.

Febrero 15 . “Se celebró el Santo de Ntro. amado P. Fundador; por la mañana hubo Misa de Comunión General a la que asistieron las niñas de todas las clases, fue recreo desde la víspera y todas las Religiosas se mostraron muy satisfechas con el nombramiento de la nueva M. Superiora, aunque no dejó por esto de ser un día triste por la honda pena que a todas ha producido la caída de nuestra amada Madre María, pues casi todas disfrutamos de sus buenos ejemplos y caridad para con sus hermanas; lo que hace creer que el sentimiento manifestado por las religiosas las llevará a pedir a Jesús tenga misericordia de quién tanto trabajó por inculcar su amor a las almas de sus dirigidas, si ahora se hallase en su desgracia”.

Marzo 25 . “Fiesta del cumpleaños de nuestro R.P. Fundador, se celebró Misa de Comunión General y no hubo clase. Las Religiosas tuvieron recreo. La víspera enviaron al R.P. algunos telegramas de felicitación.

Julio 19. Con motivo de celebrar el día 20 nuestra M. Superiora su fiesta onomástica se dispuso para este día la distribución de premios, que por los acontecimientos tan tristes que en este año han ocurrido en nuestra Congregación la M. Sup. no quiso celebrarlo como en años anteriores. (Téngase presente que la Superiora era la M. Gema muy adherida a la M. Casáus),

Julio. 20. A las tres salió para Getafe, de donde fue nombrada Superiora, Sor Soledad de Jesús sobrina del P. Escolapio Salvador del Oro, que fue muy sentido en esta ciudad, donde llevaba ocho años.

Octubre, 28. Se leyó una Circular enviada por el Consejo General, haciendo algunas observaciones respeto al Capítulo que ha de celebrarse en el mes siguiente, y ordenando las preces que al efecto deben hacerse.

Noviembre. 16. – Se recibió una carta con el nombramiento del Nuevo Consejo en estas normas. 1° Consejera, Sor Gema 2.° Sor María, que al mismo tiempo será Secretaria; 3.° Sor Matilde, y 4.°; Sor Soledad, y Procuradora, Sor Inmaculada.

Marzo. 9. –“A las once llegó el P. Rector con el telegrama dándonos cuenta del fallecimiento de nuestro P. Fundador, y fácil es de suponer la impresión que produciría tan triste noticia en el ánimo de las Religiosas; al poco rato se reunió en la capilla a todas las niñas para ofrecer el Sto. Rosario en sufragio del eterno descanso de su alma, que rezó el Rvdo. P. Rector; al día siguiente el P. Rector celebró la Misa y comulgaron todas las niñas, rezándose durante la Misa la Corona Dolorosa en sufragio de Ntro. Amado Padre”. Con estas noticias sobre la muerte de nuestro P. Míguez cerramos este ligero espigueo en el Libro de Crónicas de Monforte de Lemos.

Tornemos a otras fuentes que nos pueden dar a conocer algunas de las actividades más sobresalietes de nuestro venerado padre en este lapso de tiempo que vamos a deducir principalmente de la crónica de Sanlúcar (hasta abril de 1914 Y el epistolario correspondiente a estos años). Estamos en 1909, y la Cronista anota: “Día 27 de enero. En este mes se mandaron las Constituciones a Roma”. Se trataba como hemos visto anteriormente, lo que ahora en términos jurídicos se llama Decretum Laudis, por el que una Congregación deja de depender directamente de la Curia Diocesana y pasa a la Jurisdición de Roma. Es un trámite decisivo e importantísimo en la marcha de una Institución Religiosa.

Enero 29 – “Regreso de N.R. Madre de Chipiona, y el 30 del mismo mes marchó a Sevilla con Sor Aurora, para presentar las Stas. Reglas al Sr. Arzobispo”.

Año 1910. –26 de febrero: “Se leyó en el refectorio la necrología de la R. Sor Laura de Jesús, causando lágrimas en la mayoría de las Religiosas y dejando en el corazón de todas un deseo vehementísimo de imitarla”[Notas 12].

Murió esta Religiosa a los dos años de su ingreso con una muerte envidiable, confortada con una carta del P. Míguez, (que conocía bien su virtud) y contenía consejos de un santo y encargos no de este mundo, sino para el otro. Abril—9 Murió Sor Araceli de Jesús teniendo una muerte edificante para todas, dejándonos buenos ejemplos; se enterró el día de nuestra Madre la Divina Pastora, aplicándole los sufragios de Regla. Eran las primicias edificantes que ofrecía la Obra al Dueño de la mies y afortunadamente ¡ qué bellos ejemplares de entrega ilusionada a una misión de santificación propia y ajena! Día—7 Llegaron nuestro R. P. Fundador y N. R. M. General de Monóvar. Paró el coche en la puerta del Pinar dejando a N.R.M. -Día 8, a las diez de la mañana, llegó nuestro venerable y santo fundador acompañado del R.P. Rector de las Escuelas Pias de esta. Entraron por la puerta de la Iglesia, donde le esperaba la Comunidad en dos filas, que iban besándole la mano mientras cantaban en el Coro el Te Deum.

Día 15 – “A las tres se hizo, con las niñas de las clases, una funcioncita, con el objeto de obsequiar a nuestro P. Fundador, Nuestra R. Madre se valía del celo y amor que nuestro Padre tenía a las niñas para hacerle bajar a las clases y así se pudo hacer que presenciara la Función, pues su grande humildad no dejaba se le obsequiase como se merecía, pues dijo que si hubiera sabido para que le hacíamos bajar, no hubiera ido.

Durante los recreos, y en todas las ocasiones que se le presentaban nos daba saludables consejos de un verdadero Santo y Padre.

Nos decía a todas reunidas: “hijas mías, que me seáis muy humildes; santas; santísimas, y lo seréis si sois humildes; humildísimas”. Nos habló de las gracias que da el Señor y nos explicó qué era la Gracia suficiente y la Gracia Santificante y como Dios Nuestro Señor da a todos la gracia suficiente, porque quiere que todos se salven; pero a aquellos que corresponden al llamamiento de Dios les da gracia santificante.

Día 10—“Otro día nos habló de la pérdida del tiempo y cumplimiento de nuestras obligaciones, particularmente en las clases. Nos recomendó procurásemos aprender, pues de otro modo no podríamos cumplir nuestras obligaciones y nos ponía claro todo lo que teníamos que hacer. En otro recreo nos habló de la caridad fraterna y como nos debíamos advertir unas a otras; y si no se recibía, volver a amonestarnos otra vez”.

Día 30 de diciembre : “Se recibió una carta Circular de nuestra Rvda. Madre (que se encontraba en nuestra Casa de Monóvar con motivo de estar edificando en dicho pueblo un Colegio, pues la Casa que habitaban las Religiosas era arrendada) en que nos comunicaba cómo había recibido carta de Nuestro Padre Fundador, que decía haber recibido noticias de Roma de haber sido aprobado por S.S. nuestro Pío Instituto.

Día 31 .—“ Último día de retiro, por la tarde antes de terminarlo, con Nuestro Señor Expuesto, se leyó la dicha Carta Circular . No es posible describir la alegría que manifestaban las Religiosas por tan gran acontecimiento[Notas 13].

Año 1911.—Junio, día 13.- “Este día tuvimos una gratísima sorpresa, pues llegó nuestro R.P. Fundador con objeto de asistir a los exámenes públicos de la niñas”.

Día 26.- “Formaban el tribunal nuestro R.P. Fundador, el P. Francisco Abía, Salvador del Oro (Escolapios) y la M. Superiora. Duraron hasta el día 30.

Julio, día 2. – “Fue la distribución de premios para las alumnas que los habían merecido. Ocupaban la Presidencia nuestro R.P. Fundador, el Rector de los PP. Escolapios, nuestra R.M. General y otros PP. Escolapios. El acto resultó muy hermoso. Durante él tocaron las Colegiales varias piezas de música; también hicieron las internas un gracioso sainete, terminando todo con un himno a nuestro R.P. Fundador.

Julio, día 16. —“Hicieron su Profesión de Votos Perpetuos las Religiosas: Sor Julia de Jesús, Sup. General; Sor María de Jesús, Sup. de esta Casa; Sor Luisa de Jesús; Pastora de Jesús, Natividad y Sor Ana de Jesús”. “El Acto resultó solemnísimo. Celebró el Santo Sacrificio el R.P. Salvador del Oro, de las E.P. les predicó el R.P. Abia, que lo hizo con tal elocuencia y sentimiento que enterneció a todos los oyentes, aún a nuestro querido Padre y Fundador”. “Estas Religiosas tuvieron la dicha de hacer sus Votos Perpetuos en manos de nuestro querido Padre Fundador”.[Notas 14]

Día 26.—“Salió para Monóvar nuestro R.P. con objeto de asistir a los exámenes e inauguración del Nuevo Colegio, que estaban edificando y dar la Profesión de Votos Perpetuos a varias Religiosas de aquella Casa y de Aspe… Fueron a despedirle las religiosas Sor María y Natividad de Jesús acompañadas de la Sra. del Alcalde”.

Año 1912.—Febrero 15. “No hubo clase, pero las niñas, después de desayunar, volvieron para jugar y dar un paseo y merendar (por la tarde). Todas elevamos por nuestro amado Padre, preces al Cielo para que nos lo conserve muchos años y aumente cada vez mas su santidad”.

Marzo. Día 25.— “Cumpleaños de nuestro Rvdo. Padre. Lo celebramos principalmente redoblando nuestras oraciones a favor de nuestro tan querido Padre, elevando súplicas fervorosas al Señor, para que nos los conserve muchos años y gocemos de sus santos y laudables consejos”.

Julio. Día 2 – “Llegó a esta nuestro deseado y querido Padre Fundador”. Día 4. – “Dio comienzo el conmovedor Acto de los exámenes de las externas e internas, presenciándolos el Rvdo. P. y el P. Abia, etc”.

Día 8 .— “Salió para Chipiona nuestro Rvdo. Padre”. Día 13. – “Regresó el Rvdo. P. de Chipiona y fue la repartición de premios. A este acto se invitó a escogido público. Todo se hizo conforme al día de nuestra querida Madre para obsequiar a nuestro amado Padre, repartiendo los premios a las alumnas que lo habían recibido. Estos consistían en diplomas de honor para las de primera clase; ropa para las gratuitas; juguetes y dulces para las parvulitas. Estas dieron muchos vivas a nuestro Rvdo. Padre al terminar”.

Año 1913.—Febrero. Día 15. “Celebramos la fiesta onomástica de nuestro P. Fundador; por la mañana hubo dos Misas en las que se cantaron preciosos motetes y lo mismo en la Comunión General de las niñas, quienes ofrecieron la comunión por las necesidades espirituales y temporales de nuestro amado Padre”.

Junio. Día 13. – “Hemos tenido la desagradable noticia de que nuestro amado Fundador se encuentra enfermo con calenturas y hoy mismo empezamos una Novena a Ntra. Madre la Divina Pastora, pidiendo por su salud”.

Día 27.—“Hoy, quinto día de la Novena, nos escribe nuestra M. General diciéndonos que se encuentra algo mejorcito nuestro Padre, y él, en esta misma carta, también nos pone dos palabras, por lo que hemos dado gracias mil a Ntra. Stma. Madre y le pedimos con todo nuestro corazón nos lo conserve algunos años mas”.

No queremos dejar de llamar la atención sobre las preocupaciones y desvelos que se toma la M. Julia por su santo Padre Fundador y cómo esto repercute en la devoción y estima que rezuma de todas las transcripciones referentes a la actuación de nuestro Padre, bien asistiendo siempre que le es posible a los exámenes, bien controlando la labor que se hace tanto pedagógica como espiritual.

Por eso hemos transcrito algunas de las alusiones que hacen referencia de una manera esporádica a la situación del Padre y a la preocupación de la Madre por su salud y bienestar. Para completar esta devoción de M. Julia por su venerado Padre Fundador nada será mejor que trasladar al papel estas palabras que hallamos en una hoja suelta de la M. Julia de Jesús: “En Dios puso siempre su confianza nuestro amado Padre, y Dios siempre le ha ayudado; por Dios ha sufrido con admirable fortaleza hasta formar este su Pio Instituto y Dios le ha concedido verle Aprobado por su Representante. Para Dios ha trabajado, cosechando copioso fruto; para eso quiere que nosotras sus Hijas vivamos en Dios y para Dios”. ¡Qué palabras mas hermosas no nos hubiera transmitido en el Proceso Diocesano sobre el P. Míguez, la que podemos considerar como el eco de su corazón y fiel colaboradora con él en íntima identificación de sentimientos y proyectos!.[Notas 15]

Día 11. – “Ha llegado nuestro muy amado P. Fundador, fuimos todas a esperarlo o verlo pasar a la puerta del Pinar y le obsequiamos con un pequeño refresco, que aceptó con mucho gusto. Venía acompañado del R.P. Rector, Elio Rodriguez; a las seis de la tarde vinieron nuestro P. y el P. Rector y pasamos un rato muy agradable en su santa y edificante conversación”.

Día16.— “Distribución de premios a las niñas aplicadas del Colegio y una sencilla veladita en honor y obsequio de Ntro. Rvdo. Padre. En la presidencia y bajo el hermoso dosel que se le preparó, acompañaban a nuestro Fundado los RR.PP. Escolapios, P. Rector Francisco Abia, Lope Piña, Don Laureano Rubio (confesor extraordinario) y numeroso público que aplaudían con entusiasmo a las inocentes niñas que trabajaron y cantaron con gran gusto y afinación. Nuestro cariñoso y bondadoso Padre les dio las gracias a todos y quedó muy satisfecho y contento con las niñas, que todas a porfía le manifestaban su inocente cariño y le aclamaban con repetidos y alegres vivas”.

Día 10 de agosto.—Nuestro amado P. Fundador, en recuerdo de hacer años de haber inaugurado nuestra Iglesia, ha estrenado una preciosa y magnífica alba y casulla pintada por las Religiosas, que ha llamado la atención…

Día 17.—Hemos empezado los Ejercicios y el día último nuestro amado Padre Fundador nos dio la bendición y nos concedió la indulgencia plenaria de los Santos Ejercicios, terminando con el Te Deum.

Día 28.—“Se ha celebrado el primer Capítulo General, siendo nombrada Superiora General nuestra muy amada Madre Sor Julia de Jesús; las Consejeras: Primera y Vicaria General, Sor Concepción de Jesús; Segunda y Secretaria Gen., Sor María de Jesús; tercera, Sor Natividad de Jesús, y cuarta, Sor Luisa de Jesús, y Procuradora, Sor Pastora de Jesús. Dio principio a las nueve de la mañana; reunida toda la Comunidad, nuestro anciano y amado Padre, como delegado del Sr. Arzobispo y Cardenal de Sevilla, invocó al Espíritu Santo, contestando el coro con un precioso Veni Creator Spiritus; al terminar éste, se retiró la Comunidad quedando en la Sacristía las ya nombradas religiosas.

A las once fue llamada otra vez la Comunidad a la Iglesia; leyendo el Acta del Consejo la Secretaria; nuestros corazones rebosaban de indecible alegría y en unánime regocijo dábamos gracias a Dios por tener otra vez por Madre a la que tan dignamente lleva ese hermoso y dulce nombre de Madre, pues todas, con oraciones y ofertas, pedimos al Señor se cumpliese ante todo su santa voluntad, pero que si nos convenía nos diera otra vez por Madre a la que verdaderamente era para todo el Instituto cariñosa y buena Madre. Después de prestar obediencia, como lo mandan nuestras Constituciones, nuestro amado Padre (que le veíamos llorar enternecido) entonó el Te Deum, contestando el coro con un solemne y hermoso Te Deum Laudamus… cantado por las Religiosas, finalizando este hermoso y deseado acto. Para celebrar esta deseada gracia del Cielo y Nuevo Consejo, pedimos y nos concedió nuestro amado Padre algunos días de recreo y merienda—cena que pedíamos a nuestra Madre y demás Superioras, quienes la concedieron buena y abundante. Sea todo para Gloria de Dios (como dice nuestro Padre) y bien del Instituto”.[Notas 16]

Septiembre. Día 3.— “Se ha marchado a Daimiel nuestro muy querido y amado Padre Fundador; él que nos ha dejado santos recuerdos por sus continuos y edificantes consejos y palabras, que siempre nos levantaban el corazón y el espíritu a mas santidad y perfección; Dios nos le conserve largos años. Pero sigamos algunas otras pequeñas incidencias que nos relata la cronista más o menos conexas con la intervención de nuestro Padre y sus actividades, contando ya ochenta y dos años.”

Noviembre. Día 6.-“Ha marchado para Getafe nuestra amada Superiora Local, Sor María de Jesús, acompañada de la Religiosa (novicia enferma) Sor María Luisa de Jesús. El principal objeto de este viaje es el de restablecerse nuestra Superiora de un ataque de ictericia que ha padecido, y la novicia, que la visite y reconozca nuestro amado Padre”.

Día 29.—“Ha llegado de Getafe (nuestro Colegio o residencia), ya restablecida, nuestra amada Superiora, Sor María de Jesús…”.

Año 1914. – “Ha llegado de Getafe, con toda felicidad, nuestra amada M. General después de dos meses de ausencia y de haber pasado la visita en todos nuestros Colegios, quedando muy satisfecha, tanto por el interés de las religiosas como por la aplicación y adelanto de las niñas… Han sido recibidas por todas las religiosas con gran alegría y entusiasmo debido a la solicitud y cariño de Buena Madre y el mucho amor que le profesan estas sus amadas hijas de Sanlúcar; su primera visita fue entrar en la Capilla (la que estaba toda iluminada y muy bien adornada) y dar gracias a Ntra. amantísima Madre por el bien espiritual y temporal de nuestro Instituto; se entonó al entrar en la Iglesia el Laudate Dominum, acto y canto que conmovió a muchas de las Religiosas; esto y más merece ésta tan buena y bondadosa Madre”.

Febrero 2.— “Después de la oración de la mañana fuimos llamadas por nuestra M. General (profesas y novicias) al salón de visitas y, después de la invocación del Espíritu Santo, nos dio nuestra buena Madre una breve pero fervorosa plática en la que nos exhortó con gran interés el fiel cumplimiento de nuestra Constituciones y Reglas, añadiendo que si así lo practicábamos nos aseguraba paz y felicidad en esta vida y después el premio de gozar por una eternidad de nuestro buen Jesús, entregándonos (al terminar), puesta de rodillas, una por una, el pequeño librito de nuestras santas Reglas, que recibimos de rodillas, besándolas y prometiendo a Dios cumplirlas con exactitud y esmero; acto que conmovió e hizo derramar lágrimas”.

Febrero 15. – “Para obsequiar a nuestro querido Padre se le formó un bonito ramillete de hermosos pensamientos de estas sus fieles hijas de Sanlúcar, que resultó según nuestros deseos; era todo en honra y alabanza de quién tanto y tanto merece por sus muchos sacrificios y trabajos para formar este nuestro queridísimo y honrado Instituto”.

Febrero 27.— “Hemos tenido la satisfacción de oír, leída por la Secretaria General, Sor María de Jesús, una Circular de nuestra R. Madre General, en la que nos da la alegre nueva de que su Santidad Pio X ha tenido a bien nombrar Cardenal Protector de nuestro amado Instituto al Emmo. y Rvmo. Cardenal Basilio Pompili, a petición de nuestro amado Padre Fundador, que el Señor nos lo conserve largos años, por lo que hemos dado mil gracias a Dios y a nuestra amantísima Madre por tantos favores y gracias con que continuamente nos está favoreciendo”.[Notas 17]

En estos años se fundan también los Colegios de Beas de Segura, donde recibieron ayudas y alientos de la Priora del Convento de Carmelitas Descalzas que hay en la población desde los primeros tiempos de la Reforma Carmelitana. Después de diversos titubeos, cuajó también el Colegio de Martos, que posteriormente ha tenido una vida floreciente y ha sido muy pródigo en vocaciones a la Institución. (1917).[Notas 18]

Nos interesa sobremanera fijar nuestra atención en la Fundación de Chile y Buenos Aires, por la trascendencia que supone para la expansión e importancia de una Congregación Religiosa pasar los mares rumbo al Nuevo Mundo y trasplantar allí su influencia benéfica. El Padre ya tuvo estos atisbos y varios años antes de tener feliz realización, escribía a M. Julia: “El Obispo de Camagüey (Cuba) pidió tres fundaciones a las Escolapias, que no aceptaron por falta de personal. Es carmelita. Puedes escribir al P. Fray Diego si te daba recomendación o las pidíese para vosotras”.

Pero la Fundación y Partida de las Religiosas de la Divina Pastora llegó por otros derroteros para establecerse en la América Hispana; idea que tanto había ilusionado al P. Fundador. En diciembre de 1922 emprendía viaje a España el Rvdo. P. Adolfo Echarte, Rector del Colegio “Hispano Americano” que los PP. Escolapios tiene en Santiago de Chile. Antes de partir, la Colonia Española le comisionó para que a su regreso trajera una Comunidad de Religiosas Españolas que se hiciera cargo de la Dirección del “Hogar Infantil Español”, sociedad benéfica fundada por las Damas Españolas de la capital de Chile. Una vez en España, el P. Echarte se dedicó a la búsqueda de Instituciones Religiosas que respondieran a sus proyectos. Por informe de los PP. Escolapios de Madrid tuvo ocasión de conocer la existencia del Pio Instituto de la Divina Pastora, Religiosas que en Getafe sostienen y dirigen un Establecimiento similar. Asimismo supo que en el histórico Colegio de los PP. Escolapios de Getafe residía el Rvdo. P. Faustino Míguez Fundador del citado Pío Instituto. Con estos antecedentes se dirigió a Getafe para tener una conferencia con el venerable Fundador, ya nonagenario y deseoso de que el Instituto por él fundado tuviera la mayor difusión posible.

En la entrevista, el P. Echarte le expuso sus proyectos; le manifestó que era una magnífica ocasión para que las Religiosas de la Divina Pastora se extendieran por el Nuevo Mundo, en donde habrían de encontrar mucho campo para sus actividades religioso-educacionales; y por último, le significó que en Chile serían muy bien recibidas y hallarían además muchas vocaciones religiosas para incrementar el Pio Instituto – augurio felizmente cumplido en esta fecha-, pues son varias las religiosas chilenas ingresadas en el Pio Instituto.

El venerable anciano, P. Míguez, escuchó y atendió con gran contentamiento las informaciones proporcionadas por el P. Echarte; aprobó sus proyectos y le significó que su mayor alegría sería el poder cerrar los ojos, viendo ya extendido por América el Pío Instituto de la Divina Pastora. Empero le agregó “Qué como él no se inmiscuía en el régimen interno del Instituto, era necesario que tratara este asunto de la Fundación de Santiago de Chile con la Rvma. M. Superiora General y su Consejo, que residía en Sanlúcar de Barrameda”.[Notas 19]

De la entrevista con el Rvdmo. P. Fundador salió el P. Echarte plenamente esperanzado y sin pérdida de tiempo se trasladó a la Casa Matriz del Instituto, sita en Sanlúcar de Barrameda, para conferenciar con la Rvdma. M. Superiora General, que lo era la M. Julia, “Religiosa de grandes dotes de Gobierno, don de gentes y una bondad ingénita con la cual se ganaba todas las voluntades”. Así se llegó a la firma del contrato el día 24 de abril de 1923. Arreglándose todos los trámites, seleccionando el personal y sus pasajes, emprendieron el viaje a América a primeros de Agosto acompañadas por el mismo P. Echarte en el vapor INFANTA ISABEL DE BORBÓN , las siguientes religiosas: M. Natividad Vázquez, Superiora de la nueva fundación; Aurora Rea, Amparo Rodríguez; Milagros Herreros; Guadalupe García y Pilar Córdoba.

Después de una feliz travesía, arribaron a Buenos Aíres el 21 de agosto del mismo año. Al despedirse el Siervo de Dios de la M. Rea, antes de su partida para Chile, le dijo con profunda emoción: “Adios hija mía, hasta el Cielo. Deja ahí en Chile el pabellón calasancio de la Congregación muy alto, muy alto, muy alto”.

Conexa con esta Fundación de Santiago de Chile se halla la de Buenos Aires. El P. Adolfo era amigo muy antiguo de una distinguida familia chilena, los Fernández de Santiago Concha, uno de cuyos vástagos ilustres fue la religiosa M. Josefa Fernández de Santiago Concha, Fundadora de las Casas de la Congregación del Buen Pastor en Chile, Argentina y Brasil (comúnmente en la vida religiosa se le llamaba la Madre “San Agustín”). Habidas en consideración estas relaciones tan íntimas entre el P. Echarte y tan distinguida familia, suplicó hospedaje para las seis Hijas de la Divina Pastora a la M. San Agustín en su Colegio de “Caballito Norte” a lo que accedió gustosa y placentera la buena Madre. Allí descansaron de su largo viaje las religiosas fundadoras y se prepararon para emprender la travesía de los Andes, en aquellos tiempos muy peligrosa y accidentada, como hemos oído narrar a algunas religiosas que tuvieron que hacerla en esas penosas condiciones. Son las Religiosas del Buen Pastor unas de las religiosas que tienen mas adentrada la práctica de la reina de las virtudes: la Caridad. Esto supuesto, inútil parecerá señalar la cariñosa hospitalidad, cortesía de trato, interés sumo y delicadezas exquisitas que tuvieron para las viajeras. ¡No en vano, como se ve, honraban al Divino Pastor en las Hijas de la Divina Pastora! Solo interesa señalar que la M. San Agustín fue para ellas una verdadera Madre, una saludable consejera y auténtica protectora. Hasta tal extremo llevó su cuidadosa solicitud, que puso sumo interés para que luego pudieran fundar en la Argentina, como se realizó a la vuelta de muy pocos meses.

En efecto, a mediados de diciembre de ese mismo año de 1923, M. Natividad y el P. Echarte recibieron cartas de la “M. San Agustín” indicándoles que el Asilo de la Virgen de los Desamparados de Buenos Aires necesitaba Religiosas para la Dirección del Establecimiento y que era muy urgente la contestación de Aceptación, puesto que se hallaba acéfalo por diversas causas y motivos. Ante una petición de esa naturaleza había que contestar afirmativamente, aunque sólo hubiera sido por corresponder a tantas delicadezas como se tomaba la “M. San Agustín” por la propagación de nuestro Instituto. Pero… se hallaba muy lejos del Consejo General del Pio Instituto para solicitar la autorización con la urgencia requerida; por otra parte, restaban elementos a la reciente Fundación de Santiago de Chile, cuyo contrato en una de sus cláusulas exigía seis religiosas para regentar el “Hogar Infantil Español” . En esta emergencia se consultó por cable a la M. General del Instituto obteniendo una contestación afirmativa y carta blanca para actuar según lo exigieran las circunstancias y la prudencia. Hay que tener en cuenta que en este tiempo se hallaba la Institución en la crisis que siguió a la muerte de M. Julia, acaecida a finales de noviembre. El P. Echarte se encargó de obtener del Directorio de las Damas Españolas el permiso necesario, para que durante dos o tres meses se redujera el personal a cuatro religiosas mientras llegaban de España las sustitutas. Realizadas estas diligencias y obtenida la aquiesciencia general partieron para Buenos Aires las MM. Natividad Vázquez y Amparo Rodriguez y quedó de Superiora en Santiago de Chile la Rvda. M. Aurora Rea, que permaneció hasta 1934, en cuyo año vino a Buenos Aires para hacerse cargo de la Dirección del Colegio Justa Mayor Silvia de Lobería.

Ahora sí que pudo entonar el P. Fundador, al contemplar la expansión de su Obra por tierras americanas, el “Nunc Dimitis”del cántico de Simeón. Había el Padre consumado su Obra en la tierra y sólo le faltaba la última purificación para acudir a la llamada del Padre y recibir la corona de Gloria del siervo bueno y fiel.

Notas

  1. Sobre el Colegio de Aspe escribe en una carta del 23-4-1914:”También sabía lo de Aspe, porque me había pedido medicina para la olla o ahogo (debe referirse a que habían solicitado ayudas pecuniarias para sobrevivir) y que las niñas no asistían. Tengo y siempre he tenido para mí que esa Casa debe desaparecer o levantarla tan pronto se proporcione otra fundación de más porvenir”. Y en otra anterior prevé su final con estas premoniciones que además apuntan a que la superiora busca otras influencias… extrañas a su Congregación. “hace tiempo que la barquilla zozobra por falta de lastre y preveo que la tragarán pronto las olas. Busca patrón extraño y se empeña en navehgar contra viento y marea; ¿qué puede esperar mas que el naufragio? (II.1914).
  2. Las primeras religiosas que vinieron a establecerse en Getafe con Madre Natividad para formar la primitiva residencia y laboratorio, recibieron albergue durante tres meses en el domicilio de D. Enrique Fuentes y Dª Ricarda Ruiz, calle de las Cuestas, núm 6. En 1907 se inauguró la capilla. Leemos en el cuaderno de crónicas: salieron para Getafe nuestra Rvda M. General y M. Ma Concepción y Sor Purificación para la inauguración de la Iglesia de la residencia de dicha población. 1 de febrero.
  3. También hubo conatos e intentos de fundación, que por diversas causas no cuajaron en Cieza, Ayamonte, La Carlina, Guadadalcanal y hasta en Camagüey (Cuba) y Arcos de la Frontera (Cádiz). Hay que tener en cuenta la depreciación de la moneda para apreciar las contribuciones pecuniarias del P. Fundador. El jornal de un obrero manual no pasaba de dos pesetas y el estipendio de una misa 1.25 pesetas en aquellos tiempos.
  4. Entre su epistolario se encuentra una Expansión de nuestro Padre, que no dirige a nadie, pero se refiere a estas angustias y defectos que le producen la marcha de su Instituto y se desahoga con un interlocutor invisible, alguien que pueda comprenderle. Sin duda empiezan a surgir opiniones, partidismos que le inquietan sobre el porvenir de su amada Obra. No queremos privar al lector de su conocimiento porque quizá nos expliquen algunas determinaciones que luego se vió precisado a tomar: “A quien importe. Solo a ruegos de influencias que mucho os favorecen y no puedo desairar por lo obligado que me tienen, faltoa uno de los propósitos conque salí de esa el 6 de agosto prñoximo pasado con un decaimiento de ánimo rayano en el arrepentimiento de cuato por esa había hecho y solo con la esperanza de que me lo pagará El que a mi ver me lo impuso. ¡Con cuantas amarguras pasé aquellos días en turbio y las noches en claro, temiendo fuese yo la causa de aquellas miserias tan impropias de semejantes personas! ¡cómo así se disfraza la realidad y acrimina a inocentes lo que desde el primer día se presentó a mis ojos! Seguro se figuran quew a fuer de viejo choco miro y no veo, oigo y no entiendo y porque callo, apruebo, y salvo lo inmodestia, vi, comprendí, reprobé y callé, mientras no tiver la seguridad de que estaba en lo cierto. Viendo, empero, que sembraría entere piedras y lo qie por mi interior pasaba, resolví pponer tierra por medio, para no sucumbir en pocos días a consecuencia de la zapa tan solapadamente dirigida. Hace 29 años que vengopidiendo al Señor: “ que si este Instituto no ha de ser siempre para gloria de Dios; bien y salvación de las almas; propias y ajenas; lo disipe como humo en el aire sin dejar siquiera rastro ni memoria, y que si mi inutilidad y mal ejemplo es óbice a la consecución de aquel, que disponga de mí cuanto antes. Solo Dios sabe cuanto me costó este Instituto, lo que por él sufrí, y lo dispuesto que todavía estoy a dar por él mi vida, para que jamás en él se ofenda a Dios por ningún concepto; pero si no ha de ser como debe, si en él no ha de reinar siempre una abnegación absoluta, una unión perfecta, una paz inalterable; si ha de introducirse en él un espíritu malévolo, algún carácter subversivo, algún duende cozañoso; si no han de observarse exactamente sus Constituciones, cumplirse a la perfección sus votos, aspirar sus miembros a la virtud y snatidad a la que están obligadas… con todo mi corazón y toda mi alma pido al Señor de al traste con este Instituto por cualquiera de los infinitos medios que puede emplear, antes que lo hagan sus individuos por su inobservancia y falta de caridad. Que Dios bendiga a las que están resueltas a portarse como fieles esposas de su santísimo Hijo e hijas de la divina Pastora y abra los ojos del alma a las que marchan a la ventura sin precaverse de precipios que bordean su camino. Amén. (Noviembre, 16, de 1916 ).
  5. En ella expone : “Para que Ud. sepa lo que se debe hacer para pedir y obtener la aprobación apostólica de la Congregación, el 4 de noviembre pediré a la Congregacin de OO., y RR., un ejemplar de las normas publicadas expresamente para ello… Advierto que si las Reglas impresas de esta Congregación no están conformes a las Normas, es inútil que las presenten. Modifíquenlas antes y eliminen lo que no quepa dentro de dicha norma. Hagan 12 copias a máquina de escribir u otro procedimiento de reproducción y presentándolas serán fácilmente aprobadas en Roma”.
  6. Así podemos podemos copiar de la Crónica del Colegio; Junio 17 llegaron a Monforte para dar principio a las obras del colegio la M. Natividad con las RR. Sor Inmaculada, Presentación e Isabel. Día 10 de agosto llegó Sor Margarita Artime, con Victoria de Jesús y el el 10 de Septiembre la Rvda. M. General Sor Julia de Jesús, con tres religiosas; el 12 de sepiembre fue nombrada Superiora de dicho colegio Sor Margarita de Jesús y el 6 de octubre se abieron las clases a las que asistieron únicamente 10 niñas.
  7. Como nota original que he oido relatar personalmente al Hermano Indalecio Baña, relativa a nuestro P. Faustino: “expone que al segundo día estando en el presbiterio y al empezar el orador a hacer el panegírico del Fundador, se levantó delante de todos y se ausentó silenciosamente”. ¡ tan alérgico se sentía a los elogios que ni siquiera el respeto a una concurrencia tan selecta y al lugar santo le detuvo pacificamente en su asiento, hasta terminar el acto!
  8. Por corresponder a la actuación del Siervo de Dios en este periodo del generalato de M. Julia Requena, algunas determinaciones importantes queremos aquí dejar constancia de ellas. Tomamos estos datos del libro de secretaría del colegio de Getafe (Libro 3° ., 1960-1920). Día 7 de octubre de 1899- se nombra secretario al diácono Eusebio Gómez Miguel de la S. C. (fue admirador entusiasta del P. Míguez y se confesó con él durante 8 años). Mayo 1901- Reunida la comunidad para tratar de comprar las eras conlindantes con la huerta, se autorizó al P. Martínez para hacerlo a nombre suyo y todos lo aprobaron (Hay motivos racionales y alguna insinuación del P. Míguez para creer que lo hizo a nombre y sugerencia de éste). Agosto 1901.- En el mes de Mayo del presente año se compró a la Duqusa de Noblejas una finca contigua a la Huerta del Colegio con un donativo de 2.136 pesetas que para este objeto entregó a la Comunidad el R.P. Faustino Míguez . (folio 73). Octubre 24, 1904.- se reunió la comunidad y aceptó la donación hecha por una persona devota (P: Míguez) de dos tierras contiguas a la huerta del colegio para que este las tenga en usufructo, mientras dure la comundad sin ningún género de cargas. Año 1913.- según las indicaciones venidas de Roma para subsanar las actuaciones del P. Míguez respecto a las fincas adquiridas y los secretos y propiedad de los específicos que había inventado, toma las siguientes determinaciones: mediante escritura correspondiente transfiere al colegio d los Padres Escolapios de Getafe las fincas que había comprado anteriormente y cedido en usufructo. Existe esta copia en el archivo del colegio de Getafe, ante D. Luis Martín y Bosch, notario de Valdemoro, que dice: “copia de la escritura correspondiente a la compra-venta de dos fincas en 450pesetas (valor convenido) por D. Faustino Míguez, en favor de la comunidad del colegio de Escuelas Píasde Getafe. 3 de abril de 1913. Y en una carta del P.adre a M. Julia del 11-8-1914 le anuncia: “el día 11 del corriente firmé la escritura de Cesión del Secreto y propiedad de los Específicos a vuestro favor. Ya nada más puedo hacer por vosotras. Que me encomendéis mucho a Dios y a su Sma madre”. 3 de abril de 1913. Otra escritura de compra venta de tres fincas en 2.400 pesetas (valor convenido) por don Faustino Míguez González a favor del colegio de las Escuelas Pías. Abogado y notario ,D. Luis Martín Bosch. Firman además, del Padre, D. Juan Quintero Pérez y don Diego Gallego Ávila médico y farmacéutico de Getafe. En otra carpeta (16-II-1914) hallamos: “el 11 del corriente, día de la aparición de Ntra Sra de Lourdes, firmamos la escritura de cesión y saldo, etc, etc. Con ambas eché la llave a mi obra. Ahora Nunc Dimitis”.
  9. Queremos advertir que el P. Míguez fue a su tierra en contadísimas ocasiones, tanto es así que desde su estancia en Celanova en 1868 es muy posible que no hubiera vuelto a visitar su casa y sus familiares. He aquí unas palabras esclarecedoras sobre nuestro padre, que por no constar ahora en el summarium, publicado en Roma, no han visto la luz pública, pero si hay constancia de ellas en el proceso diocesano de Madrid enviadas desde Oviedo por el P. Marcelino Rodríguez : “Por lo que hace a su desprendimiento de la Casa Paterna, hablando yo con un sacerdote anciano hermano suyo, deduje que o rarísimas veces o casi nunca había vuelto a visitar a los suyos, después de Religioso. Salvo acaso el tiempo que vivió de Comunidad en Celanova, a cuya villa estaba bastante próximo su pueblo natal”. (Proceso Dioc., Matrit., pág. 435.)
  10. Téngase presente que por hacer de Secretaria de la Rvda M. Julia y hallarse esta enferma, le acompañaba con frecuencia en sus viajes la Rvda M. Margarita Artime, a la sazón Superiora de Monforte.
  11. Con gran alegría espiritual hemos transcrito estos hermosos elogios de una pluma anónima elogios a la Rvdma. M. Julia Requena, que sinificó para el P. Míguez la plasmación mas auténtica de su pensamiento en la realización del Instituto.
  12. Tanscribimos con mucho gusto esta carta del P. Fundador a una de sus hijas predilectas, que el Señor llevó para adornar sus jardines celestiales. Se trata de Laura de Francisco, dirigida del P. y de las primeras que entregaron su joven vida en la nueva Congregación. “Mi muy amada hija en Cristo: he recibido las tuyas, en todo conforme con lo que Dios disponga, ya eres y solo a El perteneces, y como te quiere más que todas las madres a sus hijos, te prueba y purifica para que desaparezca aún la menor mancha de tu alma. ¡ Bendito sea! ¡cúmplase en todo su Santísima voluntad. “No quiero dejes el hábito, queridísima hija, y si el Señor dispone llevarte, quiero que hagas tus votos condicionales o temporales, si vives para no faltar a lo que manda la Iglesia, y Perpetuos si te vas con tu amantísimo Esposo. En este caso pide mucho por mí, y que me de una perfecta contrición de mis pecados, para que en su reino pueda verte y gozar de su gloria. Pídele también mucho por la Congregación, si ha de ser para honra y gloria suya y bien de las almas; si no, que la disipe como humo en el aire. “Te bendigo en su Stmo. Nombre mil y mil millones de veces cada díay a cada instante. Todo en Dios y en los brazos de tu Stmo. Esposo y de tu Stma madre, que saben mejor que nosotros lo que nos conviene. “Adios, hija de mi alma, pide por mi,P.F”. Parece ser que estas dos almas fueron las primeras de la Institución de las que se tiene noticia oficial. De otra religiosa muerta en la fundación de Villamartín no hay constancia más que esporádica en una referencia de las memorias de M. ängeles, sin consignar nombre, enfermedad y otras particularidades.
  13. “Te adjunto esta carta del P. Enrique Torres para que cuando y como quieras des esta noticia a todas las casas. Aquñi no saben ni sabran nada hasta que lo digas. No quiero que lo sepan más que por el conducto ordinario… me dicen que las vaya poniendo en casrellano. No tenía que hacer y por eso viene ahora con ese trabajito sobre el Viejo”(19 de diciembre de 1.910). “Al P. Enrique y al Rvdo P. Procurador General José Calasanz Homs acabo de escribirles dándoles las gracias” (son los qe habían intervenido más directamente en la obtención del Decreto).
  14. Esta es la segunda Profesión de votos perpetuos que hay en la congregación, por la que quedaron adscritas estas religiosas tan relevantes a su amada Congregación de una manera indisoluble. Junto con las tres de la primera profesión , formaron para siempre el fundamento estable de la Congregación hasta su consolidación definitiva.
  15. Como muestra de los sentimientos de la Rvda. M. Julia Requena respecto al Rvdo P. Fundador, podemos fijarnos en estas breves líneas de un billetito: “por mi tosca pluma, hijas de mi alma, suplicando entonéis un solemne Te Deum en acción de gracias y roguéis por nuestro dignísimo P. Fundador, que después de Dios es nuestro Todo”. (Carta Monovar, 25 de diciembre 1910).
  16. Este fue el primer Capítulo General de las Hijas de la Divina Pastora precidido por el P. Fundador, comisionado por el Sr. Arzobispo. En el Archivo del Arzobispado (carpeta 2ª Hijas de la Divina Pastora) se conserva el informe que mandó el Siervo de Dios sobre el desenvolvimiento del Capítulo y de la Congregación que iba contando entre sus miembros con pilares sólidos donde fundamentarse.
  17. “Adjunto documento nombrando S.S. al Emmo. Card. Basilio Pompili, protector de nuestro Instituto. Es el mismo que el de la Escuela Pía y Vicario de su Santidad”. (Carta del 16 de febrero de 1914). El segundo Card. Protector del Instituto fue el Card. Primado Don Pedro Segura y Saenz; el tercero, el Card. Cayetano Cicognan, Nuncio que había sido en España, y el cuarto y último puesto que se ha extinguido esa función, el Card. Arcadio Laraona, discípulo de las Escuelas Pías de Estella y muy adicto y agradecido a nuestra Orden. Es interesante el conocimiento del borrador con la comunicación del P. Homs al P. Fundador. Helo aquí: “Carísimo P. Fundador adjunto le envío la comunicación de la Secretaría de Estado de S.S. Pio X, por la que se hac saber a Sor Julia de Jesús, Superiora General del Instituto Hijas de la Divina Pastora”, que queda nombrado Protector de su Instituto el Card. Vicario B. Pompili. “Como V.R. ve es un precioso documento que merece ser conservado aún considerándolo caligráficamente. He pagado 2,5 liras como propina al empleado que me lo ha traído; quedan a favor de las Religiosas 10.5. Toca ahora a esas buenas Religiosas escribir al Emmo. Sr. Cardenal dándole las gracias por haber aceptado su propuesta y después felicitarle todos los años en el dia de S. Basilio y en el día de Navidad. Después habrán de establecer en sus Reglas los sufragios que hayan de decir por el Cardenal Protector difunto”. (Archivo de San Panteleón. Regesta et Negotia) (Cuaderno Cast. Vice-procurationis Hispaniae. Reg. Gen. A. 63)
  18. También se establecieron en Belalcázar (Córdoba, pero por ser una población de poca importancia, lo mismo que la anterior, últimamente, al exigir el Estado título a las Religiosas para poder ejercer la enseñanza, ha muerto por consunción (1969).
  19. El P. Adolfo Echarte fue para las primeras Religiosas desplazadas a Chile un verdadero Padre; al morir el Siervo de Dios, le comunicaron la noticia para que él se las transmitiera a las Religiosas. El P. complió su cometido y envió a las Religiosas un telegrama y una carta con estas palabras de su puño y letra: “Ha muerto vuestro Padre y nuestro Hermano. Os doy y me doy el más sentido pésame. Quiera Dios que reconozcan después de muerto lo que no quisieron reconocer en vida. Para acrecentar su corona, le faltaba, como a S. Alfonso Mª de Ligorio: “la ingratitud de los suyos”. (Cf. Testimonio de M. Aurora Rea. Summarium Proc. Ord. Matriten, página 173).