EP013

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 13 (AG 13)

Getafe, 11 de noviembre de 1888

M. Ángeles González León

Sanlúcar de Barrameda

1º Ya creía estarían puestas las colgaduras. Prefiero la colgadura al pescante; porque sería preciso estarlo variando y echando a perder la pared cada vez que hubiese que mover la cama. Que pongan lo mejor; lo mismo la tela, lo barato dura poco y sale más caro.

2º Apruebo lo de la distribución del tiempo y quiero se ponga en práctica por de pronto todo lo que se pueda, y, desde el día de la Purísima, el Oficio de la Virgen por partes, a ver si se puede.

3 º En casos y días como el de la Comunión no hay inconveniente que entre Dª Trini y alguna otra si hace falta para arreglar lo necesario.

4 º También irá D. Juan y Sra. de Argüeso y debéis enseñarles toda la casa, que bien sabéis son como patronos y dueños.

5 º Está bien lo de la Caja; pero Ceferina debe llevar un cuadernito, donde asienta lo que entra y sale del Arca y los días.

Se llama Libro de Caja.

Caja. Debe lo que entra en ella.

Íd. Acredita lo que sale de ella.

Y al fin de mes hacer también el balance poniendo el resultado o lo que queda.

6 º La Hª Ana que tenga cuidado con esos caprichos y desobediencias que no siempre está el horno para bollos y tal vez se echen a perder algún día.

7 º Cuidadito con otra comparación tan disparatada como la que pusiste entre Dios y... tienes que besar tres veces el suelo y pedir a Dios perdón de todas veras, para que te perdone y te acuerdes, y después tres Padrenuestros... blasfema...

8 º A Joaquina le das Pulsatila unos días antes y, si aun así se resiente, Camomila. Si no se le presenta: Un conocimiento de pez negra: Una onza en tres cuartillos de agua y que hierva hasta reducirse a dos cuartillos se deja enfriar se cuela y toma un pocillo en ayunas y otro antes de comer. En cuanto se le presente que lo suspenda.

9 º No andéis con muchas peticiones de confesores: iros arreglando como podáis. Cuanto menos ruido y bulto, mejor. Cuando no esté don Miguel o el Sr. Vicario, el P. Pols. y Santas Pascuas.

10 º A lo que D. Miguel indicó a Dª Trini, ya contesté y supongo lo habréis leído. Que digan de mí todo lo que quieran, con tal que nada sea cierto; más me favorecen las que así tratan de despellejarme que los que me adulan; ¡Dios les perdone a todos y a mí y los colme de tantos bienes como para mí le pido!

11º Recibí los Reglamentos. ¿Le mandaste uno al P. Rector de los Escolapios de Sevilla? Te lo dije y no sé si me lo has hecho.

12º Para ser más feo que yo el del ensueño debía ser el demonio; pero cuando aún estás ahí, no debió ser de veras. No te acuestes nunca del lado izquierdo y no tendrás eso.

Las planas

De esta vez la peor es la del número 1, relativamente. En las otras hay algún adelanto que deseo siga.

Clase Nocturna

¿Cuántas niñas asisten? Si son muy pocas, no será cosa de tener la puerta abierta. ¿Dónde tienen la clase? Mucho cuidadito con quien se deja entrar. Estoy fastidiado de tanto escribir.

¿Me procuráis en todo ser tan santas como yo deseo y me habéis prometido? ¡Que lo prometido es deuda!

Os bendice en Jesucristo vuestro Abuelo.

Abuela, ¿por qué no haces las mayúsculas de los sobres como en la plana? ¡Si vieras que mal sientan las mayúsculas inglesas en la letra española!

A las Niñas:

Les darás expresiones de mi parte y que no se me olviden de los consejos que les di si quieren que aún les dé más por mucho que tenga que hacer. Que quiero salga de ahí un rosario de a quince dieces de santas; pero muy santas. Que ni ellas podrán alcanzar mayor dicha, ni yo mayor satisfacción, ni el Colegio mejor fruto, ni sus familias mejor honra. Que no tienen excusa alguna desde la primera hasta la última, ni por las disposiciones que Dios les ha dado, ni por los medios que les facilita para adelantar continuamente en todas las virtudes y ser modelos de jóvenes perfectas y bien educadas. Que más que la hermosura exterior que es vana, engañosa y putrescible, procuren perfeccionar lo que es in finitamente más hermoso: la belleza de un candor angelical, de una sublime nobleza de sentimientos, de una inmaculada pureza de corazón, de una inocencia tal que atraiga sobre todas las dulcísimas miradas del amantísimo Jesús y los embriague en las inefables complacencias de su ternísimo Corazón, como se lo pide y desea para todas su Abuelo que las bendice con toda su alma.