EP019

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 19 (AG 19)

Getafe 6 de diciembre de 1.888

M. Ángeles González León

Sanlúcar de Barrameda

¡Dios sea bendito!

Mis muy amadas hijas en J.C.: Que la gracia de Dios sea con vosotras y os confirme en esos buenos propósitos.

Contad siempre con los divinos auxilios que no han de faltaros, si pusierais de vuestra parte cuanto podáis y, no dudéis, que si después de esto, desearais hacer cuanto Dios se merece, y todo a honra y gloria suya, vuestra recompensa no guardará proporción alguna con cuanto hiciereis. Dios os pagará como quien es, procurando ser vosotras como debéis ser. Animo, pues, y adelante; que como cumpláis lo que prometéis, de esta vida miserable, volaréis dichosas a la gloria eterna, que os desea vuestro Abuelo que os bendice.

Nº 1

Hiciste bien en suprimir las clases nocturnas y en las demás providencias respecto a las gratuitas.

Tienes permiso para las botas de paño y para cuanto necesitéis, así tú, como las demás, para cuanto fuese necesario a la conservación de la salud, etc., que no quiero falte a ninguna lo preciso. No quiero se me busquen las enfermedades. Si vienen, Dios sea bendito, sufrirlas con mucha paciencia y dando gracias al mismo.

Lo de los premios, déjalo por ahora, hasta que haya oportunidad; que en todas partes cuecen habas y también aquí, en la Administración de Correos, creo hay calderos. ¿Recuerdas aquella carta en que iban las de las niñas? Pues se sospecha que en aquella llevaron el petardo, abriéndola y creyendo encontrar el oro y el moro de billetes y por contera...

Quisiera dijesen a Dª Trinidad que cueza dos onzas de pez negra en tres cuartillos de agua hasta que se reduzca a dos, lo cuele, deje enfriar y tome un pocillo en ayuna y otro a las cuatro de la tarde o después. La pez negra se vende en la droguería o Almacén de Matos.

Aquí estamos con la novena, que me gusta mucho y el 8 la gran fiesta, como Patrona.

Pedid mucho a Dios por mí que lo necesito mucho para que me ilumine, que falta mucho.

Sí que pasé buen día, aunque no lo hizo, en casa de Dª Paula.

Para Pascuas, si Dios quiere, pienso hacerles otra visita y murmurar un poco de vosotras.

Tengo mucho que hacer. Una bendición muy grande de vuestro Abuelo.