EP027

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 27 (AG 28)

Getafe 1 de enero de 1.889

M. Ángeles González León

Sanlúcar de Barrameda

V.S.E.N.C.J.M. y J.

¡Bien por mi queridísima hija en el Sacratísimo. C. de Jesús!: Nada temas con tan buen Conductor, que es el Camino, la Luz, la Verdad y la Vida... Bien... Adelante... Cuanto es mayor tu miseria más brillará su poder. Bien oraste. Ten presente que todo te viene de tu amantísimo Esposo y que todo debe humillarte más, porque no acabas de ser como él te quiere: más pura que los Ángeles, más abrasada en su amor que los mismos Serafines, tan humilde, como Hija de la Divina Pastora.

A tus preguntas: 1 ª "Que no eres dechado de virtudes". Para eso te puso el Señor ahí, para obligarte por deber a lo que no hacías por gratitud; no pide imposibles; te puso, luego puedes y debes ser dechado. ¿No eran de carne Santa Clara, Santa Escolástica, Santa Teresa y miles de otras? Tan pronto como puedas vete al oratorio a dar gracias al Señor que así elige al fango para reflejarse en él.

A la 2 ª "Sobre Maestra de Novicias y Directora de internas", digo y le mandaré su nombramiento de Maestra a, si tú no puedes serlo, Ceferina... y de Directora, en el mismo supuesto, a Antonia; pero con la condición de que me estés sobre todo, mientras no haya otro personal. Esto, si te parece bien; si no, varía y avisa.

Las Reglas se escriben para siempre prescindiendo casos excepcionales; cumplir lo mejor que se pueda y avisar todavía sobre lo que deba modificarse. Ya os lo digo en la que habrás recibido posteriormente.

A la 3 ª "De las hermanas examinadas..." Encabeza el libro por las examinadas con especificación de asignaturas y notas correspondientes. La de más disposición que estudie las asignaturas que, buenamente te parezca que puede, de los grupos de tu clase la otra, de los de la otra. Los días que tú no puedas tomarles la lección, que la den una con otra, que el día del examen saldrá todo. Que estudien orando, o por Dios y aprenderán más de lo que pueden imaginarse. Ceferina que estudie también lo que pueda.

A la 4 ª "De las pretendientas." Hiciste bien en desechar la 1 ª También en lo que añadiste sobre la 2 ª Ya admitida con esas condiciones y para llegar la 3ª; las mismas Reglas dicen a renglón seguido lo bastante que podrán dispensarse. Pero, ¿y la francesa?, ¿y la de Cabra?

A la 5 ª "Sobre copiar las Reglas." Ya te digo lo bastante en mi carta anterior. Vas a tener que escribirlas dos veces, cuando menos y es larga la tarea. Haced, pues, lo que queráis. ¿Te puedes quejar hoy? A tu conciencia...

1 ª Hay cosas que no pueden consignarse en las Reglas. La prudencia de la Superiora determinará cuándo podrá concederse alguna moderada expansión; por ejemplo: los primeros días de Pascuas, los días de primera clase, los días de alguna religiosa, los de entrada, toma de hábito y profesión de íd. Los primeros que siguen a los exámenes y, si queréis los de vuestro Director.

2 ª Las Aspirantes empezarán a tener Capítulo aparte al mes de haber entrado. Comen desde el primer día de entrada en la Comunidad y oyen la misma lectura y la que tengan aparte, que no bajará de media hora al día, en dos veces. Si las Aspirantes fueran de mucho espíritu, pasado el mes de haber entrado y después de haber dicho vosotras vuestras faltas solitas en el oratorio, podrán entrar ellas a oír la plática o reflexión que Dios te inspire. En este caso, tendrán su Capítulo aparte en otro día, por ejemplo, el miércoles. Al entrar que digan alguna falta... y la plática enseguida, en general o sobre lo que más convenga.

3 ª Bien concedido el permiso que has dado a las Hermanas, que las pobrecitas de mi alma lo necesitan, para tomar aliento. Abrázamelas todas en mi nombre, como yo os abrazo y beso a todas en el Sacratísimo Corazón de Jesús y a ti que lo haga Concha por mí, que Ceferina podría estrujarte y no quiero te hagan más daño del que os desea a todas, todas vuestro Abuelo que quiere ver de un día para otro mayor santidad y que todas tiréis de este pobre Viejo, para que también suba con vosotras a cantar las eternas alabanzas del Cordero inmaculado y que procuréis llevar igualmente a todas las almas que podáis. Os bendice con todo su corazón, con toda su alma y con toda su voluntad y con todo el deseo que puede tenerse de vuestra dicha,

El Abuelo

Hasta las dos he tenido el cuarto lleno de PP. y HH. que me han estado felicitando, cual ningún año en Sanlúcar. Todos, todos. En todas partes está Dios. ¡Bendito sea! Y aun aquí he tenido siete cajas de botellas de muy señor mío.