EP030

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 30 (AG 31)

Getafe 10 de enero de 1.889

M. Ángeles González León

Sanlúcar de Barrameda

A todas las que padezcan de la difteria dales gárgaras frecuentes, aunque sean de cuarto en cuarto de hora, de alumbre calcinado, dos onzas por cuartillo de agua hirviendo para que se disuelva: se deja enfriar y se hacen las gárgaras. Si acuden con tiempo, basta. Así se curó Mercedes Ridruejo que la tuvo y fuerte. También se les puede dar pulverizaciones de azufre que son muy buenas. Sirven de preservativo.

A Dª Francisca, empieza por darle Tártaro emético, cinco glóbulos, y a las tres horas tres glóbulos de Pulsatila; dejándole preparados seis glóbulos de ésta, pulsatila, en cuatro cucharadas de agua para que los tome de dos en dos horas. Si a pesar de esto no se mejorase, le darás dos tomas de Spongia por la mañana y otras dos de Lachesis por la tarde, hasta que desaparezca el catarro y entonces le darás Sulphur por tres días, y muchas expresiones.

A D. Jerónimo, dos tomas también de Spongia por la mañana y dos de Lachesis por la tarde, concluyendo por el Sulphur, tres tomas en diferentes días. Si con las dos primeras no experimenta alivio, dale Bryonia por la mañana y tarde, de dos en dos horas.

Apruebo que las niñas tengan el distintivo de la medalla. Creo que en el artículo 14 de la Práctica en la clase especifiqué la manera de distribuir los vales: por 20 seguidos de asistencia y cumplimiento a todas las obligaciones de clase, se les da uno de 25, recogiéndolos aquellos 20. Y por ocho de a 25, un premio o Carta de Mérito, como los que mandé para los exámenes, recogiéndoles también aquellos ocho que, lo mismo que los 20 anteriores, pueden servir para dárselos otras veces.

Si no hablo en castellano será porque soy gallego y no porque no esté en Castilla la Nueva.

Los vales están bien, y cuenta que no se da ninguno el día que falten, por llegar tarde (media hora después de las 10), por no saberse alguna lección o no darla antes de salir de clase, por no hacer sus labores o por faltar en algo a una conducta intachable. La que los quiera, que los gane corno debe y no por condescendencia de ningún género; ese día perderían todo su valor.

A Ceferina dale tres glóbulos de Ácido fosfórico una vez por la mañana. Tienes el permiso de visitar a los enfermos.

Mucho se retrasa la entrada de las pretendientas; ¿si será filfa? ¿Y qué sabes de la inglesa? ¿Qué era eso de la francesa?

Os bendice el Abuelo

Los vales de 25 pudieran ser de colores diferentes según la clase. Guárdame los 2.000 hasta que te avise.

Bendigo a mis queridísimas Niñas, las discípulas de la Divina Pastora, al emprender su nuevo curso, y les deseo grandísimos progresos o adelantos: 1.º, y principalísimamente, y ante todas las cosas del mundo, en la virtud; porque todas tienen obligación de ser santas y todas pueden serlo, gracias a Dios, ya por los buenos sentimientos y prendas que el Señor les ha dado para eso y sólo para eso, ya por los medios que les facilita con esa educación religiosa que nunca sabrán estimar en todo lo que vale, ni podrán agradecer bastante al Señor, si no llegasen a ser tan buenas, como yo las quiero, tan santas como el Señor les manda; y 2º en los estudios y labores que les corresponden en este curso, haciéndolos sólo por Dios y por su honor y gloria y satisfacción de sus facultades y de sus mismas Profesoras; que de este modo agradarán mucho a Dios, adelantarán muchísimo más y lo convertirán todo en bien de sus almas. Si, hijas mías, sí. Si todo lo hicieseis por Dios, sólo por su amor, y en su presencia, y en nada faltareis en vuestras casas a la obediencia y a ninguno de otros deberes; creedme que estaréis en una oración continua, siempre hablando con Dios y Dios inclinándose siempre a vosotras; siempre mirándose en Dios y Dios mirándose y complaciéndose siempre en vosotras; viviréis como unas bienaventuradas y lo seréis desde ahora y por toda la eternidad.

Esto desea y espera de vosotras todas, todas, sin exceptuar una siquiera, y esto pide todos los días una y muchas veces para sí y para todas vosotras el que más os quiere en el mundo, pero buenas, muy buenas, buenísimas; aplicadas, más aplicadas, aplicadísimas; santas, muy santas, santísimas.

Esto espera de todas vosotras el que por lo mismo que tanto os quiere pide que en todas partes; en clase lo mismo que fuera; en la calle, lo mismo que en vuestras casas; solas, lo mismo que acompañadas; de día, lo mismo que de noche... consideréis que os está viendo el Ángel de vuestra guarda y el mismo Dios que os manda os portéis siempre y en todos tiempos y lugares como verdaderas hijas y discípulas de la Divina Pastora.

No os olvidéis, hijas mías, que os consagrasteis todas a los Sacratísimos Corazones de Jesús y de María y que, por tanto, le pertenecéis por completo desde ahora para siempre. En ellos os ama, os abraza, os besa y bendice el que todos los días renueva en su nombre y en el nuestro esa Consagración.

Sed fieles a ella y seréis felices como os lo deseo y pido al Señor que os bendiga.

A todas las sobresalientes mi enhorabuena y las gracias de mi parte; a las otras que procuren serlo para Junio. Expresiones a sus familias todas.