EP043

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 43 (AG 44)

Getafe 21 de febrero de 1.889

M. Ángeles González León

Sanlúcar de Barrameda

No la rompas por ahora, si quieres.

Jesús r. e. n. c. y n. a. e. s. s. a. Respondí a la carta de las niñas: «Por mí, como se pide.» Y como en la carta sólo se hacía referencia a lo pasado, como pudiste verlo, no cabe duda que no deba regir para lo futuro. Respecto a lo de Pepita, creo indiqué lo bastante, que no haciendo falta ahí y haciéndole mucho a ella el trabajar para sí, ambas obrasteis bien: ella exponiendo su situación tristísima y tú contestando, como lo hiciste. Dile al que te combate: «Siempre te he aborrecido; pero ahora te detesto, espíritu inmundo por el asco que me das; te renuncio para siempre con todas tus inmundicias y me consagro para siempre y en cuerpo y en alma a J. C.» « Cuanto más me persigas, más te he de perseguir impidiendo con la gracia de mi Dios y con todas las fuerzas de mi alma, arrastrar a tus cloacas a las almas que el Señor me ha confiado.»

Como tienes que levantar muy alto el edificio de la virtud, es preciso que sean muy profundos y muy anchos los cimientos de la humildad, de la resignación y del propio conocimiento y desprecio de ti misma. ¿Qué sabrías si no fueses tentada, como dice el Señor? Cómo podrías conocer, compadecerte y socorrer las miserias de otros. Pasando por ésas y otras pruebas, que te esperan, es como aprenderás a no escandalizarte de lo que verás en otras y las tratarás mejor y con más caridad...

Constancia y no me digas que ya no puedes más; lo puedes todo en Aquél que te conforta. El demonio ladrará como perro rabioso; pero no podrá morderte, por estar atado, a no ser que tú te acerques. Dios está complaciéndose en tu corazón, cuando así resistes, como dijo estaba en el de Sta. Catalina y muy complacido, cuando se hallaba igualmente combatida y le llamaba desconsolada, creyéndole ausente.

¿Quieres ser más que esta santa? No recuerdas los cinco años que luchó Sta. M ª Magdalena de Pazzis con iguales tentaciones y cuánto sintió después que se le quitasen? ¿Qué pasaba al Apóstol S. Pablo? ¡Cuánto pidió al Señor le quitara esa terrible tentación, que no le dejaba ni de día ni de noche, ni en medio de su tarea apostólica! ¿Y qué le respondió el Señor? No, Pablo; «te basta mi gracia». No, hija, no; te digo yo; esa tribulación te librará de la soberbia y, por consiguiente, de una caída segura...

Humildad... humildad..., más humildad... más agradecimiento al Señor que te quiere muy santa y por tanto muy humilde, muy resignada a la voluntad de Dios...

Aunque no haya consentimiento alguno, quisiera descubrieses al confesor el combate que estás sosteniendo para humillarte y confundir al demonio. Dios te lo recompensará, si no quitándote eso, dándote más y más fuerzas que es lo que debes pedir y no el no sufrir. Hoy me parece, no podrás quejarte; para que veas que, cuando es necesario, estoy pronto a satisfacer preguntas y todo lo preciso; pero nada más, que necesito el tiempo.

Me alegro que la inglesa sepa también el francés; por lo visto es un estuche; a ver si es para ello y la cazáis.

Aquí sigue el tiempo impropio de la estación: una primavera.

Llevamos una semana de un cielo despejadísimo sin pizca de viento y casi sin helar por las noches.

Para los sabañones toma un día Arsénico y otro Sulphur.

Dile de mi parte a Ana, que ya ha tenido tiempo de modificar su carácter y que no dé lugar a lo que en otras ocasiones le anuncié.

Que ha tenido tiempo de pensarlo bien.

Que el Noviciado es para dos cosas:

1 ª Para que la Novicia vea si es para ello, y

2 ª Para que la Corporación averigüe si le conviene tal Novicia.

Si está arrepentida de haber entrado; que no hay obligación firmada de permanecer y por tanto que se vaya.

Si está resuelta a seguir en la Corporación, que se corrija y por completo y, de lo contrario, que no se extrañe que de un día para otro disponga yo lo que proceda; que así me está mandado y no quiero faltar en cosa de tanta trascendencia.

O adelante o atrás: o errar o dejar el banco.

Que es el último aviso que le mando con la tregua de un mes para que decida.

También quiero saber cómo se porta Salvadora y Rocío y si estudian mucho o no.

¿Y las pretendientas?

Os bendice en el Señor