EP045

De Wiki Instituto Calasancio
Revisión a fecha de 12:48 29 dic 2016; Ricardo.cerveron (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


Carta 45 (AG 46)

Getafe 5 de marzo de 1.889

M. Ángeles González León

Sanlúcar de Barrameda

Jesús reine siempre en nuestros corazones y convierta en Querubines a mi muy amada hija Ángeles y a sus súbditas.

Ya me extrañaba no haber tenido carta desde el domingo pasado, excepto la del lunes de Dª Trini, y ésa con un día de retraso por habérsele caído el sello que se conocía le habían puesto.

Me parece bien le hayas pedido el sobre a D. Juan y aún creo será preciso varíe con frecuencia el color y la letra, no porque haya entorpecimiento aquí, si no en las Administraciones. Ayer mismo recibí una de Jerez pellizcada por un lado para ver lo que contenía, y se abrió la caja delante de mí.

Hija mía, nada te extrañe de cuanto te está pasando para honra y gloria de Dios que tantísimo te quiere y se da prisa a purificarte desnudándote por completo de ti misma, y para un bien grandísimo de tu alma.

Como lo que has leído y oído de todos los fundadores no pasó por ti, te hace menos mella que lo que sientes en ti misma, pero ése y no otro. es el camino de las que deben echar hondísimos cimientos de la morada en que deben reinar por su humildad profundísima, como base de todas las virtudes que deben adornar a la verdadera Esposa de J. C., que se llamó Varón de Dolores, y coapóstoles suyos en la santificación de las almas que tanto le costaron.

No hubo falta alguna en el « ¡Jesús mío, asistidme!» Repítela de corazón; que no llamarás a un sordo; gustosísimo te asiste, pero no quiere privarte del mérito que tienes en sufrir por su amor.

¿No has leído cuántos años estuvo luchando Sta. Rosa de Lima con... y cómo la trataba el demonio...? Ya has visto cómo la recompensó el Señor. Tú continúa en no retirarte del Oratorio. Ni debes extrañar que confundido el demonio volviese a la lucha en sueños. Te animó quien puede y quiere sostenerte; nada temas y adelante, cumpliendo lo que te dijo; que sólo él puede decir esas cosas.

Cuidado con que me dejes la Comunión, aunque te parezca estar en el infierno. Di entonces como Sta. Catalina de Génova: Jesús mío, mejor estoy en el infierno con Vos, que en el cielo sin Vos. No olvides lo que decía S. Juan de la Cruz: Servir a Dios sin faltas es de las regiones altas. Haz de tu parte cuanto puedas y suplica al Señor que supla con su gracia lo demás. Jesús te dice como a lM. Sacramento: Ámame como yo te amo y no tengas otro corazón, ni otra voluntad que la mía, y de ambos corazones se hará un solo corazón y de ambas voluntades, una sola voluntad y esta unión que ahora empieza, seguirá por toda la eternidad.

Hija mía, acabo de convencerme que el demonio está furioso; pues al contestar lo anterior parece se ha complacido en derramar sobre tu carta que tengo delante el más inmundo olor de impureza, que ha desaparecido al punto con la señal de la Cruz.

Apruebo lo que has dispuesto sobre el ayuno y disciplina y sobre los ejercicios y las niñas.

Te concedo el cilicio para el lunes y miércoles además y nada más y eso si la salud lo permite; resignación, humildad... ante todo.

Así las cosas, más y más franqueza; que nada teme tanto el demonio y para que no tengas reparo, así te lo manda el que en el nombre del Señor te bendice.

Ya hace tiempo se me viene olvidando convendría tuvieseis alguna toquilla para dormir, o cuando menos cuando os halléis enfermas y tenga que veros el Médico.