EP047

De Wiki Instituto Calasancio
Revisión a fecha de 12:48 29 dic 2016; Ricardo.cerveron (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


Carta 47 (AG 48)

Getafe 13 de marzo de 1.889

M. Ángeles González León

Sanlúcar de Barrameda

Mi amadísima hija A. en los Sdos. Corazones: Acabo de recibir las vuestras con un día de retraso; pero con mucha satisfacción, porque veo por ellas que nuestro amantísimo Dios y Padre os lleva a galope a la perfección. ¡Bendito sea! Adelante, hija mía, siempre abrazada con Jesús de quien eres; por más que el perro ladre, no te morderá, portándote de ese modo; ¡Dios te me confirme en esos propósitos y en su santo amor y gracia! No se podría tallar el diamante sin su mismo polvo; tampoco purificar el alma sin ese polvo o lama de que estamos formados. Que tu voluntad y tu corazón estén o quiera estar siempre y sólo en Dios y Dios estará siempre por su gracia en tu alma y corazón. Bendícele por todo en vez de quejarte y dile: más, Señor, más; pero más gracia y siempre con Vos.

1 ª Yo me enjuago y limpio y lavo los pocos dientes que me quedaron, antes de decir misa y todos los días.

También algunas veces me puse algún glóbulo en la lengua para que en ella se disolviese, sin tragarlo y antes de la misa.

¿Qué más quieres que te diga?

A Dª Trini, Bryonia, tres tomas al día, y una de Mercurio, al acostarse; si a los dos días no se ha mejorado, dos tomas al día de Nuez moscada -si no desapareciera por completo. Otra vez por dos días, Bryonia alternada con Dulcamara y Nux vomica.

Aunque se ponga pronto buena, que tome después dos raciones por día y hasta que se le presente su costumbre, del cocimiento de pez negra. Dos onzas en tres cuartillos de agua, etc., y expresiones.

No me has dicho el efecto que hizo a la inglesa mi carta.

Te mando terminantemente que te cuides bien. Que comas bien. Que tomes bastante parvedad y una buena colación y mucho a la comida. No te concedo lo que me pides de la lana. Ni una pizca más de lo otro y aún eso, si comes bien, si no, ni eso.

Ahí va lo de la humildad, gobierno y profesión que faltaba de más bulto.

Ya me dirás qué os parece y si apencáis con ello. Cambiad lo que queráis; después no se podrá. Estáis a tiempo.

Dale a Dolores permiso para que me escriba otra vez, si quiere. Dime el efecto que le hace la que le mando.

Te bendice con el alma y el corazón

Son las cinco y cuarto, aún no he rezado ni dormido. Toda la tarde escribiendo; tan caras me costáis, pipiolas.