EP060

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 60 (AG 61)

Getafe, marzo 1889

A una ejercitanta

Núm. 15

Sanlúcar de Barrameda

Queridísima hija: Ya decían los santos que esos corazones abiertos son los que Dios quiere para sí.

La gazmoñería es hermana de la hipocresía que Dios detesta. Buenos principios son ésos; que correspondan los fines.

Ojalá sigas oyendo así la voz de Dios, que no es otro el que te ha hablado y quiere para su Esposa queridísima no para una temporada, si no, para toda la eternidad.

¡Dichosa tú si le fueres tan fiel como debes y prefirieses ya la muerte a faltarle en nada!

Suya debes ser ya, y a sólo El debes agradar. Por lo que has sentido, verás que no te hablé de memoria en la última que te escribí por enero. Cree lo que te dije y repito: Ya sabes lo que Dios quiere de ti y que se lo debes.

Toda suya y a disponerte para ganarle muchas almas con tu ejemplo y con todas tus fuerzas.

Vive como un Serafín abrasada en amor de Dios...

Nada hagas que no sea por El, para El y en su presencia.

Estréchale sin cesar contra tu corazón por las Comuniones Espirituales y continuos actos de amor suyo.

Sé obediente, muy humilde y modesta sin gazmoñería.

Sigue estudiando cuanto puedas, así de Cádiz como del Colegio.

El saber será tu dote, siendo muy buena.

A nadie digas palabra de tus inclinaciones.

Tu secreto para ti. Te lo encargo muchísimo.

No dejes de jugar a sus horas y siempre a juegos inocentes, pero todo por Dios y en su presencia.

Un cuartito de hora de oración mental, todos los días por el mismo orden y sobre los mismos puntos de los Ejercicios.

Frecuenta los Sacramentos, según te lo permitan, y siempre con nuevo fervor.

Que la Directora te diga lo que has de rezar diariamente.

Te bendice una y.mil veces y te quiere muy santa el