EP063

De Wiki Instituto Calasancio
Revisión a fecha de 12:48 29 dic 2016; Ricardo.cerveron (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


Carta 63 (AG 64)

Getafe, marzo 1889

A una ejercitanta

Núm. 5

Sanlúcar de Barrameda

Amadísima hija: Dice San Bernardo que la presunción fue la primera que venció al hombre y es la última que el hombre vence. Lucha por vencerla con el desprecio de ti misma.

¿Qué tienes que tuyo sea? La ingratitud para con Dios que te crio para sí solamente y tú tiendes a vivir para ti.

Cada momento que has perdido y pierdes y no emplees en su Santísimo Amor, bastará para que no logres ser su amantísima Esposa por toda la eternidad; que no re creó para otra cosa. Ponte en guardia contra el demonio que ha de procurar te alcance la sentencia del Espíritu Santo: «La corrupción del bueno, es pésima.»

Afírmate, pues, en lo que siempre has pensado y deseado que ésa y no otra es la de Dios y tu vocación, si no quieres apartarte del camino, que Dios te ha trazado. Guarda, empero, la mayor reserva: a nadie se lo digas, que será para tu mayor tentación y peligro.. Más te digo, y es que, si no te callares, serás vencida. Mírate como tal, desde hoy.

Prepárate para recibir grandes tentaciones... No olvides que no es malo ser tentada; si no consentir.

Acúsate siempre que las hayas tenido, aunque no consientas, para humillarte y que no te coja el demonio sola.

Sigue estudiando cuanto puedas de Cádiz y del Colegio hasta que tomes el título de Maestra Superior que podrá servirte de dote y para ayudarte mucho después en la dirección de las almas que el Señor te confíe. Cumple los propósitos.

Frecuenta los Sacramentos, cuanto te permitan.

Ten un cuartito de hora de oración diaria por el orden de meditaciones de los Santos Ejercicios. Muchas Comuniones espirituales. Sé muy obediente, humilde y pura para tener siempre a Jesús en tu corazón o estar siempre en el de Jesús tu Esposo. Estréchale siempre contra el tuyo y sobre todo cuando vengan las tentaciones. Escríbeme cada mes por la Directora, en cartita cerrada y cuanto te pase, y si estás conforme con lo que te digo.

Que la Directora te diga lo que debes rezar; que sea poco y ya de lo que ellas rezan.

Te bendice mil y mil veces