EP068

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 68 (AG 69)

Getafe, 2 de abril de 1889

M. Ángeles González León

Sanlúcar de Barrameda

Jesús reine en nuestros corazones, Apruebo la determinación que tomaste y creo habrás ejecutado ya con esa joven infeliz; si no lo has hecho, te lo mando terminantemente. Quede sentado de hoy para siempre y como jurisprudencia invariable en esa Corporación: que se corte al punto todo miembro gangrenado o que empiece a gangrenarse.

«Perezca el Uno antes que la Unidad», dice San Agustín. «El miembro antes que el Cuerpo, explica San Bernardo. Sírvete, pues de gobierno de hoy para siempre, y léelo también a las demás, para que se grabe en la memoria y en el corazón de todas y quede por tradición para lo futuro v sepan todas las venideras que el primer Director así lo manda, hoy a ti y después a las que te sucedan, mientras la Corporación exista y que grava la conciencia de la que así no obre y le hace responsable de los perjuicios que a dicha Corporación se sigan. Y que no sólo grava la conciencia de la Superiora, si no, también la de cualquiera de las demás religiosas que algo sepan u observen y no lo digan a la Superiora, y si ésta no cumpliere con lo que acabo de ordenar y no to manifestasen con la negligencia de la Superiora al Director, para que éste provea en los dos extremos. Y añado, que, si de alguna religiosa se supiere que tampoco cumple lo anteriormente prescrito, será considerada, como un miembro también podrido y de los más perjudiciales y tratada, como tal, por el ningún interés con que mira por el bien y honra de su Madre.

Después que se haya leído y releído a todas esta disposición, se guardará y volverá a leer una vez al mes hasta que otra cosa se provea.

Faustino Míguez

La cajita tenía llave y muy bonita y regularmente se quedaría dentro al cerrarla. ¡Lástima es! Yo la vi abierta y así quedaba con la llave dentro, antes y puesta después. Si ya escribiste a D. Julian, no tengo para que hacerlo.

Hoy no contesto a ninguna, para no distraerlas de los Ejercicios. Acudid en todo a Dios. Oración y oración; que ahí se aprende todo y todo se resuelve.

A las Ejercitantas mis recuerdos y bendición y que pidan mucho por mí.

Os bendice a todas

Por lo ocurrido podrán comprender cuánto conviene apretar las clavijas a las aspirantes. Ten presente lo que dice Santa Teresa, que es muy difícil de conocer la mujer. De buena deshonra os habéis librado. Dad mil gracias a Dios y que ella se lleve a otra parte su ignorancia. Ya ninguna que no sea discípula o muy conocida será admitida antes de cuatro meses de prueba, ni tomará el hábito, lo menos antes de seis.

Vivir, para ver y aprender. No puedo más.