EP075

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 75 (AG 76)

Getafe, 19 de abril de 1889

M. ANGELES GONZALEZ LEÓN

Sanlúcar de Barrameda

¡Dios sea bendito! Mal si uno habla; peor si no lo hace, pues charla y di cuanto quieras. La distancia es larga y no creo lleguen aquí los golpes... ¿No sabes que para todo hay? Fíjate bien: ayer noche, al salir de las tinieblas, sentí frio, bajé a hacer colación y me bebí tres vasos de agua con el chocolate, que es lo que tomo; salí, paseé un poco, fui al examen y tuve que salirme con la tos convulsiva porque me empieza la calentura... y así estuve toda la noche, como el que dice... Hoy veremos si tengo lo mismo y a la misma hora... y eso que hacía días me faltaba. Con que cada uno hable de la feria según le va en ella.

A la mayor parte de cuanto dices en tus efemérides, respondí en la del martes. Siento muchísimo lo del P. Palacios y no me atrevo a decir nada, por no estar seguro de que sea lo que dicen, conocida su causa de los disgustos. Yo empezaría por darle Ignatia y después Yodum y Arsenicum, pero esto necesitaba una observación inmediata de los síntomas.

A D. Juan ya sabes lo que debes darle: todos sus catarros tienen ese carácter de pulmonía. Dale, por tanto, lo que para ésta te tengo dicho.

A ti ya te he mandado hasta por obediencia que te cuides, si no quieres hacerlo, en el pecado llevarás dos penitencias. Por haberte dormido ese día te impongo la de que te duermas unos cuantos días más, para que así descanses y te mejores.

Sobre lo de la expulsada ya te dije que dieciséis mil gracias a Dios y por muchos conceptos que vosotras no conocisteis. Hay que abrir mucho los ojos y no tener por ángeles a todos los que lo parecen. Dejar al tiempo.

Me alegro que Ceferina se haya aliviado.

¿Pusieron buena cara todas las Niñas después de leer mis cartas? Me gusta la ocurrencia de tener las cartas bajo llave. La falta de confesor, la necesidad de médico, etc., os convencerá de que el Abuelo os servía de algo, aunque poco.

No creo tenga más que deciros. Aunque ahora están en el Sermón de descendimiento, os doy las Aleluyas que tengo que cantar mañana, si Dios quiere.

Os bendice

Manda a preguntar todos los días cómo sigue el Sr. D. Juan Argüeso y avísame.