EP083

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 83 (AG 84)

Getafe, 16 de mayo de 1889

M. ANGELES GONZÁLEZ LEÓN

Sanlúcar de Barrameda

Jesús. Acabo de leer el protocolo de las efemérides. Veo que no te falta que ofrecer. ¡Dichosa tú, si así lo haces!

Yo pido por todas vosotras como por mí mismo, siempre que lo hago. Dudo te imagines, siquiera, la necesidad porque te encargué y encargo pidáis.

En las mismas Reglas se previene que siempre que alguna necesite tomar algo, lo haga con licencia. Quiero tomes lo que necesites y a la hora que te haga falta y no sólo lo quiero, si no que te lo mando y para mientras yo tenga alguna intervención en eso. Lo mismo digo respecto a las demás, cuando haga falta. El trabajo es mucho y la distancia o tiempo que media entre la comida del día anterior y el desayuno del siguiente, muy largo. Prefiero una mortificación interior, y sobre todo del amor propio, a esas corporales.

Siento lo de María, que por lo visto es Difteria. Mucho cuidado con las otras y con vosotras mismas. Lo mejor hubiera sido las buchadas de agua con alumbre. No me gusta nada el que tengas que mandar las cosas tantas veces.

Auguro mal y siento lo de la pulmonía de Isabel. ¡Dios le conceda lo que más le convenga! También siento mucho lo del P. Palacios. Dios toque el corazón de su buena hermana. Y que a él dé toda la paciencia que necesita para soportar tanto como le hace y ha hecho sufrir.

Mira que no te engañen en !o de los premios; que los Catálogos ponen siempre el precio máximo. Yo no sé si el día que confiesen los Niños podré ir a Madrid; que hasta entonces, no me será posible. De ir, tiene que ser temprano; que son las distancias muy largas y para cualquier encargo se consume todo el tiempo, no siendo así.

A Dolores, bastante le he dicho; ella vea lo que hace y pronto.

Que no culpe después a nadie. Adelante o atrás. Que, si empieza a dar oídos al demonio, nada será más que el juguete del mismo y el tormento de sus Superioras.

Basta ya de charla sin sustancia.

Os bendice

Creo convendría que si hubiese por ahí hojas de Nogal, hicieses algún extracto, echándolas en aguardiente hasta cubrirlas, bien apretadas. Este es el tiempo.

Ni dejes de hacer acopio del ajenjo. Pero secreto en todo y para todo.

Mi Superior General está en Sevilla.Tal vez vaya por ésa.