EP090

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 90 (AG 91)

Getafe, 4 de junio de 1889

M. ANGELES GONZÁLEZ LEÓN

Sanlúcar de Barrameda

Jesús: Recibí el certificado; como me lo figuré, salió. Se conoce que el Secretario del Sr. Cardenal mandó al Colegio de Sevilla el Reglamento y la carta para que me la trajese el P. General y en vez de ésta la llevó el P. Víctor que supongo le iría acompañando a ésa. Más y más retraso y gasto de pesetas y lo peor es que se marchará pronto el Sr. Cardenal y quedará todo en el aire, hasta Dios sabe cuándo. Todos son tropiezos en la vida. Hay que hacer cuatro modificaciones muy accidentales y son:

1º Que la oración de la noche se tenga antes o después de la costura o estudio.

2º Que se varíen unas palabras del primer artículo de los principios generales.

3 º Que sólo haya Ejercicios Espirituales una vez al año.

4 º Que en los Ejercicios de las niñas, en vez de pláticas, la Directora, a falta de Director, dé los puntos del ejercicio siguiente.

Nada, nada más; pero como puedes suponer, esto me hace escribir mucho y no tengo tiempo; porque lo necesito para muchas cosas más.

Ojalá tuvieseis también en esa Iglesia la Comunión, con permiso del señor Vicario a quien podíais convidar para la Misa o la plática o las dos cosas a la vez. Creo no le disgustará y captaréis más su voluntad.

Di a las demás hermanas que no tengo tiempo para escribirlas; me urgen más otras cosas.

Guarda silencio sobre lo de las Reglas; que muchas veces una sola palabra suscita enemigos y no convienen y menos en las presentes circunstancias.

A Dios rogando y con el mazo dando.

A Rosario, dale interiormente Dulcamara y Belladona alternadas y exteriormente pañitos mojados en extracto de Belladona que tienes en ésa y renovados con frecuencia. Ninguna cosa más y desaparecerá si hay constancia en eso día y noche, es decir: al acostarse y al levantarse.

Mucho siento lo de Ángeles Delgado; se desgracia por lo visto. Me alegro de la mejoría de Pepita.

El P. Provincial me dijo que después de los exámenes, bien; pero que le enviara para entonces una carta recordatoria. Este P. Rector se me vino a ofrecer diciendo que en examinando a los niños de Física puedo irme cuando quiera que él me hará la clase del grado. No puede hacer más. Está diferentísimo.

Puedes mandar tirar las invitaciones, dejando en blanco el día que deben empezar los exámenes. Al Vicario creo le debéis convidar personalmente para exámenes y premios.

Manda también a los Capuchinos y Escolapios y no te olvides de los otros curas. Al Alcalde, por oficio cuyo tenor o copia tendrás en ésa de otros años, etc.

Ya te avisaré cuando podré salir, sobre poco más o menos. Hasta ahora no lo sé.

En el Instituto, a indicación de este P. Rector, dieron palabra de intercalar los de mi curso antes que les corresponda, para mi objeto.

Ayer escribió el P. Pedro Díaz a un primo que tienen en ésta y es mi compañero de glorias y fatigas, preguntándole por mí y a ver si iba este verano por ésa. Con este motivo, en la misma carta de su primo le diré: Que Dios mediante, si me dan hospedaje, aunque sea en la perrera del Colegio; ya por éste, ya por mí. Que me diga sí o no.

Creo que basta, aunque no sé lo que he puesto.

Yo no quiero escribirte para premiarte; que sería un premio bien pobre.

Que Dios te lo premie, es lo que te deseo, como lo hará si sólo por Él lo haces.

Os bendice

El domingo, lunes y martes próximos son días de mucha bulla aquí; son las fiestas del pueblo. La Virgen de los Ángeles.

Los dos primeros de Iglesia; el tercero, toros.

Tal vez me vaya a Madrid a ver si puedo arreglar lo de los libros en esos dos últimos días; si no Dios sabe.

No puedo más

Ahí tienes hojas de belladona para echarlas en aguardiente si hace falta más extracto: bastantes hojas cubiertas de alcohol, en que tome este color oscuro, ya puede usarse. No dirás que no estoy minucioso.