EP136

De Wiki Instituto Calasancio
Revisión a fecha de 12:49 29 dic 2016; Ricardo.cerveron (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


Carta 136 (AG 139)

Getafe, sin fecha

A UNA EJERCITANTA

Sanlúcar de Barrameda

Nº 3

Mi muy amada hija en J. C.:

¡Él te abrase en su santo amor, y haga ver el altísimo fin para que te ha criado, y dé su gracia para lograrlo!

Que todo lo demás de nada sirve, hija mía. Las riquezas, según el mismo Jesucristo, son espinas que punzan y apartan el alma de Dios, única riqueza verdadera, al decir de Aquel que exclamaba a cada paso: ¡Dios mío y todas mis cosas! Los deleites sólo sirven para arrojar a Dios del cuerpo y del alma y convertirlos en morada de los demonios. La hermosura de la verdadera hija de Dios ha de ser toda interior; que la exterior es falaz y mentirosa y más efímera e instantánea que la de la flor que se marchita al poco tiempo.

La belleza del alma y la pureza del corazón, la más profunda humildad y angelical modestia... ésas, ésas, son esas flores que forman el jardín más delicioso en que Dios se recrea, mora, y riega con sus gracias y enriquece con sus dones. Esa y no otra cosa quiere el Señor le presentes ahora y siempre y sólo para eso te dio esas felicísimas disposiciones de tu corazón y de tu alma: ¡Ay de ti si en otra cosa las empleases! Tú se las robaras a Dios que sólo para Él te las dio; pero al creer enriquecerte, pagándote de ti misma, te harás pobrísima por toda la eternidad. Teme te quepa la suerte de una joven que habiendo nacido para reina se convirtiese por su conducta en mendiga.

Séme toda de Dios y nada hagas que no sea por El y en su presencia.

Ora, hija mía, y ora siempre, portándote como digna hija de Dios y de su Santísima Madre, que la que todo lo hace por Dios está en oración continua.

Mira que te esperan muchas persecuciones de los enemigos de tu alma. Mira las consecuencias de no ser fiel a Dios.

Te bendice tu

Abuelo