EP185

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 185 (AG 186)

Getafe, 26 de noviembre de 1890

M. ANGELES GONZALEZ LEÓN

Sanlúcar de Barrameda

Por no haber recibido tu carta hasta por la noche, no te contesté ayer. Ya estaba en cama, cuando la echaron por bajo la puerta.

Hemos tenido que mandar todos los Colegiales a sus casas, por haber entrado aquí la viruela, y gracias que es loca, que si llega a ser cuerda, no sé lo que hubiera pasado.

Yo he tenido dos en mi cuarto, haciendo de médico y de asistente en todo y para todo.

Uno se ha marchado hoy mismo y tan bueno; el otro ya se levantó ayer y está en disposición de marcharse pronto, gracias a Dios; fueron los últimos que cayeron y los primeros que apencaron. Ya puedes suponer si habré pasado buenos ratos de día y de noche. A nadie se los deseo.

Por la misericordia del Señor, no hubo desgracia alguna.

Regularmente ya no tendremos clases hasta que pasen las vacaciones. Estamos en grande. Respiramos ahora para reventar después.

Ya suponía yo que el P. Porche había de salir por ahí. Dios le toque en el corazón para que se resuelva a cumplir la voluntad del testador. Y ¿qué se te da porque escriban o dejen de escribir? Procura obrar siempre bien, agradando en todo a Dios, y que digan los hombres y las mujeres todo lo que quieran.

Si hablasen, será por no estar callados; que por ahí les cuesta mucho el silencio.

De la pretendienta sólo sé que lo tiene todo listo, según me escribió D. Julián, y que anda a ver si halla compañera de confianza. Ni me escribe ni le escribo, se entiende con Dª Paula.

No tengo más que decirte.

Os bendice

Escrita la anterior, se me ocurrió esperar un día para matar dos pájaros con sólo un tiro. Apruebo lo que habéis pensado sobre la casa del barrio alto, y como lo habéis pensado.Sin mezclarse nada en otras cosas.

Quedo enterado de lo de S. L. Es grande la pérdida del demonio y por eso trabaja tanto y la hostiga de ese modo. Haced por ella cuanto se pueda; que vale su alma la Sangre de todo un Dios.

Que la de los versos escriba cuanto quiera, que yo le contestaré Dios mediante. Que reviente en el papel, para que no se pierda, de lo contrario una cesta de tripas.

A María debes darle para esas calenturas, al empezar y concluir éstas, un pocillo de café muy fuerte con el zumo de medio limón, hasta que se le quiten a lo menos por dos días.

De Aurora he dicho lo que me figuro, pero no mando. Por eso que se eche, en atención a las circunstancias.

Por unos días no podré ir a Madrid hasta que se marche el niño que está en mi cuarto. Ahí me parece tienes una colección de mapas de Geografía y de Historia Sagrada, cuando menos y me parece hay también una colección de carteles.

La Historia de España no la necesitan tan pronto.

Si así no quieres, escríbele a Rosado que te los envíe, diciéndole el autor y en qué velocidad quieres que te los mande.

Os bendice