EP216

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 216 (AG 216)

Getafe, 17 de febrero de 1891

M. ANGELES GONZALEZ LEON

Sanlúcar de Barrameda

Me alegro que haya fracasado lo que pretendían esas Srtas., ya que con tan poca formalidad procedieron...

Tú hubieras sido la pagana y tras de cuernos, palos como suele decirse. Si llegas a escribir en buena te hubieras metido. Ojo en ése y semejante casos. Que muchos quieren sacar el clavo con mano ajena y a costa del prójimo. ¡Eso faltaba! ¡Y en buena te hubieras metido! Por de pronto hubieras tenido que pagar unos 2.000 rs., que no darían los Ejercicios y me quedo muy corto y quedaríais con el uno y con los otros, muy mal.

Respecto a lo de la Marquesa de Olivares, haz lo que te parezca pero sin correrte de generosa, ni comprometer la casa para mucho tiempo no sea que la necesites y a condición de que no se meta en nada, etc., como dices.

Conviene busques algún pretexto para admitir a los Ejercicios a esas que piensas, porque no haya disgustos, que es preciso evitar en lo que se pueda.

Ya era tiempo de que S. S. entrase y veremos cómo se conduce.

Ayer salí de aquí a las once y media para ir a comer con los Sres. de Ridruejo que me lo suplicaron por ser los días del padre y del hijo. Para mí es una extorsión grande pero hay que sacrificarse alguna vez y más por una familia tan buena. Apenas tuvimos tiempo de hablar de nada. Llegué, comí, recé y me volví. Fui con un antiguo discípulo, me esperaba D. Julián y me fue a buscar después el mismo discípulo que me acompañó hasta dejarme en el cuarto. En todas partes está Dios ¡Bendito sea!

Me abonaron el dinero que te mandaron pagar y que puedes descontar de lo que me debes juntamente con lo de Dª Francisca Carreras. Así me iré cobrando, ya que eres tan mal pagadora, y gracias si no te cargo también los intereses con los daños y perjuicios que no subirán poco.

Al fin, por lo visto, no han ido las otras dos que esperaban de Sevilla ni ha llegado todavía la licencia de Reservado y siento no lo tengáis para los Ejercicios; pero que vivan de manera que lo tengan en el corazón.

¿Y cómo vas a arreglarte con la clase y los Ejercicios? La que come, conviene que también trabaje. Este es el parecer de S. Pablo, tú dirás y harás lo que creas más conveniente, según las circunstancias.

Os bendice cien millones de veces,

El viejo