EP219

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 219 (AG 219)

Getafe, 26 de febrero de 1891

M. ANGELES GONZÁLEZ LEÓN

Sanlúcar de Barrameda

No sabiendo descifrar el enigma de que me escribes, según decías, en Sevilla y echases la carta al correo en Sanlúcar, de donde traía el sello, no quise contestar ayer en que la recibí por la mañana.

Ya supuse los objetos que te llevaron a Sevilla; ahora te irás convenciendo de cuántos pasos habré yo dado para lo que ahí hice y cuántos cuartitos habré gastado, para unas y otras cosas. Bueno es que lo veáis prácticamente.

Cuida el gaznate, que hace falta; ya conozco un poco a D. Juan y a Dª Francisca. No les faltará el Señor ni se quedará corto en recompensarlos; que no son de los que obran por vanidad o vanagloria y para que digan ¡EI Señor les conceda cuanto para ellos le pido!

Si en los cinco duros que dan las Señoras de la Asociación entra el gas, libros, etc., no me parece cubren la mitad de los gastos.

No sé cómo dices hace tanto frío en ésa, cuando aquí, desde el 26 de enero estamos pasando una primavera.

Siento lo de los de Peñalba y de Caridad Lindres; pero ésta no es de las que más lo necesita y aún pudiera hacerlos en la segunda tanda, si quisiese y no fuese tan dormilona para acudir temprano. Al sobrinito hará Dios mil favores en llevárselo, y angelitos al cielo. Todos esos obstáculos no son mala señal, a mi juicio.

Ep 219

Me alegro mucho de que sea una María Angulo: Estuve por indicártelo y a ella también; pero quise ver si salía de vosotras. Mucho dudo que acuda a tiempo por la mañana y bien se podía decir que hace mayor sacrificio que las otras, si va a la hora; porque es más dormilona que una marmota.

¿Y qué quieres que te diga sobre esa casa, si ignoro las condiciones que ponen, el precio, etc., etc.? Consultadlo con D. Juan y Dª Francisca y a Dios rogando.

Esas jóvenes no tienen que escribirme para nada: tienen todos los permisos que necesitan con el tuyo y el de su papá. Lo único que hago es bendecirlas un millón de veces y encomendarme a sus oraciones, como yo las encomendaré a Dios y a su Stma. Madre en las mías, sobre todo en la Misa. Que se hagan unas santas y se persuadan de que tales las quiere Dios y deben procurar serlo.

Incluye la adjunta en un sobre con ese sello y mándala en el primer correo con la dirección de tu letra u otra.

Os bendice,

El Abuelo

Hoy han estado en ésta, desde las diez hasta las once y media Dª Paula y D. Julián, hijo.