EP225

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 225 (AG 225)

Getafe, 24 de marzo de 1891

M. ANGELES GONZALEZ LEON

Sanlúcar de Barrameda

Una vez pergeñada la muñeca, me la remites en una cajita de cartón y por correo o F.C., poniendo además del sobre o dirección "Muestra sin valor".

Por lo mismo que tan buenos informes dais de esas Postulantas, accedí a lo que me indicabas, o sea, a que tomase el hábito de Aspirante el día de la Divina Pastora.

No me parece mal lo que dices de las Novicias; pero conviene procedáis de acuerdo, para evitar cualquier disgusto.

Puedes darles esa fórmula para la cuenta de conciencia; pero advirtiéndoles que esa cuenta de conciencia no se refiere a la íntima manifestación del corazón y de la conciencia; que ésta pertenece a la Confesión.

Por lo tanto, que si quieren pueden manifestar libre y espontáneamente su interior a los Superiores con el objeto de obtener de su prudencia consejo y dirección en las dudas y ansiedades para la adquisición de virtudes y progresos en la perfección, pero que no están obligadas más que al confesor. Así lo ha determinado Su Santidad en 17 de octubre pasado como ya os lo comunicaré oficialmente.

Y como no quiero que ni por un momento se falte a lo que S. S. manda a todas las Corporaciones me anticipo a decir: «Que el permiso o prohibición de comulgar pertenece también exclusivamente a sólo el confesor y que los Superiores sólo pueden impedirlo en el caso que alguna, desde la última confesión hubiese escandalizado o cometido culpa grave, y aún entonces sólo hasta que vuelva a confesar.» Así quiero que se cumpla, no obstante lo que dicen las Reglas que habrá que modificar en lo que no estén conformes con lo predicho y debéis tenerlas ya por modificadas en esa parte; porque así lo manda S. S.

Con lo dicho queda respondido en parte al empeño que manifiestas por A.; pero es preciso se lo digas al P. Confesor para que él le conceda los días de Comunión que juzgue conveniente en el Señor, poniéndote tú además de acuerdo con dicho Padre y enterándote de la conducta que ella observe para ver lo que ha de hacerse cuando llegue el tiempo de renovación de votos y después el de su penitencia.

Me dices que está reconocida y me has de dispensar te asegure ni ella ni tú sabéis la falta porque está castigada, y menos todo su alcance y lo que más sentiré es que no se lo haya manifestado a su confesor. «Tal fue la de aconsejar a una que no cumpliese lo que yo le mandaba...» En el efecto y según las Constituciones o Reglas debí plantarla en el arroyo; pero falté a mi deber porque no se perdiese y tal vez tendrá que responder ante Dios, si ella siguiese con esa desatentada conducta... Ya puedes ver lo que hace y aún está la pelota en el tejado, sin embargo.

Ya que así te empeñas accedo a lo que dices de acuerdo con el P. Confesor y quedando la interesada en todo sometida a la discreción y vigilancia de ambos hasta ver lo que da de sí, que me temo sea lo de siempre. Pero te mando terminantemente que si no se conduce, como debe me avises para determinar oficialmente lo que procede; ya sabes lo que dice el 2º principio de Gobierno y no quiero ser yo el que lo quebrante, y, o ser como se debe o no ser.

Te bendice un millón de veces

El V.

Acaba de salir de aquí Dª Paula con una prima suya de Soria. El domingo tendré que ir a ver a ésta a Madrid, Dios mediante. No me has dicho qué ha sido de Dª Francisca Carrera y si le pagaste.

Ponme en cuenta lo que cueste la muñeca y el porte.

No tengo tiempo para más y me han interrumpido muchas veces.