EP226

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 226 (AG 226)

Getafe, 26 de marzo de 1891

M. ANGELES GONZÁLEZ LEÓN

Sanlúcar de Barrameda

Respecto a lo de la casa de Manjón y a la obra proyectada, nada digo. Haréis lo que os parezca; lo que no me gusta, como ya sabéis es que os empeñéis. Por lo demás ni pincho ni corto.

Hubiera querido saber los nombres de las gratuitas que hicieron los Ejercicios y el de la que así ha seguido el consejo de la H.ª Concha, de quien supongo ha salido la estrategia y me extraña no se lo aconsejase a las dos. Pregúntaselo al oído a dicha H.ª y verás como si te dice que no, se pone muy colorada.

Nada sabía de lo que había pasado a Dolores Delgado, porque no me lo habías dicho. Se conoce que también andas a pájaros. Si fuese de ley, ya entrará. Pero me llama la atención que busque casa, cuando, si quisiere entrar religiosa, ya la tenía. ¿Si será como Sta. Francisca Fremiot que arregló antes los negocios de la familia?

No quiero digas que me entreguen a mí lo que te den por las botellas de medicina, que se puede interpretar y seguramente se interpretará mal. Si de esa manera quieres quitarte la nota de mala pagadora, ya es tarde; que ese es tu verdadero apellido y pronto añadirás el de tramposa.

Al Conde de Aldama le mandé tarjeta y gracias, que menos me mandó él, y lo que me dices indica que no la recibió. A Pepe Pastrana también le envié tarjeta, que no sé si llegaría a su mano y sentiría que no. Otra a la Viuda de Salmón y para de contar. Al P. José ya se las felicitaba en la carta.

Siento lo de Dª Ramona y de la madre de los de Jerez. Dios les dé lo que más les convenga. Yo les deseo la gloria.

¿Querías más que una tarjeta? Y gracias cuando te la mandé; que hoy día, aún eso me es casi imposible. Crees que sólo tú estás ocupada.

Las Postulantas me gustarán mucho si fuesen muy buenas. La Institución necesita santas que la honren. Que procuren serlo, que para eso las llamó Dios y la Stma. Virgen y tendrán la recompensa en esta vida y en la otra. Yo quisiera que lo fueseis todas, todas y quiero que así se lo digas para que cada una haga por su parte todo lo que pueda por llegar a serlo. Ninguna tenéis disculpa, porque a todas os ofrece el Señor los medios y os dará cuantas gracias necesitéis al efecto. No cumpliréis con menos. Animo, ánimo y a ser santas, o reventar, como suele decir el cascabelillo que ha sido muy mezquina en su estrategia.

Supongo que la madre de Sor Teresa estaba pensando en la vida de N. Sr. JC. y por eso puso los treinta y tres años. Lo que hace fe es la partida de bautismo que debe enviarse a Sevilla a su tiempo. Se conoce que dicha señora tiene buenos sentimientos y sabe apreciar lo que vale tener una hija religiosa. Que ésta sepa ser agradecida y corresponder a Dios y a la que le dio el ser, siendo santa y pidiendo mucho por ella.

Ya sabía yo lo del Sr. de Vinuesa y que Dª Carolina Ambrosy fue la que le cameló con la extraordinaria habilidad que tiene al efecto. ¡Dios se lo pague a ambos! Y se lo multiplique en gracia y gloria a ellos y a sus familias. Si vuelve por ahí, devuélvele las expresiones centuplicadas y a Dª Carolina las gracias.

En cuanto a la pregunta que haces en su nombre, ya te dije lo que me figuro y, como suele decirse por esos barrios: «Te veo venir.»

Eres muy larga o lagarta; pero ya ves que he entrado ya en los sesenta y que ya tengo los huesos muy duros.

Me voy extendiendo demasiado y tengo que echarme una siestecita antes de salir a visitar los tres monumentos que hay en ésta y el del Colegio, y después prepararme para predicar mañana, que por cierto lo hago de muy mala gana, que ya no es eso para un viejo como el que te bendice mil millones de veces, como a todas y os anticipa las ALELUYAS.