EP242

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 242 (AG 239)

Getafe, 9 de julio de 1891

M. ANGELES GONZALEZ LEON

Sanlúcar de Barrameda

He recibido, hoy 9 de julio, las efemérides del 24 pp.º al 5/c. inclusive. Comprendo cuanto me quieres decir. Yo no os abandono. Me habéis costado mucho, para que os olvide. Pero es preciso imitar a la caña, cuando pasa el huracán. Si el Sr. Arzobispo nombra otro ya no podré hacer ni deciros, que ninguna casa debe ser gobernada por dos cabezas, y, como espero que será uno mucho más capaz que yo, quedaré dando mil gracias al Señor, porque todo ha de ser para su mayor gloria, por más que el infierno brame y hagan coro con él algunos.

Y, si quieres te diga la verdad, deseo saberlo; porque mientras no sepa que ha nombrado a otro, ni me avisen, no sé si me admiten o no la dimisión o renuncia y es una situación ambigua y perjudicial y poco agradable; como ya sucedió cuando la mandé desde ésa al Sr. Cardenal por conducto del Sr. Provisor, Magdalena y, no me la admitió, antes amplió y generalizó las facultades, según oficio y carta que obran en mi poder y creo viste alguna vez.

Creo será mejor metas la adjunta, según va, dentro de otro sobre y la remitas a su destino.

Creo que el Sr. Arzobispo nombrará al Sr. Vicario o al P. Oliva y de todos modos ganaréis el 100/1, con tal que acepte cualquiera de los dos. Lo que os encargo es que no les deis disgusto alguno. No me parece mal lo del Noviciado, aunque es muy húmedo para el invierno. Es forzoso el separarlo y si antes no se hizo más que el tabique, ya sabes por qué fue. Mary a mí no me contestó, ni vuelvo a escribirle, por consiguiente. Puedes abrir, si quieres la adjunta y enviarla después bajo otro sobre al P. Oliva.

Parece que el Provincial y el Vicario General tienen especial empeño en hacer creer en ésa que yo no voy porque no quiero. Pero ¿cómo podía ir yo desde el 15 pasado, no habiendo examinado hasta el 29? ¿Cómo voy a pedir un permiso que no me han de dar o lo han de interpretar como medio de ir a buscar empeños que me vuelvan por allá? ¿No recuerdas lo que te contesté cuando me dijiste el empeño del Instituto de Sevilla? Pues fue lo que más les indignó contra mí y más les picó, como ya me lo temía. Puedes decir a D. Manuel Bedmar las razones por las que no voy ¡Qué grande sería mi satisfacción en hacerle una visita!