EP248

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 248 (AG 250)

Getafe, 8 de abril de 1898

M. ANGELES GONZ4LEZ LEÓN

Sanlúcar de Barrameda

A. H.: Son las ocho de la mañana y van ya tres cartas; juzga como andaré. Tenme al corriente de lo de Concha. Ya supe por el P. Antonio, que te remitió el frasquito. Sí, escribiste sobre el personal, recibimiento y ofertas; pero yo tengo por bases otras cosas. ¿Hay medios de subsistencia? ¿Son seguros?... ¡Tengo tan poca fe en las promesas y aun acuerdos y compromisos de los Ayuntamientos!

¿Y qué quieres te aconseje sobre lo de Manilva? ¿Qué mejor petición que la que le hiciste? ¿No suda? No sudas. ¿Vas a demandarla? Más perderías.

Medallas de la Divina Pastora, al menos en Madrid, no hay, ni dan razón. Habría, pues, que mandar hacer los troqueles que son de acero y dejándolos en propiedad al fabricante, costará según tarifa que me remitieron: el millar, del mismo relieve y tamaño que unas dos docenas que os mandé, 250 pesetas, 2 millares, que no quieren hacer menos, como unas que me parece conocéis de S. José de Calasanz, 200 pesetas y el millar de las pequeñas y ovaladas con muy poco relieve, 50 pesetas y si se mandan hacer 10 millares, saldrán a 35 pesetas. Esto me dijeron de la otra vez; ahora no sé, porque esto también varía con los jornales y el precio de los metales; tú dirás, si mandas dinero, que estos fabricantes no fían.

Como tú pedías un croquis de un oficio para el Sr. Arzobispo, eso te mandé, si bien me parecía que debía ser en forma de solicitud, como ahora dices. Que surta efecto, es lo que importa; pero lo bien hecho bien parece.

No sé si queda algo que contestar; tú lo suplirás.

A las Hnas. que se animen; que si Dios las unió sin antes conocerse, ha sido para que ahora trabajen a su honra y gloria. Que la corona será proporcional a la victoria. Que no fíen de sus esfuerzos, si no en la gracia de Aquel sin el cual nada bueno puede hacerse. Que ellas planten, que Dios regará, si sólo plantan a honra y gloria de Dios y bien de las almas.

Os bendice, el Vejestorio