EP250

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 250 (AG 252)

S/D

S/F

Aparecióse cierto día la Stma. Virgen a la Ven. Sor Francisca de la Concepción y no sólo la alentó a los ejercicios de devoción y caridad, si no que la mandó solicitar porción de Rosarios, que puestos en manos de su imagen Stma. de la Concepción que preside el Coro como Prelada de la Comunidad, fueran el consuelo y el alivio de los bienhechores y necesitados; porque a todos los que consigo trajesen dichos rosarios concedería el Altísimo las gracias siguientes:

1º Que experimentarían especial asistencia de S. M. para no caer en culpa grave; y a los que estuviesen en ella les daría eficaz acierto para arrepentirse y enmendarse.

2º Que a los opresos de algún vicio o pasión les concedería el Señor para vencerlos, singular gracia y luz.

3 º Que las aflicciones espirituales y temporales concedería clara ilustración para el acierto en las operaciones y paz interior y exterior en los combates.

4 º Que por tierra y mar sería libre de peligros pecaminosos y de otras asechanzas del común enemigo.

5 º Que en las enfermedades, contratiempos y trabajos, conseguiría el alivio y mejoría o fuerza para tolerarlos con resignación y paciencia.

6 º Que en la última hora de la vida reconocería las más vivas influencias del divino Amor para arrepentirse de sus culpas y morir en gracia; y

7 º Que las aliviaría el Señor las penas del Purgatorio.

Cuyas gracias se entienden supuesta una verdadera devoción.

Así consta en la fundación de MM. Capuchinas de Granada p. 299. Son innumerables los prodigios que el Señor ha obrado por medio de dicho Rosario. Todo consta en la citada obra.