EP253

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 253 (AG 255)

Getafe, 9 de febrero de 1903

M. CONCEPCION HIDALGO RODRIGUEZ

Chipiona. Cádiz

Amada Hija Concha, en J. C.: Dentro de unos días recibirás un paquete certificado con estampas. Te parece poco lo que yo me he sacrificado por ese Colegio y aún quieres ahogarme; así concluiré antes y se os concluirá la cucaña.

También te adjunto esas 50 pesetas para Salvador, pero a condición de que no vuelvas a pedirme más porque me sobra en ésta a quien dar y con grandísimas necesidades. Que cada tierra mantenga sus plantas. ¿Te parece poco lo que ahora me sacrifico por el Colegio de Sanlúcar? Nadie podrá imaginarse que un pobre Viejo y ramplón, como éste, pueda proporcionarle una casa con un jardín regio y adyacentes de tanto valor.

Y esto, después de tantos, tantísimos disgustos de toda clase y reavivados muchos por los mismos que debían agradecerlo.

Mucho me alegro de ese regalo que os hizo la Sra. Dª Enriqueta. Las más expresivas gracias de mi parte.

¡Buena falta hacía esa casulla y otras!

La Sra. de Salamanca no ha venido por esta ni creo venga.

Celebro haya tantas niñas -trabajad mucho con ellas- formad sobre todo su espíritu en el santo temor y amor de Dios y fructificará más vuestro trabajo.

Mi enhorabuena al R. P. Rector de Regla y mil y mil gracias por el interés que por vosotras y por las niñas se toma; ¡que Dios se lo premie, como yo se lo pido!

No dejes de tener este año los Ejercicios Espirituales con las niñas, y más contando con el celo apostólico de ese R. P. Rector que con sus pláticas fervorosas las atraerá más y más a Dios.

Respecto al Maestro de piano, con tal que alguna de vosotras esté siempre a la vista y cuidado durante las lecciones, bien; de lo contrario, de ningún modo. Prefiero que no sepan piano y salven sus almas, a que sean unas artistas pervertidas. He visto y sabido cosas muy desagradables por eso. Si fuera una Sra. la que les diese lección no serían necesarias tantas precauciones, aunque nunca estarán de más.

Os bendice en el Señor,

El viejo