EP292

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 292 (AG 294)

Getafe, 26 de febrero de 1906

M. JULIA REQUENA

Amada Hija en J. C.: Cuando no hay un fin recto, no salen bien las cosas.

Por lo visto me quisisteis tender un lazo y caísteis en él. Queréis que os salve y respondo: Justo castigo de vuestro pecado.

A mí me pintó la Me., las cosas de color de rosa y me pidió lo que hice. Le mandé, además los precios y no se dignó contestarme, esperando, como siempre, que yo comprometido... cargaría con el mochuelo y... le salió la criada respondona.

Si ahora está de Ejercicios, yo también. Ese modo de proceder, ha de salirle caro y a todas las que la imitáis. Otro compromiso la espera y algo mayor para que sepa quien pretende burlarse y lleve su penitencia en el pecado.

Debo advertirte, para que se lo digas también, y lo sepas tú igualmente. «Que no seré yo el que pida el permiso del Oratorio a Roma, ya que tan bien ha cumplido por haberle pedido el del Nuncio cuyo importe no se me ha satisfecho.»

El que todo lo quiere, todo lo pierde y aún vuestro porvenir está en problema por ese modo de obrar.

Ya dicen que va muchas veces el cántaro a la fuente y al fin se rompe.

Ya no hay tús, tús.

El V.