EP337

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 337 (AG 344)

Getafe, 8 de Junio de 1907

M. JULIA REQUENA GARCIA

Monóvar

Amada hija en Cristo, Julia: Celebro llegaseis bien y fueseis así recibidas.

Aquí tirandito. De Sor Antonia, ya sabrás por ella misma que te ha escrito y de que no quise enterarme... Supongo lo que te dirá. Está como hiena en jaula, mordiendo el hierro. Suspira por volver al picacho. Le dije: «Nones» y «renones». No ha vuelto a bajar, y le dije que la que es Superiora de hecho, lo será de derecho... No quiero aquí una Superiora que no hace vida común ni preside la Comunidad.

He prohibido suban las Novicias a su habitación. No quería respetar la distribución de horas que dejaste.

Mandé no hiciesen caso y que Sor Ángeles cuide de las Novicias, además de darles ciase, como lo estaba haciendo y siguiendo la vida común.

Las jóvenes, bien a mi ver, hoy, todas de retiro. No las he visto, ni tiempo para ello. Ahora estoy de confesor, porque el P. Hipólito aún sigue en cama y Dios sabe cuándo y si podrá ir a confesarlas en bastante tiempo por lo débil que está. Harto lo siento.

Si Sor Antonia no cambia en esta misma semana, la depongo para que no se crea con derecho a mandar y a poder escribir a ceca y meca, que para eso no está mala.

Prevé la infeliz que aquí no puede andar de visiteo y de aquí su disgusto... Sepan todas, todas, que no quiero visiteos y aquí de ningún modo ni por nada ni para nada.

Tengo un gran disgusto y es que no sé si el Sr. Obispo dará licencias para el Noviciado. Fui a verle y me contestó: Que ya lo pensaría; que le presentase la solicitud... No se la he querido presentar hasta que me vea con la Reina Madre para que la apoye. Ya pedí una audiencia al efecto a dicha Señora. Veremos cuando puedo verla... Por aquí conoceréis cuánto tengo que sufrir.

Dale un pañuelito a Natividad para que se limpie las lágrimas, que ya supongo se le irán secando.

Que me seáis todas muy buenas como de corazón os quiere el que os bendice,

Abuelo

Nada digo de Aspe hasta que sepa cómo van.

Las bendice también,

El Viejo