EP344

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 344 (AG 351)

Getafe, 15 de septiembre de 1907

M. JULIA REQUENA GARCIA

Sanlúcar de Barrameda

Amada Hija en J. C.: A todo trance quiero saber a cuánto sube la deuda total. O pagas todo, o levantas el campo y que se apoderen de todo. Qué responsabilidad tenéis cuantas ahí habéis estado y no habéis avisado. ¿Constan en los libros las cantidades que yo entregué? ¿Y las de las medicinas que ahí y en Sevilla vendía la criminal?

Repito, quiero saber todas, todas las deudas para ver si pueden pagarse o no y tomar una resolución y esto antes que salgan de ahí.

Bien, que se queden Carlota y la Encarnación, ésta que por lo visto le falta poco, para que profese ahí y la otra hasta Pascua.

El ropero y la cómoda puedes mandarlos con la ropa dentro y bien acondicionada. Las mesas de comedor no me parece merezca la pena. Desarmadas, tal vez no costasen tanto. Un kilo que pase de 100 pagan lo mismo que 150 y desde ahí...

Haré lo que dices de Consuelo.

Del P. Anselmo tuvo carta ayer Sor Ángeles. Antes la leí. Opina como nosotros, que es preciso lo desee y sepa lo que ha hecho.

Que no le ha hablado todavía y que aún tiene la ropa empaquetada.

No me has dicho nada de la entrevista con el Vicario, quiero me lo digas, o cuando vengas.

Repito quiero saber el total para mandar al Banco de Jerez Florido y Hermanos, lo que pueda. De éste lo recibirás tú para ir pagando.

Que no vuelva a repetirlo. No estoy para bromas ni dilaciones.

Esta noche pasada a las once tuve que tornar medicinas para echar sangre y poder vivir, si no me muero de vergüenza. Ando mal y creo que eso acaba conmigo. En cambio la A... regalándose lo que puede...Ya no puedo más, para más ahogarme, vendrá ahora una L. contra mí por dos armarios, ya encargados para Chipiona y ese colegio de Escolapios, un pedido de materiales para mandar y qué se yo cuántas cosas más; compras de 500 litros de alcohol que necesito por de pronto.

A esto añádase lo que se está gastando en ésta para todo y para obras indispensables... Te bendice,

El Mártir sin corona