EP350

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 350 (AG 355)

Getafe, 14 de octubre de 1907

M. JULIA REQUENA GARCIA

Sanlúcar de Barrameda

Amada Hija en J. C.: Te devuelvo la de Sor Antonia. No me extraña cuanto dice. La conozco demasiado. ¡Ojalá no tuviera tanto motivo para conocerla! Si varias veces que la quise expulsar, lo hubiera hecho, no me arrepentiría tan tarde. No irá a Sanlúcar ni a parte alguna.

Si quiere a su casa, que vaya; pero sin hábito. Y para no volver al menos mientras yo viva.

Se figura que sólo vino a la Congregación para gozarla; bastante la ha gozado. Todo cuanto tiene se le quitaría si la dejasen salir por todas partes de visiteo, como en Sanlúcar.

Le estorban las rejas, que se aguante. No las franqueará mientras yo viva, si no fuese de vez y para siempre.

Ni palabra quiero contestar a la suya. Sólo diré que su franqueza debe traducirse por descaro y cínica desvergüenza que no tolero por nada ni por nadie.

Confirmo todo lo dicho en mi última del doce y no revoco ni rectifico una palabra, salga el sol por Antequera o salga por donde quiera.

Casi estoy seguro que el genio y soberbia que la hizo campar hasta ahora por su respeto, la pondrá muy pronto en el arroyo: al tiempo; que no cae bien el humilde hábito de las Hijas de la Divina Pastora en persona de tal calaña.

Tú, hija, harás lo que gustes; yo he tomado mi resolución irrevocable.

Te bendice en J. C. y a todas,

El Viejo