EP356

De Wiki Instituto Calasancio
Revisión a fecha de 12:50 29 dic 2016; Ricardo.cerveron (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


Carta 356 (AG 361)

Getafe, 6 de noviembre de 1907

M. JULIA REQUENA GARCIA

Sanlúcar de Barrameda

Amada Hija en J. C., Julia de Jesús:

Quieres te conteste pronto y lo hago: La parricida debe ser expulsada cuanto antes, considerando los sobrados motivos que hay para ello y por su negativa a estar donde la mandan, tomando vosotras de acuerdo con el Sr. Arzobispo y suplicándole se digne informar y tramitar la petición a Roma para la dispensa de los votos simples perpetuos según se indica al final del Art. 9.º de los principios de Gobierno, p. 143.

El retrato que de ella se haga debe ser de cuerpo entero, manifestando su carácter insufrible y su indignísima conducta, perjudicialísima a la observancia religiosa que se hace imposible donde ella se encuentre. Lo que ha sido en ésa ya lo sabéis y lo que hizo en ésta tampoco lo ignoráis; pero agrava su criminal conducta el haberlo hecho cuando más enferma se fingía, durante la misa y oración, tan de mañana, la que sólo se levantaba cuando quería, abriendo puertas que cuestan trabajo a las sanas, la que fingía no poder moverse (y de acuerdo con Sor Ángeles que lo supo y no lo manifestó, como mandan las Reglas, consta de sus cartas...). Apuntes para cuando llegue su turno y para escribir su historia.

Tan descocada e indecente se mostró Sor Antonia con el médico, pidiéndole certificado, que conservo, de su enfermedad y necesidad de irse a su país para curarse que ya no quiso verla por 4 ª vez.

A otra cosa. Quisiera cortases los abusos que hay de gastos y ruidos en la toma de hábito y profesión. Que haya alguna cosa entre vosotras, santo y bueno. Ya sabes lo que eso trae.

A Sor María, que puede emplear todo o parte de los 25 de que me habló, en eso u otra cosa conveniente.

De las Religiosas nada te puedo decir; supongo no tendrán novedad; hace días que no las veo; hoy fui y no abrieron, por más que llamé. Me volví tan satisfecho. Cuando me necesiten, ya avisarán.

Que me seáis todas buenas.

Os bendice,

El V.