EP370

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 370 (AG 376)

Getafe, 4 de febrero de 1908

M. JULIA REQUENA GARCIA

Sanlúcar de Barrameda

Mi Amada Hija en C., Julia: Recibidas las dos y el telegrama que contesté en el acto o poco menos.

Dices no puedes pasar sin escribir, bien, sostendrás media correspondencia y algo es algo y menos nada. ¡Si vieras cómo estoy de cartas! Hasta cien leguas sobre la coronilla.

Me alegro de que D. Leopoldo estuviese enterado para que rebajara la cuota, que bien abusaron.

Y, ¿quién te ha dicho que yo pensaba ir por ésa? Con el pensamiento... varias veces; con pies, manos y narices... Narices.

¡Con que dijiste que sí, iría al P. R.! ¡Lucida vas a quedar!, tanto como al poner deshonra por deshonra.

Que recibáis bien al Sr. Arzobispo, santo, bueno y muy justo. Que allí le esperaréis todas, viejas, nuevas y chiquillas. Eso y más se merece.

¿Qué tienes disgusto por la Capilla? Pues, conviértela en iglesia. Vended pronto la viña y el pinar que empeñan y podréis hacer lo que deseáis; pero indirectas... Ya sabes que hay otras cosas más indispensables y que yo no puedo acudir a tanto. Esto aflojó mucho. Y si esto falta? Que se figuren están delante de las imágenes de este Oratorio y podrán tener esa devoción que les inspiraban.

El P. Hipólito por el estilo, que agradece tus recuerdos, lo mismo que el P. Rector y V. ¿Qué compromiso has contraído con ese dolor para que no te deje?

No sé cuántas veces he interrumpido esta carta ni cuándo la concluiré. Esto para que os figuréis, no tengo más que hacer.

Según carta de Natividad, Araceli está peor cada día. Anteayer le escribí y mandé algunas cosas. Veremos el efecto. Por lo visto casi ninguna está buena allí.

Tuve carta de Fr. Cirilo hablando de otras pretendientes; allá veremos. Encargué sean muy buenas, sanas, dispuestas, con las condiciones consabidas. Vale más pocas y buenas, que muchas y malas. No escribo más cartas que las oficiales: 1º no quiero resentimientos, 2º porque no tengo tiempo.

Os bendice a todas,

El Viejo