EP377

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 377 (AG 383)

Getafe, 21 de febrero de 1908

M. JULIA REQUENA GARCÍA

Sanlúcar de Barrameda

Amada Hija en C.: Telegrafié. ¿Qué voy a decir? Si en Aspe pudiesen arreglarse, como se convino al abrir aquella casa, por cierto, no a mi gusto, ya se podría dejar esa menos escueta o algo más atendida, mandando una a Monóvar, que pueda suplir a Araceli hasta ver lo que Dios dispone.

Si así no puede ser, haz lo que mejor te parezca, que yo no encuentro solución satisfactoria.

Tampoco yo estoy porque la famosa salga de allí, que, a mi ver no cabe ni cabrá en parte alguna, que no sea el arroyo. Le escuece el trabajo después de acostumbrada a no hacer más que por su bienestar. Sor Pilar, mal y creo que por poco tiempo. Desde que ha empezado este tiempo primaveral que tenemos, está peor.

Se ha hecho y hace por ella cuanto cabe; cuanto pide, tiene. Nada le falta, cueste lo que cueste; pero no se le pueden remendar los pulmones que se le van deshaciendo. Sólo un milagro, que por lo visto, no conviene. ¡Dios sea bendito!

Mucho me temo también de Araceli, según me dicen. La falta del p. y su gran debilidad complican su estado y dificultan su curación. ¡Dios venga en todo! Parece un hecho que no quiere el Señor progrese el Instituto. ¡Cúmplase su santa voluntad!

Os bendice,

El V.