EP380

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 380 (AG 387)

Getafe, 2 de marzo de 1908

M. JULIA REQUENA GARCÍA

Sanlúcar de Barrameda.

Amada Hija en J. C., Sor Julia de J.: ¡Que todos hayamos resucitado con Cristo a nueva vida! ¡Y todos nos hayamos propuesto ser santos y pongamos en práctica los medios que el Señor nos ha granjeado al efecto!

Ayer confesé a Sor Pilar que me pidió le permitiese hacer los Votos perpetuos, le diese hoy la Comunión, le hiciese la recomendación del alma y diese la bendición papal. Todo se lo concedí para no quedarme con remordimiento alguno. Estoy tranquilo. Nada le ha faltado en lo corporal ni en lo espiritual. Ahora Dios dirá.

Lo mismo se pone a morir que se reanima y pone tan jovial y hasta chungona y con sus gracias y ocurrencias, pero está y estoy persuadido de que el día que mejor se crea, entrega la carta. La cara engaña; pero el cuerpo, según dicen y se ve en las manos, sólo tiene la piel y los huesos.

Esta tarde celebran la profesión a sus ruegos.

Enterado de cuanto me dices; pero ir yo a ésa, ni a Roma... ni pensarlo. Y antes de mandar las Reglas o Constituciones allá, hay que arreglar mucho por acá... Vosotras lo arreglaréis, que yo no estoy ya para más trotes. Por no servir ya para nada, ni tengo dientes ni muelas ni humor ni nada. Un carcamal hecho y derecho.

De Monóvar escribe Sor Natividad que Sor Faustina tiene sus bultos escrofulosos, presagios de tisis. Nada digo porque no han de hacer lo que indiqué. Fricciones, fricciones y fricciones. ¿No quieren? Allá se las hayan. Viven al día y no quieren comprender de una para otra vez. Lo mismo pasa a Araceli. No debía de dejar las fricciones, y que si quieres. Buen provecho.

Sor Ángeles, también achacosa y concluirá mal. Fricciones, fricciones y fricciones; pero son molestas. ¡Cómo si las enfermedades no lo fuesen más!

Tened mucho cuidado de no admitir ninguna escrofulosa, que será un factor obligado de la tuberculosis.

Mucho me temo que estas Religiosas y sobre todo Sor Consuelo caiga también enferma de cansancio de tanto desvelo por la enferma.

No puedo más.

Os bendice,

Alleluya, Alleluya...,

El Viejo