EP408

De Wiki Instituto Calasancio
Revisión a fecha de 12:51 29 dic 2016; Ricardo.cerveron (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


Carta 408 (AG 416)

Getafe, 10 de noviembre de 1908

M. NATIVIDAD VÁZQUEZ ROMERO

Monóvar

A. hija en Ch Sor Natividad de Jesús: Empiezo a contestar la tuya del 12, hoy 13 octubre, veremos cuándo la concluyo.

Hija, tengo muchas que escribir, si no lo hago, no anda el carro y sabes lo que interesa no se pare; si no ¿quién sostiene el Noviciado? Por la presente no me tienes disgustado; en adelante, Dios dirá. Si algo tienes te perdone, de todo corazón lo hago. Cuanto más solita estés del mundo, más acompañada y unida me estarás con Dios. Al grano: con fe sí que puedes y aún debes decirlo a quien pueda poner remedio... Esto a tu primera pregunta.

Sí, puedes hacer uso, y sin nombrarse, tiene razón la que así obró, dejando hablar, para evitar.

No se puede corregir ni evitar lo que se ignora; por eso que oiga y diga para prevenir u obrar.

La sobrina del Sr. Cura conviene tome ajenjo y hierba buena, partes iguales, en polvo, una cucharadita de las de café diaria en la sopa, leche o chocolate. Es lo mejor y más inofensivo.

La enferma del tónico puede tomarlo aun estando a dieta; pero si le abriese el apetito, debe satisfacerlo, tomando al punto algún alimento.

Adjunto glóbulos de tónico y ferino. Las friegas no hacen daño, bien dadas y donde no haya corriente y teniendo el cuerpo y extremidades abrigadas.

No extraño lo de Milagro, ni extrañaré lo que venga a su familia.

¡Ay del que se opone a lo que Dios dispone!

Por eso decía mi Santo Padre: «Dejemos obrar a Dios.»

Acabo de llegar de Madrid donde fui a saludar a la familia de Argüeso que pasan para Sanlúcar. Me dieron expresiones para todos los conocidos.

Mis recuerdos al Sr. Cura y a todas las Religiosas que sean buenas.

Os bendice,

El Reviejo

Franciscana, ¿tienes más que pedir? ¡Qué bien has aprendido el oficio! ¡Con qué suavidad te insinúas! Bien, hija. Se conoce sabes el adagio de los que dicen: « ¡Se enriquece uno más pidiendo que dando!» A la regordeta que no sea tan marrullera.

Cuando ayer recibí la tuya, acababa Víctor de facturar la caja para Araceli; pudiendo haber ido todo junto y costaba menos.