EP412

De Wiki Instituto Calasancio
Revisión a fecha de 12:51 29 dic 2016; Ricardo.cerveron (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


Carta 412 (AG 420)

Getafe, 9 de diciembre de 1908

M. JULIA REQUENA GARCÍA

Sanlúcar de Barrameda

Ilustre Pedigüeña: No te vale ocultarte tras la pantalla de tu aventajada Discípula. No parece si no, que os habéis juntado el hambre can la gana de comer. Te trasluces a la legua, a pesar de la chafallada, que así parece la carta de Maritrafulla a su Madre. La distancia le vale, que, si no, le arrancaba de cuajo las orejas.

¿En qué mollera cabe estar exigiendo tantos sacrificios a su Madre? ¿Se le ha escapado el corazón por la lengua, para que así, sin corazón la sacrifiques? ¿Le dejó alguna mina en el Potosí para que a todas horas le esté pidiendo? Desde ahora, cuando vuelva a pedir, ya le contestaré yo. A una sacaliñas un «Niegalotodo» y a la costumbre de pedir el hábito de negar.

También dices, curándote en salud, que no te has metido en lo del templete. So trápala. ¿Crees me caí de algún nido? Siempre he sido tonto, por desgracia; pero ahora me pones el gorro calado hasta los hombros. Necesitabas esa evasiva para disimular la astucia con que procediste para emprender la obra, que había todos los materiales, que serviría el mismo altar, etc., etc., para que una vez empezada una cosa pidiese la otra... Está bien; pero inventa, ya que tanto sabes, el modo de vivir sin comer, si ha (de) atenderse a lo que pretendes.

Preparando la venda por si sales herida, añades que no puedes hacer más; pues hija, esa misma y única tecla tengo que pulsar yo en las presentes circunstancias. Esto trae consigo el no tener presente el divino consejo: «Antes de empezar, ve si podrás terminar.»

Dices, que si puede venir por ésta la langosta, y te respondo: que no; por la sencilla razón de que están secos los campos y tendría que morirse de hambre. Díselo así de mi parte y con tiempo, para que luego no se llame a engaño. Que, si tiene que desfogar, lo haga en carta certificada; que el papel puede con todo lo que le encarguen, sin que por eso le den ataques.

Ahí van esas cartas y sus contestaciones que me devolverás, cuando puedas y te hayas enterado, no urge.

Te mando también la 2 ª Parte de las Constituciones. Avisa cuando estén copiadas y no me pierdas el original.

Por no mandarlas en Latín, como yo quería, e impresos los 12 ejemplares, habrá que pagar la traducción e impresión que hagan en Roma, que importará un Bon bocato et non di Cardinali. Esto me faltaba y, después de todo, Dios sabe para qué...

Tendrás que presentarlas al Sr. Arzobispo para que dé su Informe y pedirlo también al Sr. Obispo de Orihuela.

Antes debes presentarlas al Sr. Arzobispo para que las apruebe.

Debes también hacer una relación exacta del Instituto y exponer en ella Estado personal, Disciplinar, Material y Económico. También del Noviciado, del n.º de Novicias... Esta Relación irá firmada por la Superiora, Procuradora y Secretaria Generales y con el V.º B.º o aprobación, como verídico, del Sr. Arzobispo.

Debe constar en esta Relación la existencia de 40 dotes de a 2.500 pesetas, uno en papel de la Deuda perpetua del 4 %, depositado en el Banco de España y sus Resguardos en la Caja General del Instituto. Después o con todo lo dicho deben ir las Preces a S. S., pidiendo la aprobación del Instituto, firmada por la Superiora y Moderadoras Generales con los nombres de Religión Julia de Jesús, Superiora General, M ª de J., 1ª Moderadora...

Para todo eso conviene te veas antes con el Sr. Arzobispo y con su Secretario, para enterarte bien y no dar algún paso en falso, preguntándoles, si es preciso entregar de antemano alguna cantidad para así hacerlo cuanto antes. Procuraré mandarte las traducciones de los Decretos que se citan en la 2 ª advertencia para que se lean en sus días respectivos y luego se añadan al fin de las Constituciones.

Adjunto el diseño del Templete que entregarás a quien debes y he escrito ya diciendo va por tu conducto.

Os bendice,

El Viejo