EP483

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 483 (AG 489)

Getafe, 30 de junio de 1910

M. JULIA REQUENA GARCÍA

Monóvar

So pedigüeña, si no has visto los gastos que ha habido? ¿Quieres que yo me convierta en dinero? Tres céntimos que diesen por mí, te los mandaría para tu objeto.

«Que por tres mil duros harías la casa.» iTal sería ella! De todos modos quiero saber cuál es el terreno; si es el primero al bajar hacia la fábrica de cera y que tiene derecho al agua sobrante de la fuente de !a población o no... Su extensión, precio porque antes pedían una barbaridad.

Después hay que ver un croquis del terreno y del edificio e Iglesia que piensan hacer, que yo sin ver eso y su presupuesto no me muevo a nada...

Tú lo que quieres es empezar, como con la Capilla de Sanlúcar para después seguir llorando y mamando... No sabes en lo que te metes o te meten... Ya te arrepentirás...

En fin, si todo está conforme y como debe ser, no tienes más que venir, pedir permiso a la S. Congregación de Regulares para vender papel del Estado por la cantidad que necesites y poner manos a la obra; pero advertirte que hoy el papel está más bajo que el comprarlo y que no se puede vender o enajenar sin aquel permiso por ser fondo del Instituto y que al mismo tiempo te quedas sin lo preciso para la bucólica y gastos del Noviciado.

Pero como de gustos no hay nada escrito, decisivo, podéis hacer lo que os plazca y administrarlo todo como queráis por si luce más todo en vuestras manos que en las mías, que a lo visto, os figurais sisan algo para sí y para atender a esas quisicosas...

Ahí se prometió casa gratuita, ínterin no la hicieran propia... y habéis sido tan listas que habéis venido a pagar el alquiler... El sarcasmo no puede ser más pesado...

Se me rogó que fuese a elegir terreno para levantar la casa.,. y fui pero me llamé andana al ver que pretendían pagase una barbaridad por el terreno y levantar la casa por mi cuenta; i y esto en un pueblo que a poco más os linchan!

En resumen, ya sabes lo que puedes hacer y tienes edad para reflexionar.

Nada más tengo que decir; haced lo que queráis.

Que Dios nos bendiga.

El Sarra