EP510

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 510 (AG 516)

Getafe, 15 de marzo de 1911

R. M. SUPERTORA GENERAL DE LAS PASTORAS, M. JULIA REQUENA GARCÍA

Monóvar

Conque: «Una imprudencia.» «Todo por una falta de Constituciones.» ¿Cuál fue esa imprudencia? ¿Quién la cometió?

Yo tenía mandado terminantemente que no se me mandase afuera carta que no se me diese cuenta.

¿Tenía motivo para ello? ¿Estaba escamado o no? ¿No bastaba el botón de marras para eso? ¿No vi las mismas tendencias a fundir otras quizá mayores? ¡Si la carta famosa o de tu famosa sale y cae en ciertas manos, buena la hubiéramos tenido! Pero... era de... Y para... y por eso fue una imprudencia el que se me entregase...! ¿Es que no tenía yo autoridad para ello...?

Hablaremos claro: porque en tal caso, sobro yo, si no, sobráis vosotras. Si habéis de seguir aquí, mientras yo viva ha de ser a mis órdenes. De no ser así, ya te lo dije, podéis retiraros y cuanto antes. Más te digo, y es, que si habéis de seguir, las que vengan han de ser de mi aceptación, dispuestas a trabajar, a vivir en paz, sin pretensiones necias y no como las anteriores con fueros de Srtas., correctoras, ignorando lo más preciso, necesitando y no sufriendo ser corregidas... ¿Estamos?

A otra cosa: vivir para ver. La que tanto arropabas «por su virtud y educación», no te ha dejado en muy buen lugar, que digamos. Prescindo de otras cosas que motivaron mi indicación de que podías disponer de ella; sólo quiero darte una muestra de su virtud y sobre todo de su obediencia.

El mismo día que salieron, por la mañana me escribió un papelucho diciéndome quería salir a las 12 para ver a una amiga que hacía diez años no veía. Le contesté: S. M. escoja. ¡Buen papel harían tres Religiosas por Madrid y en Cuaresma! A pesar de esta contestación si no es por Sor Teresa y Sor Cruz que se opusieron a salir hasta la tarde para despedirse de mí..., sale...

Tascó el freno hasta la tarde en que ni pidió la bendición, las otras sí y se desquitó en Madrid; pues apenas llegó se fue con D. ª María Yepes que iba a llevar un encargo, dejando a las otras en la Estación. La hizo andar bárbaramente, y después tomar un coche para satisfacer su capricho y D. ª María, para que no perdiesen el tren que cogieron por instantes, estando las otras dos deshechas. Gracias a que tuvo Dª María para pagar el coche y una buena propina; que si no, en Madrid se queda. Y no fue esto sólo; si no que tuvo el descaro de insistir en ver a su amiga, que no había tenido tanto interés en verla a ella, y tuvo más virtud en no venir a verla; y, a pesar de decirle que no tenían visitas en Cuaresma..., que estaba cenando con la Comunidad y que estaba enferma... se empeñó en que faltase a su deber, olvidando o pisoteando ella lo suyo... ¿Qué tal? Si ésta es la que pones por modelo, ¿qué serán las demás? Y a esta i Rvda. M. Matilde, pones por Correctora! ¡Bueno andaría el cotarro, si así pudiese seguir...! i Pero no puede... no...

Te advierto que ni esas virtuosas ni las imperfectas, pueden salir a dormir fuera, cuando tú vas a Aspe. Ni tú permitirlo, ni la local mandarlo, ni las súbditas obedeceros. Lo mismo digo de salir a comer la mona en casas particulares, siquiera sean de campo, y otras cosas por el estilo... Y después... que hay observancia...¡no engañéis a Dios...!

Si, se hace la Necrología de todas las que mueren y según la merezcan...

Falta el recibo de las Misas, según lo que entregó el Sr. Cura, que saludo.

Por la Escritura de Cesión, hubo que pagar el 17 % y 37,60 pesetas de Escritura = 462 pesetas y 60 céntimos que se dirán ahí en Misas según convenimos.

No permití saliese Sor Amada hasta que haga allí la Escritura, so pena de ser nula ésta, que la hagan cuando puedan.

¿En qué parte de las Constituciones está escrito que se llamen Madres las Hermanas? La Rvda. Matilde se incomodó porque la llamaron H... ¡Puf!, ¡puf! Farol sin luz. ¡Viva la humildad!

Se pagará lo que dices. Pero... vengan recibos de Misas.