EP625

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 625 (AG 634)

Getafe, 8 de febrero de 1914

DON TIBURCIO RUIZ

Daimiel

Mi muy respetable Sr.:

Acusándose V. en su att.ª 30 diciembre pp.º pretende excusar la pereza del Sarra. No eran las piernas las que a la sazón se rebelaban, si no las que las llevan, según el adagio: «Tripas,..»

Por Navidades salí un día del confesonario con tal frío en el vientre, que se me paralizaron todas las funciones digestivas y hasta la fecha no han firmado condiciones de arreglo definitivo.

Con el amable trato de las huéspedes «fregadas de Sanlúcar» espero se habrá templado un poco el disgusto de su venerable familia que saludo. Son más dóciles y calladas, más avenibles y menos molestas, que los inaguantables huéspedes anteriores, verdaderos parásitos en todos conceptos.

Que Dios le premie la súplica que en su anterior me ofrece y a que sólo puedo corresponder con la recíproca y diaria, porque diaria y pesada es la carga, y por eso altamente meritoria, tan bien llevada. ¡Loado sea Dios!

Nada puedo decirle ni recomendarle, sin ofensa, respecto a esas sus Hijas y mis Nietas; porque me consta previene todos mis deseos. ¡Dios se lo pague!

Mucho sentí la enfermedad y muerte del pobre Jacinto (q.g.h.); pero tuve la satisfacción de la asistencia espiritual que V. le prestó y espero aprovecharía.

Mis afectuosos recuerdos a su apreciable famllia y V. Sr. mio, ordene lo que guste y si algo puede, que será nada, como nada ha sido siempre su

Afmo. S.S. q. s. m. b.

El Sarra

Perdone lo mal y empalagoso.

A las cigarras que obren mucho y canten poco.