EP710

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar


Carta 710 (AG 721)

Getafe, 30 de marzo de 1919

M. JULIA REQUENA GARCÍA

Sanlúcar de Barrameda

Amada h. en Ch., Sor Julia:

Mal tiempo es de viajar con estos cambios tan bruscos de temperatura y no sé si al llegar a Sanlúcar te verás libre de lo que allí priva. ¡Dios lo haga! No me extraña encuentres continuos disgustos. La sobrada indulgencia anterior trae esas consecuencias que es preciso cortar a todo trance. Después de las amonestaciones evangélicas, hay que cortar por lo sano. La que no quiera ser como debe, a la calle, según los Principios de Gobierno. Sea quien fuese, y, cuanto más alta, más pronto, por más criminal y por lo mismo más contagiosa. Es un deber el preservar las sanas de la roña de las contamiadas. Valen más cinco buenas que cien regulares o cinco mil malas.

No sólo hablar claro, si no obrar con energía y cuanto antes; que esa epidemia pervierte los mejores espíritus. A la que no tenga el espíritu que debe, la corrección inmediata y si no hay enmienda completa; puente de plata, quiera o no quiera.

Y por de pronto, sin voz ni voto para nada, nada, mientras se pide el pasaporte a Roma, para que vuelva legalmente al punto de donde vino y no debió salir.

Dios que es la bondad infinita azota y castiga a los que adopta por hijos: los superiores deben seguir la misma conducta con los inferiores que deseen sean verdaderos hijos de la Corporación.

Los que eso no soporten serán hijastros y esclavos de Satanás.

Mi bendición a las que se porten bien y sólo ellas y no a las demás ínterin no se enmienden.


Te bendice,

El viejo