Diferencia entre revisiones de «EspiritualidadCarisma/1. Introducción»

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar
m
m
Línea 1: Línea 1:
{{Navegar índice|libro=EspiritualidadCarisma|anterior=Presentación|siguiente=2. María, Divina Pastora}}
+
{{Navegar índice|libro=EspiritualidadCarisma|anterior=La mujer en el Beato Faustino y la opción por el necesitado. Aportación a la liberación de la mujer hoy|siguiente=2. Faustino Míguez con una mirada mística, “con ojos abiertos”, da una respuesta}}
  
 
=1. Introducción =
 
=1. Introducción =
  
:En todas las épocas se hace necesario revitalizar y revivir la experiencia de María como Virgen y Educadora; Madre de Cristo y de la Humanidad.
+
:Quiero expresar mi agradecimiento a las hermanas por invitarme a participar con esta reflexión sobre el carisma calasancio y la liberación de la mujer, es un trabajo que me ha posibilitado interiorizar en mi vida como consagrada y en mi identidad como mujer.
  
:El hombre siente en su interior, y muchas veces lo acalla, el anhelo de sentir que es hijo de una Virgen valiente, que se dona a sí misma, que es limpia, que dice no a la mediocridad; que es capaz de amar con todo el corazón y con toda su alma.
+
:El tema sobre la mujer tiene aún pendiente muchas tensiones y es un debate nada fácil y no está cerrado ni en nuestra sociedad ni en la Iglesia. Sin embargo existe un camino recorrido a nivel social que favorece la reflexión desde el género, además cabe recalcar que al siglo XXI los sociólogos le han denominado como el siglo de la mujer.
  
:En los tiempos de María sabemos que la mujer era despreciada; no se valoraba su aporte; la sociedad no tenía consideración con ella, la sentía como un ser inferior, sin importancia; la relegaba a un plano muy secundario. Hoy, gracias a Cristo y al sí de María, hemos sido rescatadas, valoradas todas las mujeres.
+
:Los interrogantes que me han servido de hilo conductor en esta reflexión son: ¿Qué rasgos nos definen como educadoras Calasancias y mujeres de fe?, ¿Cómo se percibe nuestra identidad femenina?, ¿Qué implica para una religiosa calasancia del siglo XXI educar por la liberación de la mujer hoy?
  
==1.1. María como símbolo Pastoral==
+
Para responder a estas preguntas me voy a mover en dos espacios temporales el siglo XIX, y el XXI, el uno como lugar de origen y respuesta carismática que da el P. Faustino y el otro como reto y desafío para nosotras hoy.
  
:Cuando se nombra a la Santísima Virgen, Madre del Buen Pastor o Madre del Cordero Divino o Divina Pastora de las almas, es que desea destacar valores distintos.
+
:Hacer esta reflexión conlleva hacer una memoria agradecida para cada hermana, para las que nos antecedieron en esta misión y para las del “hoy”, y en este año de impulso de la fraternidad con la beatificación de Madre Victoria Valverde, es grato recordar nombres, rostros, gestos, presencias de tantas hermanas que fueron buscadoras incansables de nuevas respuestas. Ellas nos ha entregado la responsabilidad del presente y nos recuerdan la profecía de Joel: “En aquellos días derramaré mi espíritu… tus hijos y tus hijas tendrán sueños”<ref group='Notas'>Jl 3,1</ref>.
  
:En los dos primeros su ser de madre. Madre de la cabeza del pueblo cristiano, del Supremo Pastor; y luego, madre espiritual de todas las ovejas y corderos que amorosamente o con rebeldía siguen al Pastor, es decir, es madre de todos, incluso de aquellos que se alejan por caminos equivocados.
+
:En esta reflexión vamos hacer un recorrido a nuestro carisma calasancio desde una perspectiva de género desde distintos campos.
 
+
:Ella busca y trae al redil a la oveja perdida, alejada o resentida. ¿Por qué lo hace? Porque su maternidad divina constituye fuente de Gracia y prerrogativas; ella es fundamento de su maternal pastoreo. La entrega de amor en la Pastoral de Jesús y María es admirable: no deja a nadie fuera. El hijo de Dios ha recreado a su madre y la concibe en la excelencia de naturaleza y gracia, en la Concepción Inmaculada del Hijo y la unge como Co-Redentora.
+
 
+
:En el Antiguo Testamento se encuentra de muchas maneras figurada la Virgen en su título de Pastora. Por ejemplo:
+
 
+
::•Raquel, en el pasaje bíblico apacienta las ovejas de su padre<ref group='Notas'>Gn 29, 9</ref>.
+
 
+
::•En la vara pastoral de Moisés reconocen los intérpretes el pastoreo de María.
+
 
+
::•En la plegaria hebrea, la piedra de donde ha de venir el Cordero, simboliza también a María.
+
 
+
::•En la Anunciación del Arcángel, acepta la Virgen voluntariamente la maternidad del Divino Pastor, nombrado bellamente en el Evangelio “Yo soy el Buen Pastor...”<ref group='Notas'>Jn 10,1-21</ref>.
+
 
+
:Decir que María es Madre de Jesús, es una verdad de fe; asegurar que Jesús es el Pastor Bueno, es confesar una verdad de fe; luego, el celebrar a María como madre del Pastor Bueno, es confesar una verdad de fe inmutable y eterna. “La misma Iglesia confirmó el titulo introduciéndolo en la liturgia”<ref group='Notas'>AG 7. Catequesis de PabloVI, 1º Ag.1979</ref>.
+
 
+
:Existe, aunque de diverso orden, un mutuo y singular pastoreo entre Jesús y María. El de la Madre, consiste en la sublime prestación de todos los deberes maternales: alimentación, abrigo, cuidado, normas de comportamiento, etc. para entender las necesidades de un ser en crecimiento; por otra parte, ella era la complacencia del Buen Pastor por las hermosas virtudes que ella mostraba, ya que el Padre Dios, la dotó de las excelencias de la naturaleza humana, además, de la gracia que ella nunca perdió.
+
 
+
==1.2. María, Pastora de las almas==
+
 
+
:Este título le compete en primer lugar por ser Madre del Pastor; luego porque ella acepta libremente y esto se sabe cuando da el sí a Dios a través del Ángel.
+
 
+
:“La Augusta Virgen...” enseña Pío XI, fue elegida Madre de Cristo, precisamente para ser consorte suyo en la Redención humana<ref group='Notas'>Auspitatus Profecto, 27 Junio 1993 </ref>. San Agustín exclama: “Aquí viene el gran misterio, para que como por una mujer llegó a nosotros la muerte, por otra nos naciera la vida, y así el demonio, vencido, fuere atormentado por ambos”<ref group='Notas'>Obras completas San Agustín</ref>.
+
 
+
:Quien ama a María, ama a Jesús; se hace sensible a las palabras del Pastor; reconoce su voz y su presencia. Se acaba el miedo; se siente libre dentro de un pueblo, sigue con valentía y amor, con fuerza y entusiasmo el llamado del Señor.
+
 
+
:María, Pastora siempre en camino tras su Hijo; guiando a todos los que buscan, a todos los que aman a todos los que anhelan cumplir la voluntad de Dios. María, Pastora de todos los que han perdido el camino, los que han perdido la esperanza y viven angustiados; de los que se han llenado de bienes materiales y han perdido la dimensión de su espíritu; de los que ya no creen; de los que quieren cambiar y volver al redil, Pastora de los jóvenes en búsqueda, de los rebeldes y desobedientes.
+
 
+
:Nosotras debemos reiterar con la palabra y el ejemplo la imagen positiva y motivadora de una mujer que tiene el secreto de la felicidad: es la Hija del Padre Todopoderoso. Es la mujer que da ejemplo de vida. ¡MARIA! es el grito de la dignidad de la mujer hoy en día. Por su aporte a la sociedad; por su sencillez; por su compromiso y su amor puro. Señala el Camino a todas las mujeres de este mundo: para que no sean pasivas ante la historia, sino para que propongan iniciativas de rescate de la humanidad y llevarla al Supremo Creador, éste también es un llamado para nosotras y no perdernos en aquello que no tiene sentido.
+
 
+
:María sufre cuando los hombres y más, nosotras, mujeres religiosas, muchas veces engreídas, autosuficientes o prepotentes, cuando abandonamos al Hijo de sus entrañas, cuando lo volvemos a condenar injustamente en los más cercanos. Mira tristemente a los que tuvieron miedo y no aclamaron a Jesús; mira la tierra, mira la comunidad religiosa en la que vivimos, el mal que podemos hacer y el bien que no hacemos y ella nos invita a volver una y otra vez al Hijo de sus entrañas. La Madre redentora espera una respuesta de nosotras.
+
 
+
Ella dio al Verbo Divino las pieles de Pastor, precio del rescate de la humanidad y apacentó materialmente, con su cuidado y dulzura al Cordero Inmaculado. Ella conforta, guía, acompaña y ayuda al pequeño grupo de cristianos, huérfanos del Pastor y pasa a ser su Pastora visible que, más tarde, sube gloriosa al cielo.
+
 
+
==1.3. María, Pastora Medianera==
+
 
+
:La palabra medianera nos señala que la Virgen es el medio para llegar a Dios; que Ella intercederá por nosotras cada vez que se lo pidamos. Ella nos enseña que sólo amando con todo el corazón, con todas las fuerzas; que sólo escuchando la Palabra de Dios; que sólo aceptando que Jesús sea el centro en nuestro corazón, podremos realizar un recto servicio a los demás. Ella mediará en este camino de acercamiento que, en definitiva, nos llevará a la paz y a la alegría en esta tierra y por tanto en la comunidad que muchas veces nos falta la alegría y la esperanza.
+
 
+
:La Virgen como Pastora universal posee en la tierra o se hace responsable de los fieles, justos y pecadores, a quienes apacienta con amor y misericordia. A unos y a otros guía y protege con maternal cuidado y les ofrece el cuerpo de su Hijo.
+
 
+
==1.4. María, Pastora en el seguimiento de Cristo ==
+
 
+
:En función materna, María nos enseña el auténtico seguimiento de Cristo, es decir, nos enseña a escuchar su palabra y ponerla en práctica, diciéndonos siempre: “Haced lo que Él les diga”<ref group='Notas'>Jn 2,5</ref>. Si queremos saber cómo debe ser el discípulo del Señor, solamente tenemos que mirarla a ella. Cuando Dios ama, muestra su amor con hechos. María lo sabe y lo canta en su Magnificat: “Porque el Señor ha hecho en mí maravillas”<ref group='Notas'>Lc 1,49</ref>.
+
 
+
:Nuestra devoción a María debe estar basada en hechos y en una fe que es en sí, un regalo de Dios a los humildes. Bendita entre todas las mujeres la aclama incesantemente la Iglesia. Tú eres la Gloria de Jerusalén; Tú, la alegría de Israel; Tú, el orgullo de nuestra raza. “María es la Pastora Buena que apacienta a la Iglesia con el fruto bendito de su vientre”<ref group='Notas'>Obras de Antonio de Florencia</ref>.
+
 
+
:María Virgen sabe que tiene, al igual que su Hijo, otras ovejas que no son de su aprisco; es decir, creaturas que están lejos por error o por ignorancia. Como el Buen Pastor desea atraerlas a su rebaño, así, también, lo anhela la Pastora, íntimamente unida a Él; se desvela en el ejercicio de su intercesión para que se cumplan los deseos amorosos de su Hijo.
+
 
+
:Nos dice Pío XI: “Invoquemos a esta benignísima Madre principalmente con el título, para que las ovejas separadas vuelvan a sus pastos, donde Pedro, viviendo siempre en sus sucesores, Vicario del Pastor Eterno, apacienta y guía a todos los corderos, a la grey cristiana”<ref group='Notas'>ED (Encíclica, Eclesiam Dei,12 Nov. 1923)</ref>.
+
 
+
:Todo esto nos reafirma que la Virgen Madre y Pastora trabaja esencialmente para conducir, a toda la humanidad, a Dios; por el camino del retorno a la causa primera a través de: la conversión, la oración y la penitencia<ref group='Notas'>Cfr. La Divina Pastora y el Beato Diego José de Cádiz </ref>.
+
 
+
:Así como María, debemos ser mansas y humildes para mirar y seguir como ovejas al Buen Pastor. El Buen Pastor nos ama; ama a su Iglesia, ama a las Hijas de La Divina Pastora. Él obra, sufre, se inmola desde su concepción en el seno virginal de María hasta su muerte en la cruz por amor. Nosotras, religiosas consagradas a la Divina Pastora, acogemos a Jesús y en esta continua acción de seguir sus pasos, acudimos para pedirle fuerza, esperanza, ilusión y comprensión a la Madre del Buen Pastor, Madre nuestra.
+
 
+
:“Nos debemos mantener unidas a María, la Madre de Jesús. Ella es también Madre nuestra y mediadora de la Comunidad ante su Hijo” <ref group='Notas'>C 51</ref>.
+
 
+
:La misión de la Virgen María en el mundo y en la Iglesia quedó claramente delineada en el episodio de Caná de Galilea.Su intervención en favor de la familia humana se expresó en sus gestos: estar ahí; conmoverse ante las necesidades de los novios; presentar a Jesús esa penosa situación, e indicar a los encargados: “Haced lo que Él os diga”<ref group='Notas'>Jn 2,5</ref>.
+
 
+
:¿Y nosotras, cómo no sentirnos felices y confiadas en nuestra vida religiosa al experimentar hoy día, en cualquier circunstancia o lugar, esa presencia y misión de María?, ¿cuántas de nuestras tristezas se convertirían en gozo?, ¿cuántos momentos oscuros de nuestra Vida Religiosa se nos aclararían?, ¿cuántas debilidades se transformarían en fortaleza si supiéramos realmente acoger y aceptar ese influjo salvífico de la Virgen María, Divina Pastora, hacia nosotras?
+
 
+
Amar a María, Divina Pastora, primera colaboradora en la obra de la Salvación, sublime ejemplo, el más acabado y en el que se ven reunidos todos los rasgos de la perfección cristiana<ref group='Notas'>C 6</ref>.
+
 
+
==1.5. María, Divina Pastora presente en nuestra vida en el aquí y en el ahora==
+
 
+
:María estaba allí como está aquí, acompañando a la familia Calasancia en su vida cotidiana. Siempre lo ha estado, aunque por desgracia, no pocas veces la ignoramos o la olvidamos por nuestro egoísmo o nuestra ceguera espiritual que muchas veces opacan nuestro compromiso de Religiosa.
+
 
+
:En diversos acontecimientos de la comunidad podemos percibir o experimentar lo importante que es estar acompañada, tener a alguien cerca. Cuando estamos alegres, queremos comunicarlo; cuando estamos angustiadas, necesitamos apoyo. María sencilla y silenciosa está muy cerca de nosotras en cualquier oportunidad. Ella, la más dulce compañía y la más eficaz ayuda para encaminar nuestros pasos en el verdadero compromiso con Jesús del Evangelio y con nuestras hermanas.
+
  
 
=Notas=
 
=Notas=
  
 
{{listaref|grupo='Notas'}}
 
{{listaref|grupo='Notas'}}

Revisión de 21:30 30 dic 2017

La mujer en el Beato Faustino y la opción por el necesitado. Aportación a la liberación de la mujer hoy
Tema anterior

EspiritualidadCarisma/1. Introducción
Índice

2. Faustino Míguez con una mirada mística, “con ojos abiertos”, da una respuesta
Siguiente tema


1. Introducción

Quiero expresar mi agradecimiento a las hermanas por invitarme a participar con esta reflexión sobre el carisma calasancio y la liberación de la mujer, es un trabajo que me ha posibilitado interiorizar en mi vida como consagrada y en mi identidad como mujer.
El tema sobre la mujer tiene aún pendiente muchas tensiones y es un debate nada fácil y no está cerrado ni en nuestra sociedad ni en la Iglesia. Sin embargo existe un camino recorrido a nivel social que favorece la reflexión desde el género, además cabe recalcar que al siglo XXI los sociólogos le han denominado como el siglo de la mujer.
Los interrogantes que me han servido de hilo conductor en esta reflexión son: ¿Qué rasgos nos definen como educadoras Calasancias y mujeres de fe?, ¿Cómo se percibe nuestra identidad femenina?, ¿Qué implica para una religiosa calasancia del siglo XXI educar por la liberación de la mujer hoy?

Para responder a estas preguntas me voy a mover en dos espacios temporales el siglo XIX, y el XXI, el uno como lugar de origen y respuesta carismática que da el P. Faustino y el otro como reto y desafío para nosotras hoy.

Hacer esta reflexión conlleva hacer una memoria agradecida para cada hermana, para las que nos antecedieron en esta misión y para las del “hoy”, y en este año de impulso de la fraternidad con la beatificación de Madre Victoria Valverde, es grato recordar nombres, rostros, gestos, presencias de tantas hermanas que fueron buscadoras incansables de nuevas respuestas. Ellas nos ha entregado la responsabilidad del presente y nos recuerdan la profecía de Joel: “En aquellos días derramaré mi espíritu… tus hijos y tus hijas tendrán sueños”[Notas 1].
En esta reflexión vamos hacer un recorrido a nuestro carisma calasancio desde una perspectiva de género desde distintos campos.

Notas

  1. Jl 3,1