Diferencia entre revisiones de «EspiritualidadCarisma/2. Todo discípulo es misionero»

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar
(Página creada con «{{Navegar índice|libro=EspiritualidadCarisma|anterior=1. La evangelización, vocación propia de la Iglesia|siguiente=3. Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos}} =...»)
 
(Sin diferencias)

Última revisión de 21:31 30 dic 2017

1. La evangelización, vocación propia de la Iglesia
Tema anterior

EspiritualidadCarisma/2. Todo discípulo es misionero
Índice

3. Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos
Siguiente tema


2. Todo discípulo es misionero

Jesucristo al llamar a los suyos para que lo sigan, les da un encargo muy preciso, anunciar el evangelio del Reino a todas las naciones[Notas 1]. Por esto, todo discípulo es misionero, pues Jesús lo hace partícipe de su misión, al mismo tiempo que lo vincula a Él como amigo y hermano. De esta manera, como Él es testigo del misterio del Padre, así los discípulos son testigos de la muerte y resurrección del Señor hasta que Él vuelva. Cumplir este encargo no es una tarea opcional, sino parte integrante de la identidad cristiana, porque es la extensión testimonial de la vocación misma[Notas 2].
Cuando crece la conciencia de pertenencia a Cristo, en razón de la gratuidad y alegría que produce, crece también el ímpetu de comunicar a todos, el don de ese encuentro. La misión no se limita a un programa o proyecto, sino que es compartir la experiencia del acontecimiento del encuentro con Cristo, testimoniarlo y anunciarlo[Notas 3].
Nuestro Fundador nos dice:

Trabajad con incansable celo en vuestra misión como Esposas de Jesucristo por quien deseáis ganar todas las almas, precio de su preciosísima sangre. Que encontráis dificultades y no podéis hacer todo lo que queréis? Haced lo que podáis y desead hacer lo que Dios quiere[Notas 4].

¡Bien por las Religiosas si me son muy buenas y se preparan mucho para cumplir su misión[Notas 5].

Tu felicidad crecerá con el exacto cumplimiento de tu misión, para lo que puedes contar segura con la gracia del Señor que a eso te llamó[Notas 6].

“En comunión con los Pastores, los consagrados y consagradas estamos llamados a hacer de los lugares de presencia, de la vida fraterna en comunión y de las obras, espacios de anuncio explícito del Evangelio, principalmente a los más pobres, como lo han hecho en nuestro continente desde el inicio de la evangelización”[Notas 7].

Al Sr. Obispo se le debe decir la verdad, que os dedicáis a la enseñanza de niñas, párvulas y adultas, pobres y ricas. Que no pedís más que el permiso y su protección, como cooperadoras a su apostolado[Notas 8].

“La misión primaria de la Iglesia es anunciar el Evangelio de manera tal que garantice la relación entre fe y vida en la persona individual como en el contexto socio-cultural en que las personas viven, actúan y se relacionan entre sí”[Notas 9].
Detenemos la mirada en María y reconocemos en ella una imagen perfecta de la discípula misionera. Ella nos exhorta a hacer lo que Jesús nos diga[Notas 10] para que Él pueda derramar su vida en América Latina y el Caribe. Junto con ella, queremos estar atentos una vez más a la escucha del Maestro, y en torno a ella, volvemos a recibir con estremecimiento el mandato misionero de su Hijo. “Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos”[Notas 11].
En el Testamento Espiritual nuestro P. Fundador expresa con emoción y satisfacción, al recibir la Aprobación definitiva de las Constituciones en 1922: Acabáis de ser asociadas para siempre, a la misión evangélica de la Iglesia[Notas 12].

Nos dice en algunas de sus cartas que tengamos: el mayor celo por la salvación de las almas. Que de su buen ejemplo y conducta dependerá el resultado de la fundación y fama de la Congregación[Notas 13].Vosotras vendréis como cooperadoras en la viña del Señor[Notas 14].

Notas

  1. Cfr. Mt 28,19; Lc 24,46-48
  2. AP 144
  3. Ibid 145
  4. Ep 688
  5. Ep 453
  6. Ep 694
  7. AP 217
  8. Ep 548
  9. AP 331
  10. Crf. Jn 2,5
  11. Mt 28
  12. TE pág. 18
  13. Ep 249
  14. Ep 557