Diferencia entre revisiones de «EspiritualidadCarisma/4. María, Divina Pastora, presente en una nación americana»

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar
(Página creada con «{{Navegar índice|libro=EspiritualidadCarisma|anterior=3. Presencia de María, Divina Pastora, en la obra de nuestro fundador|siguiente=5. Compromiso personal con María, D...»)
 
(Sin diferencias)

Última revisión de 21:30 30 dic 2017

3. Presencia de María, Divina Pastora, en la obra de nuestro fundador
Tema anterior

EspiritualidadCarisma/4. María, Divina Pastora, presente en una nación americana
Índice

5. Compromiso personal con María, Divina Pastora, en nuestra Congregación
Siguiente tema


4. María, Divina Pastora, presente en una nación americana

El Instituto se establece en Santiago de Chile en 1923, según consta en el Arzobispado: “Vista la solicitud precedente, concedemos la licencia requerida por los cánones para que el Instituto de “Hijas de la Divina Pastora” pueda establecerse en el Arzobispado. Tómese razón y comuníquese. - El Arzobispado de Santiago.- Moran C., Secretario”[Notas 1].
Nuestro querido P. Fundador quiso que su obra se expandiera más allá del océano y así, en 1923 el Arzobispado de Santiago de Chile da la autorización para que la Congregación fundara en Santiago de Chile. Desde ese momento muchas religiosas dejando su Patria y familia, para siempre en ese tiempo, se entregaron con dedicación a través del sacrificio, donación y amor, respondiendo con una adhesión personal a Cristo, siendo testigos suyos entre los hombres de nuestra Patria.

Dejad en Chile el pabellón Calasancio de la Congregación muy alto[Notas 2].

Hoy nos pide nuestra Iglesia chilena, argentina, uruguaya, colombiana, nicaragüense y ecuatoriana, ser servidoras de ella y ayudar a encaminar a nuestros pueblos hacia la realización de una sociedad más plena, más justa a partir del Evangelio de Jesucristo. Y en esta hora de la Iglesia ante las necesidades y debilidades necesita de Las Hijas de la Divina Pastora que trabajemos para hacer un pueblo renovado en donde, Jesucristo sea el centro y el Evangelio norma de vida.
María, Divina Pastora nos convoca y nos alienta para que nos dejemos llenar por el Espíritu Santo, para emprender esta inmensa y necesaria tarea de llenar y penetrar las culturas del futuro con nuestra vida y enseñanza de Cristo. La Iglesia americana necesita que seamos alma viva para cumplir la misión que nos encomendó el P. Faustino por encargo del Señor, para todos los tiempos y para todas las épocas. Imploremos al Señor a través de María, Pastora, Madre de la Iglesia, Madre de la humanidad nueva, a ser signos vivos de una Congregación renovada.

Notas

  1. Actas y decretos del Arzobispado, Santiago de Chile, 27 de sept.1923.
  2. Nuestra presencia en Latinoamérica pág.64. Madrid 1983