EspiritualidadCarisma/7. Algunas propuestas pastorales

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

6. Una lectura calasancia de la nueva evangelización
Tema anterior

EspiritualidadCarisma/7. Algunas propuestas pastorales
Índice

La Misión Calasancia en el marco de la nueva evangelización. Teresa Campos Torrealba
Siguiente tema


7. Algunas propuestas pastorales

Me atrevo a indicar, a modo de sugerencia y entre otras muchas posibles, algunas propuestas que pueden ayudarnos a hacer realidad esta nueva acción evangelizadora:
•Celebrar los misterios de nuestra fe de manera gozosa y festiva.
•Diseñar una pastoral que ayude al encuentro con Jesucristo. Promover una acción pastoral orientada a suscitar la fe.
•Tener una conciencia lúcida de la increencia actual. No nos engañemos, bastantes de nuestros colaboradores aún no han experimentado en su vida el gozo de la Buena Noticia que Jesucristo nos anuncia.
•Promover la dimensión vocacional de la vida cristiana: todos somos llamados a la amistad con el Señor, a seguirle más de cerca, a colaborar con él en su misión.
•Dialogar con la cultura y ello requiere estudiar, leer, conocer las inquietudes reales de nuestra sociedad, escuchar a la gente, abrirse a nuevas formas, estilos.
•Tenemos que salir al encuentro de los no creyentes y aprender a dialogar con ellos sin imposición, pero sí convencidas de que nuestra propuesta también tiene fuerza y es atractiva.
•Cuidar y favorecer la experiencia de Dios en la comunidad educativa.
•Trabajar por una autentica corresponsabilidad. Generar espacios de diálogo sincero con nuestros compañeros laicos.
•Fomentar espacios donde compartir la fe comunitariamente.
•Favorecer la formación cristiana de los laicos. No se trata sólo de que sean buenas personas. Es nuestra obligación mostrarles otro horizonte, proponerles otros caminos y experiencias y formarlos en los contenidos de nuestra fe.
•Creernos, de verdad, que ha llegado la hora de los laicos. Tender puentes entre Iglesia, sociedad y cultura y contribuir a la edificación de una Iglesia de comunión.
•Promover formas de compromiso social y político, aceptando un sano pluralismo.
•Sensibilizar a todos los miembros de la comunidad educativa de su compromiso social en favor de los más necesitados de la sociedad. Es una fe encarnada en nuestro mundo. Cercanía a la pobreza y la injusticia (no en abstracto, sino cercanía a los pobres y a los que sufren injusticia)
•Trabajar por la paz y la reconciliación, desde una visión cristiana de la vida.
En definitiva, ser conscientes que hoy, más que nunca, estamos ante la necesidad de evolucionar desde una ‘Iglesia de bautizados’ en la que se encuentra la mayoría de nuestros profesores, a una ‘Iglesia de testigos’ que han visto, tocado, palpado al Resucitado.
Danos, Señor, a las Religiosas Calasancias
Creatividad y generosidad para poner todos los medios que estén al alcance de la caridad, al servicio de una Nueva Evangelización.
Nuevo ardor y celo apostólico, para estar siempre en camino buscando y encaminando a nuestros alumnos, socorriendo sus necesidades, abriéndoles nuevos horizontes de plenitud.
Interés por los perdidos, descarriados y más alejados de ti, Fuente de Agua Viva, para hacerlos volver al redil de tu Madre, Divina Pastora.
Concédenos discernimiento y gratuidad para encaminar y orientar a las nuevas generaciones por la Fe y la Cultura, hacia pastos de conocimiento, hacia Ti a quien sólo anhelamos.
Danos, Señor, a las Religiosas Calasancias:
Amor por el estudio e inquietud por saber lo más exquisito, lo más profundo, para sacar de la ignorancia, para transmitir conocimiento y sentido,
para abrir nuevos caminos en un mundo perdido en la superficialidad, consumismo, hedonismo y oscuridad del error.
Espíritu de vigilancia para corregir, animar, estimular, velar sobre la persona de nuestros alumnos.
Un amor sin límites para despertar y arraigar en sus corazones el amor de Dios y ganarlos para Jesucristo.
No tener otro móvil en nuestra vida y misión que la gloria de Dios y la salvación propia y ajena.
La caridad ardiente que lleva a la abnegación sin límites, sin reservas.
La sencillez que se traduzca en transparencia, cercanía, acogida, afabilidad y la astucia para mantenernos alertas.
Un corazón humilde para ser templos, lugares accesibles para el encuentro del hombre con Dios, en un mundo de increencia y olvido del Absoluto.
Una hermandad inalterable y un amor recíproco para ser testigos creíbles y coherentes de amor, unidad y entrega, para que el mundo crea.
Danos, Señor, a las Religiosas Calasancias:
Disponibilidad, constancia para llevar tu Buena Noticia a nuestros niños y jóvenes, a nuestros profesores y familias.
Diligencia para recorrer las aulas, los pasillos, los patios, los claustros de nuestros colegios, las calles nuestros pueblos y ciudades con el corazón encendido.
Prontitud de ánimo para salir al encuentro de los profesores y proponerles desde el testimonio gozoso de nuestra vida, el sentido profundo de creer en ti.
Una laboriosidad sin exceso para poner nuestro tiempo al servicio de los demás y a la vez con el corazón y el alma puesta en Dios.
La alegría profunda de quien ha encontrado un Tesoro y lo ha vendido todo por él.
No tener otro modelo que Jesucristo, que pasó haciendo el bien, tan amante y apasionado por la salvación de los hombres.

Notas