Diferencia entre revisiones de «EspiritualidadCarisma/Conclusión»

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar
(Página creada con «{{Navegar índice|libro=EspiritualidadCarisma|anterior=5. Carisma calasancio: herencia de liberación y empoderamiento para la mujer |siguiente=Aportaciones de las calasanc...»)
 
m
 
Línea 1: Línea 1:
{{Navegar índice|libro=EspiritualidadCarisma|anterior=5. Carisma calasancio: herencia de liberación y empoderamiento para la mujer |siguiente=Aportaciones de las calasancias a la evangelización. Julia García Monge}}
+
{{Navegar índice|libro=EspiritualidadCarisma|anterior=4. Aportaciones a la evangelización desde nuestra espiritualidad calasancia|siguiente=Aportaciones de las calasancias a la evangelización. Mª Celia Pigretti Bofelli}}
  
 
=Conclusión=
 
=Conclusión=
  
:“La relación entre varón y mujer es de reciprocidad y colaboración mutua. La mujer es corresponsable junto con el hombre por el presente y el futuro de nuestra sociedad humana”<ref group='Notas'>Ap 452</ref>. El desafío está planteado: “el vino nuevo está fermentando y exige odres nuevos”<ref group='Notas'>Cfr. Mc 2,22</ref>.
+
:Aportamos lo que somos y lo que hacemos en la misión evangelizadora de la Iglesia. Por todo lo bueno, que reconocemos acción de Dios en nosotras, damos gracias al Padre de la vida que nos ha regalado su Espíritu para ser testigos de Jesucristo en medio de nuestros hermanos. Y junto a esa acción de gracias unimos nuestra petición de perdón porque también somos portadoras de pecado y fragilidad. Reconocemos, cada una descubrirá en su corazón, cuánto de falta de esperanza, de celo apostólico, de entrega total, de mediocridad puede impedir que no corramos a anunciar con alegría lo que nuestros ojos han visto y nuestras manos palparon del Dios de la Vida.
  
:Reflexionar sobre el tema de la mujer y nuestro legado carismático es una tarea pendiente. La dificultad mayor es sin duda la práctica cotidiana. Nuestro cuerpo ha sido en cierta forma moldeado para repetir la danza patriarcal en nuestros usos, costumbres, pensamientos, creencias y concepciones de la vida. Muchas veces intentamos dar nuevos pasos, pero es como si nuestros pasos sólo sintiesen seguridad en las formas tradicionales de la socialización de nuestro cuerpo. Queremos lo nuevo, pero nuestro cuerpo parece repetir los viejos movimientos aprendidos secularmente. Por eso, un austero ejercicio de cambio se nos impone. Nuestra creencia de que otro mundo es posible debería pasar a los movimientos de nuestro cuerpo.
+
:Necesitamos que la ternura maternal de María, Divina Pastora, nos susurre en lo profundo del corazón que su Hijo nos ha llamado a ser pastoras como ella y que ponga en nosotras el amor que nos apremie a anunciar el Evangelio de Jesucristo con nuestras vidas.
 
+
:Es hora de encender la luz, recuperar la escoba para limpiar lo que a nuestra institución la hace vieja y polvorienta, y llamar a las amigas y vecinas para hacer fiesta, para alegrarnos porque hemos encontrado “nuestra moneda”.
+
  
 
=Notas=
 
=Notas=
  
 
{{listaref|grupo='Notas'}}
 
{{listaref|grupo='Notas'}}

Última revisión de 21:31 30 dic 2017

4. Aportaciones a la evangelización desde nuestra espiritualidad calasancia
Tema anterior

EspiritualidadCarisma/Conclusión
Índice

Aportaciones de las calasancias a la evangelización. Mª Celia Pigretti Bofelli
Siguiente tema


Conclusión

Aportamos lo que somos y lo que hacemos en la misión evangelizadora de la Iglesia. Por todo lo bueno, que reconocemos acción de Dios en nosotras, damos gracias al Padre de la vida que nos ha regalado su Espíritu para ser testigos de Jesucristo en medio de nuestros hermanos. Y junto a esa acción de gracias unimos nuestra petición de perdón porque también somos portadoras de pecado y fragilidad. Reconocemos, cada una descubrirá en su corazón, cuánto de falta de esperanza, de celo apostólico, de entrega total, de mediocridad puede impedir que no corramos a anunciar con alegría lo que nuestros ojos han visto y nuestras manos palparon del Dios de la Vida.
Necesitamos que la ternura maternal de María, Divina Pastora, nos susurre en lo profundo del corazón que su Hijo nos ha llamado a ser pastoras como ella y que ponga en nosotras el amor que nos apremie a anunciar el Evangelio de Jesucristo con nuestras vidas.

Notas