EspiritualidadCarisma/Experiencia calasancia

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

Compartir mi experiencia
Tema anterior

EspiritualidadCarisma/Experiencia calasancia
Índice

 


Experiencia calasancia

:M. Ana Tacuri Tigsi

Mi vocación:

Familia: pertenezco a una familia pequeña, sencilla, campesina en donde viví valores tales como: exigencia, tenacidad, constancia, responsabilidad, trabajo y de una profunda fe en Dios y María. Desde la realidad y el entorno que me tocó vivir crecí con firmes bases, como “La casa edificada sobre roca”, ello me ayudó a ir tomando pequeñas decisiones en la niñez y adolescencia. Los problemas, mi historia personal, me hicieron fuerte pero no dura.

Experiencia de trabajar en la catequesis, ir adquiriendo responsabilidades por ser la mayor de los hermanos. Hasta que tuve que tomar decisiones entre varios caminos que me ofrecía la sociedad y una concreta, como elegir entrar en una Comunidad Religiosa para responder a un llamado interior. Los medios, las personas, las circunstancias me clarificaron.

Proceso de formación: recibía y recibía como algo normal sin cuestionamientos, pero es en el postulantado, noviciado y juniorado, donde me inicié en el cuestionamiento y sobre todo, el vivir con otras jóvenes con los mismos ideales y también asumir que eran de diferentes culturas y realidades. Fueron momentos de asumir algo sobre mi historia personal, entre ellos destaco la profundización en: el Evangelio, la Eucaristía, documentos de la Congregación; los medios: oración, seguimiento, contacto con los niños y el contacto y comunicación con las formadoras, cuatro, cada una con su riqueza.

Vida comunitaria y misión. Se inicia con mucha riqueza, tantos años de formación, (donde Jesús pasó oculto), para responder a una misión. La vida comunitaria continúa desde otra perspectiva, con hermanas de diferentes edades en la comunidad. Es donde empiezas a aterrizar: asumiendo responsabilidades pequeñas, que poco a poco te hacen más exigente con la vida, cercana, detallista con las hermanas con quien uno vive, asumiéndolas tal cómo son, aunque a veces cuesta. La misión con los niños surge a medida que entras en contacto y vives de una manera sencilla.

Con el tiempo la identificación con el Carisma Calasancio, se va haciendo realidad y convicción interior, ya que la educación es la misión más sublime.

En estos años sobre todo con una responsabilidad de estudiantes, maestros, padres de familia, ha sido una riqueza como persona, he crecido y aprendido a escucharlos, respetar su persona, caminar juntos, ayudar a los jóvenes en este mundo de tecnología y cuestionamientos. Hoy, como religiosa calasancia que soy y me siento, mi ilusión y objetivo como nos inculca el P. Faustino es buscar almas y encaminarlas a Dios.

Notas