HablaPadreFundador/24. DESPRECIO DEL MANDO

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

23. AMBICIÓN
Tema anterior

HablaPadreFundador/24. DESPRECIO DEL MANDO
Índice

25. SOBERBIA REFINADA. LA AMBICION DE PRELACIAS
Siguiente tema


24. DESPRECIO DEL MANDO

-No quieras señorío de mano del hombre, ni del rey silla de honra. Ecles. 7, 1.
-Mal dicen las honras en el siervo de aquel que prefirió la muerte al gozo que se le ofrecía. HB. 12,2.
-Del pecado nació el señorío que un hombre tiene sobre otro, que en su origen Dios solamente se lo dio sobre las bestias.
-A consecuencia del primer pecado, por Dios mandan los reyes y los poderosas hacen justicia. Prov. 8,15.
-Es traidor a Dios el que acepte un mando que no venga de su mano.
-El ambicioso manifiesta poco talento y menos virtud.
-Las prelacías son regularmente patrimonio de los indignos.
-Los Siquenitas eligen siempre para el mando a los AbimeleKs malos.
-El hermano de Abimelek propuso a los Siquenitas la fábula de los árboles que quisieron elegir rey.
-No faltan escambrones que acepten el puesto que rehúsan el olivo, la cepa y la higuera.
-La oliva prefiere fructificar en la casa del señor a mandar en los demás árboles.
-El bueno pospone el ajetreo de su oficio a la paz de su espíritu.
-Sólo desea las prelacías el que ignora sus deberes y las dulzuras de la vida interior.
-El ambicioso es doblemente perjuro, por desear lo que renunció en el bautismo y en la profesión religiosa.
-El prelado es diente que anda en alto y enfermo se arranca y tira al muladar. (Rico avariento).
-El súbdito es pie que anda por tierra y enfermo se cuida en cama. Lázaro.
-Pelead sin codicia y después saquearéis el campo enemigo: dijo Judas Macabeo a los soldados que llevó a pelear contra Gorgias. Macab. 4,17,18.
-Continua batalla es la vida del hombre sobre la tierra. Job. 7,1.
-Si lograse la victoria se enriquecerá y será grande en el cielo.
-El prelado se impone tantas cargas, como súbditos gobierna.
-El ambicioso no puede con su carga y se impone las ajenas.
-No hay mayor señorío que el de las propias pasiones.
-La mayor de las victorias es vencerse a sí mismo.
-Con ser más fácil bajar que subir, son muchos los que aspiran a subir a altos puestos y pocos a bajar a la humildad.
-El ambicioso quiere el descanso, de no vencer sus pasiones, y busca el trabajo consiguiente a su cargo.
-El ambicioso sube con trabajo y para en mal.
-Muchas veces se enseñorea un hombre de otro para su mal y daño.
-Así subió Abimelek al señorío que le duró poco y acabó desastrosamente. 2 Reyes 17.
-Y Absalón, Adonías, Atalía, Amán...
-No vive tranquilo en el mando el que tiene buena conciencia.
-Sólo ambiciona mandar el que tiene mala conciencia.
-En poco tiene su alma el que la expone a los peligros del mando.
-Ama aquí el estado humilde y Dios te ensalzará con los escogidos en el cielo.

Notas