HablaPadreFundador/Introducción

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

 

HablaPadreFundador/Introducción
Índice

PRÓLOGO-EXPLICACIÓN
Siguiente tema


Introducción

J.R.E.N.C.

Al sacar a la luz estos “rebuscos de un ocioso”, como el autor lo llama, queremos agradecer al Rvdo. P. Anselmo del Álamo, no sólo el trabajo realizado con gran sacrificio, sincero cariño y entusiasmo para recopilar y ordenar estos escritos, si no el habernos permitido publicarlos.

Ningún momento más oportuno y providencial que este AÑO CENTENARIO para poner en manos de cada una de las Hijas de la Divina Pastora Calasancias, este compendio de sabios consejos, profundas reflexiones de nuestro P. Fundador, el Siervo de Dios P. Faustino Míguez de la Encarnación, que fueron configurando su recia personalidad para identificarse con el modelo de sus aspiraciones, Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.

Nosotras “como hijas bien nacidas” tal como él nos dice, tenemos que imitarlo, si queremos “llenar la misión sublime” a que el Señor nos ha llamado haciendo del Instituto “antesala del cielo”.

En este compendio encontramos la respuesta a los interrogantes que hoy nos hacemos: ¿Qué diría el Padre de nosotras…? ¿Cómo obraría él, hoy en lugar nuestro…? ¿Estaremos interpretando lo que él nos dice y quería de nosotras…? ¿Qué nos corregiría…?

En el patrimonio documental que nos ha legado, encontraremos esa respuesta total que cada una tenemos que ir descubriendo para responder al Señor, a la Iglesia y al Instituto en cada acontecer histórico y teológico en el mundo, tal como él quería.

Es nuestra vida la que tiene que ser esa respuesta fiel que él en nuestro nombre prometió al Señor, arriesgándose a creer que seríamos fieles intérpretes y servidoras generosas del carisma trasmitido hasta que el Señor pronuncie para cada una su última Palabra a la que siempre tenemos que estar dispuestos para decir AMÉN… para decir: “es PALABRA de Dios…”

Nuestra vida tiene que ser culto de alabanza y homenaje de gratitud al Señor por estos “CIEN AÑOS” de siembra y de cosecha a la vez que de promesa cargada de amor, de esperanza y de fe.

Este es el momento “propicio”, es el tiempo de la “salvación” para despojarnos de todo lo que pueda impedirnos alzar el vuelo a las alturas con audacia y libertad porque tenemos la certeza de que el Señor que nos llamó, impulsa y acompaña nuestro caminar ágil, sereno y certero a esa gran meta del tesoro escondido, que solo a los sencillos y limpios de corazón descubre el Señor.

María, Divina Pastora, que es nuestra esperanza, es también Estrella en la noche de las dificultades, es Pastora que nos conduce a los fértiles pastos de la santidad y del servicio santificante y santificador, realizado con intenso amor a Dios y a los hombres como vemos que lo hacía nuestro Fundador y que solemnemente nos lo impuso también a nosotras.

En nombre de todas tus hijas de ayer, de hoy y de mañana, GRACIAS Padre, por el Instituto, por el ejemplo de tu vida en fidelidad al Señor y a la Iglesia, por tu correspondencia a la acción salvífica de Dios y la fortaleza y fe en el dolor, en el sufrimiento y la incomprensión.

Por el patrimonio espiritual para ser dignas Hijas de la Divina Pastora, imitándola en la sencillez y humildad que nos permita ser instrumentos eficaces en las manos de Dios para servir fielmente siempre y en cualquier lugar a los más necesitados.

Sea todo esto una expresión de nuestro homenaje de amor y gratitud al P. Fundador, por los desvelos y afanes en la fundación del Instituto.

Hoy, con filial cariño, en la fiesta de la Trinidad a quien él tuvo especial devoción pedimos quiera elevarlo al honor de los altares para gloria suya, bien de la Iglesia, veneración del Pueblo de Dios y de imitación filial de todas sus hijas.

M. Almudena Rodríguez Diéguez
Superiora General
Madrid, 17 de junio de 1984
FESTIVIDAD DE LA SANTISIMA TRINIDAD

Notas